Economía | Empresas

Ribera aprueba el tope al gas en la electricidad y promete que todos los clientes disfrutarán del 40% de rebaja

La medida se demorará otros diez días hasta que cuente con el beneplácito de Bruselas

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. EFE

El Gobierno, tras siete semanas de intensa espera, ya tiene aprobado en consejo de ministros el tope del precio del gas para generar electricidad. Después de idas y venidas con Bruselas, con el enfado mayúsculo del sector energético y con preguntas sin resolver hasta el momento final de la presentación de la medida, los españoles disfrutarán de «una electricidad hasta un 40% más barata» que lo que hemos estado pagando hasta la fecha.

A partir de ahora, las compañías energéticas no podrán trasladar el elevado precio del gas, que se ha vuelto a disparar tras el cierre del gasoducto del Yamal por parte de Grazpom, en los ciclos combinados y lo tendrán que ofertar a un precio medio de 50 euros durante los próximos 12 meses.

El Ejecutivo ha sacado pecho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros e Isabel Rodríguez, ministra portavoz del Gobierno ha dicho que «nos da certidumbre y seguridad. Esta excepción pone en relieve que somos un país referente en el contexto europeo y hemos encontrado fórmulas innovadoras. Lo que está haciendo España es liderar un cambio en la estrategia de política energética».

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha indicado que el precio mayorista caerá a los 130 euros el megavatio hora, «muy por debajo de los más de 200 euros que hemos visto durante las últimas semanas». Además, ha dejado claro que llegará a todos los consumidores, tanto los que están dentro de la tarifa libre como en la regulada ya que «cuando concluyan los contratos sujetos a la tarifa libre las empresas eléctricas tendrán que poner los precios fijados con esta medida».

La titular de la cartera energética ha subrayado que la medida entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que durante los primeros seis meses el coste se topará en los 40 euros. Progresivamente, en el siguiente semestre, el precio se incrementará hasta los 48 euros. No obstante, la medida se demorará «unos diez días» dado que Bruselas aún no ha dado el visto bueno.

En la configuración actual del mercado eléctrico, el gas determina el precio global de la electricidad cuando se utiliza, ya que todos los productores reciben el mismo precio por el mismo producto, la electricidad, cuando entra en la red.

Beligerancia con las eléctricas

Teresa Ribera, durante la rueda de prensa, ha sido tremendamente dura con la actitud de las compañías eléctricas que han adoptado durante la crisis energética. «Nos hubiera gustado que hubieran tenido un comportamiento más acorde a la situación que vivimos y podrían haber ajustado aún más los precios».

Respecto a los beneficios caídos del cielo, ha asegurado que «se reducirán de manera significativa» a la vez que ha recalcado que esta «crisis no la pagarán los contribuyentes como en otras ocasiones».

A su vez, la ministra Teresa Ribera ha criticado duramente al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, tras llamar «tontos» a aquellos clientes que siguen en la tarifa PVPC. «Las palabras del presidente de una empresa relevante en el mercado (Ignacio Sánchez Galán) me produjeron un profundo bochorno, él sabe que la media histórica de los consumidores que tienen la tarifa regulada frente a la media de la tarifa del mercado libre ha jugado siempre a favor de un mayor ahorro de los consumidores de la tarifa regulada”, aseguró.

Por último, dijo que el directivo «sabe que los consumidores vulnerables están obligados a estar en la tarifa PVPC. No creo que sea una práctica muy inteligente por parte de un empresario llamar tontos a sus clientes y más en unas circunstancias como estas».

Vigilancia con las gasolineras

Teresa Ribera también ha sido cuestionada respecto al incremento del precio de los carburantes, que vuelven a situarse en máximos históricos. La ministra ha indicado que el Ejecutivo «tendrá que valorar si se está trasladando el beneficio en favor de las estaciones de servicio o se están incrementando los precios base». «Estamos muy pendientes de lo que está ocurriendo y la CNMC ha sido encargada para vigilar los incrementos en los precios de la gasolina», ha remarcado.

No obstante, la ministra ha dicho que «con carácter general, el comportamiento de las estaciones de servicio ha sido bueno».

Te puede interesar

Comentar ()