Economía

Las pymes estiman en 160.000 empleos el coste de subir el salario mínimo

En un informe, Cepyme carga contra el incremento del salario mínimo de los últimos años, mayor que el del resto de países de la UE, y advierte de que esta medida perjudica al acuerdo de sueldos que se está negociando

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, interviene en un encuentro empresarial.

El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, interviene en un encuentro empresarial. A. Pérez Meca / Europa Press

El salario mínimo ha subido en España de forma desproporcionada a otros países de la UE y ha impedido la creación de decenas de miles de puestos de trabajo, perjudicando sobre todo a las mujeres. Ahora, además, dificultará la subida de sueldos que están negociando los sindicatos con los empresarios, porque ha dejado a las pymes en una situación muy delicada. Así carga la principal patronal de pequeñas y medianas empresas españolas, Cepyme, contra la decisión del Gobierno de subir las rentas a los que menos ganan.

En un informe publicado este lunes, la organización afirma que el aumento consecutivo del salario mínimo ha evitado la creación de 161.000 puestos de trabajo en los últimos seis años (2016-2021). «La creación de empleos elementales se desaceleró fuertemente», afirma, y más entre mujeres y trabajadores no cualificados y/o sin experiencia. De forma exponencial si se unen ambos factores.

El incremento del SMI estimula el reemplazo de puestos elementales por robots»

informe sobre salarios de cepyme

A la vez, si el salario mínimo hubiese «crecido de forma moderada, como en el trienio anterior» -no especifica a qué ritmo- «se podrían haber creado 131.600 empleos elementales más». Y va más allá: el último incremento a 1.000 euros ha puesto «en riesgo decenas de miles de empleos», resultando «especialmente gravoso» para las pequeñas empresas principalmente porque no ha tenido en cuenta «el contexto económico».

«El elevado y continuado incremento del salario mínimo estimula el reemplazo de puestos de trabajo elementales por maquinaria y/o robots, pudiendo
tener, como consecuencia imprevista, un incremento permanente del desempleo de larga duración», vaticina la patronal.

Una de las principales críticas de Cepyme es que desde 2016 España haya incrementado el salario mínimo un 52,6% (de 655 euros en 2016 a los 1.000 euros de 2022) frente al incremento menor del 15% que ha experimentado en Alemania, Francia y Holanda. Asimismo, recuerda que Suecia, Italia, Austria, Dinamarca, Finlandia y Chipre no tienen SMI.

La subida a 1.000 euros dificulta el incremento del resto de salarios

Cepyme afirma que «la escasa moderación en las subidas» del salario mínimo «y sus aprobaciones consecutivas» han influido en la negociación colectiva, dejando obsoletos «muchos convenios en vigor» e interfiriendo «en muchas de las 4.500 mesas de negociación colectiva que están conformadas en España». Recuerda que en las pymes más pequeñas las tensiones salariales son mayores y las subidas del SMI afecta a su economía y también a su gestión de recursos humanos.

Las empresas pequeñas dan empleo al 42% de los trabajadores del sector privado. Por eso, la patronal recuerda que la decisión del Gobierno de subir el SMI «condicionará de forma contraproducente las negociaciones para el próximo AENC (Acuerdo de Negociación Colectiva)». Los sindicatos CCOO y UGT llevan semanas reuniéndose con los empresarios, representados por CEOE y Cepyme, para firmar un nuevo AENC, el acuerdo que marcará las líneas generales en que se debatirán los nuevos convenios.

Los sindicatos buscan conseguir con este pacto una subida salarial que compense lo que los salarios están perdiendo por la alta inflación. En febrero, los precios aumentaron en España un 7,6%, y en todo 2021 lo hicieron un 3,1%. Mientras, los convenios que se actualizaron incrementaron los salarios un 2,2% en febrero, y un 1,47% en 2021.

El SMI es el 90% del salario medio en las pymes de servicios de Canarias

Subiendo el SMI, el Gobierno asegura que busca proteger a los trabajadores más pobres, pero también busca cumplir con lo que fija la Carta Social Europea, suscrita por España. El documento recomienda que el salario mínimo sea el 60% del salario medio del país, y el Gobierno prometió alcanzar este objetivo a lo largo de su legislatura, que termina el próximo año.

Pero Cepyme afea que Pedro Sánchez se haya fijado este fin cuando «solo en 5 países de la UE el SMI supera el 50% del salario promedio». A la vez, critica que la subida del SMI no tenga en cuenta el sector, el tamaño de la empresa o su productividad, ya que un mismo salario mínimo tiene un efecto diferente según el tipo de empresa, dependiendo de su remuneración media.

El informe recuerda que la productividad de las pequeñas empresas es tres veces menor que las de más de 250 trabajadores y que se agrava dependiendo del sector y el territorio, por lo que tiene una repercusión mayor en las más pequeñas. Además, incide en que a menos competitividad de las empresas, más dificultad de repercutir el aumento de los salarios en el precio final.

En concreto, asegura que en el sector servicios y en la construcción, el SMI es el 60% del salario medio, y el 51% en la industria, mientras que en las empresas de menos de 50 trabajadores llega al 70% a nivel general. Pero por ejemplo en Canarias, el SMI en la pequeña empresa de servicios ya es el 90,5% del salario medio, todo según el mismo informe.

El salario mínimo ya supera el 65% de la remuneración media en toda la hostelería, en las actividades administrativas, el arte y ocio y el comercio, asegura Cepyme. Son ramas en las que trabajan 6,5 millones de personas en el país. El SMI también supera el 65% del sueldo medio en Canarias, Extremadura, Murcia, Andalucía y Castilla-La Mancha, regiones en las que trabajan 6,1 millones de personas.

Te puede interesar

Comentar ()