Economía | Empresas

Las 'low cost' desatan una guerra contra Repsol, BP y Cepsa por los descuentos en la gasolina

Gasolinera Repsol

Gasolinera Repsol

No hace ni una semana desde que entró en vigor el decreto ley por el cual las gasolineras debían rebajar en, al menos, 20 céntimos por cada litro a todos los clientes. A partir de ese viernes, las grandes compañías como Repsol, Cepsa, BP y Galp lanzaron ofertas que aumentaban los descuentos hasta los 30 céntimos.

Unas campañas que se realizaban para poder ayudar a los consumidores en estos momentos tan complicados a los que se enfrentan ya que el litro de los carburantes ha llegado hasta los dos euros, encareciéndose hasta un 40% en apenas unas semanas.

Dichas rebajas que han lanzado las grandes compañías durante estas últimas jornadas -y que tanto abrazan los usuarios de vehículos privados-, no han sentado nada bien en buena parte del sector de las estaciones de servicios.

Las pequeñas operadoras y las empresas que trabajan con márgenes reducidos para ofrecer precios más que competitivos en las gasolineras, han levantado la voz y acusan a BP, Repsol y Cepsa de alimentar la competencia desleal. Estas gasolineras entienden que los combustibles que ofertan al mercado está por debajo del precio que ellos mismos adquieren al por mayor.

La primera de ellas en hablar, al margen de las asociaciones, fue EasyGas. En una entrevista de su CEO, Joseba Barrenengoa a la televisión Eitb, explicaba que se trataba una técnica de competencia desleal cuyo fin es acabar con las gasolineras independientes: "Tres compañías crean acuerdos encubiertos: pactaron descontar 0,30 euros el día que salió el decreto, tenían información antes que el resto, luego volverán a subir los precios", relató. De hecho, va a emprender acciones legales y va a llevar los casos hasta la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para que se estudien.

Antes, habían hablado de manera conjunta las empresas low cost a través de su patronal. La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae) criticó duramente el contexto actual de descuentos que aprobó el Gobierno por los pocos márgenes con los que cuentan dichas compañías, criticando directamente a la política adoptada por Repsol, BP o Cepsa.

“La situación que nos encontramos en este momento está destruyendo la competencia en un sector claramente oligopolístico, no solo por la pérdida de liquidez, sino también por la venta en poste de los operadores por debajo que el precio de coste a mayoristas como son nuestros socios, dando lugar a una pinza que nos asfixia no solo financieramente sino económicamente”, se extrae del comunicado publicado.

Fuego cruzado

Con la ofensiva de estaciones de servicio de bajo coste, fuentes de las grandes compañías critican con firmeza estas declaraciones, defendiendo que las ofertas lanzadas recientemente se encuadran “dentro de las reglas del juego” que ofrece el mercado del sector de las estaciones de servicio. “Nos encontramos bajo el paraguas de la libre competencia, por eso no entendemos que a veces se diga que es un sector en el que hay oligopolio”, narran en conversación con El Independiente.

Además, recuerdan que es un sector en el que existen numerosas operadoras en un mercado en el que existen millones de clientes por lo que hablar de “competencia desleal', no tiene cabida en este debate”. Respecto a la política de descuentos, las fuentes de las grandes compañías consultadas remarcan que durante años, las operadoras low cost decidieron “a cuenta y riesgo ofrecer precios muy por debajo” de las que Repsol, Cepsa o BP ofrecen, por lo que no pueden criticar que “en tiempos en los que los clientes necesitan apoyo por parte de las grandes compañías” se rebaje el precio. “Es su modelo de negocio y es respetable. Ellos deben respetar nuestras estrategias”, puntualizan.

Por otra parte, recuerdan -en relación con el mercado libre- que las ofertas lanzadas también se encuentran dentro de las políticas de captación de nuevos clientes así como la de la fidelización de los que ya repostaban en sus estaciones de servicios.

Quiebra técnica

Las empresas de bajo coste, por otra parte, criticaron en el comunicado con dureza las decisiones del Ejecutivo y, tal y como este medio, aseguraron que decenas de gasolineras se verán abocadas al cierre. “Somos colaboradores de la Administración pero no tenemos los recursos para ser su banco. Se habla que el anticipo nos llegará en breve, cuando nuestros socios llevan anticipando los 20 céntimos de euro desde las cero horas del día 1/04/2022”, indican en el comunicado.

Con todo, no descartan que las medidas impuestas por el Ejecutivo acaben judicializadas tanto “a nivel nacional como a nivel comunitario” ya que ambas instancias “pueden tener competencia sobre lo que está aconteciendo en el mercado de venta de carburantes al por menor”.

Te puede interesar