Economía

Rusia corta parte del suministro de gas a Europa a través del gasoducto de Yamal

La amenaza de cortes de suministro de materia prima para el próximo invierno se hace más real

Sede de Gazprom en Alemania

Sede de Gazprom en Alemania EP

Gazprom, empresa gasística rusa, ha comunicado este jueves que cerrará el gasoducto que atraviesa Polonia para dotar de gas a Europa como medida de protesta, después de que la empresa que controla en Polonia estas instalaciones, en la que participa la paraestatal, haya sido incluida en la lista negra de Moscú.

Esta noticia coincide con los serios avisos que han dado las instituciones europeas y empresas privadas con la posibilidad de que haya cortes de suministros durante el próximo invierno.

Yamal era el tercer gasoducto más importante para Europa hasta que comenzó la guerra en Ucrania. No obstante, el flujo de gas se había desplomado durante los últimos meses, hasta quedarse en unos 91,3 millones de metros cúbicos la semana pasada, muy por debajo de los anteriores mínimos.

La gasista rusa explicó en un comunicado volúmenes enviados a través de Ucrania hacia Europa este miércoles cayeron un 25% con respecto a los niveles de inicio de esta semana y han pasado de unos 96 millones de metros cúbicos a 72 millones.

«Se ha impuesto una prohibición de transacciones y pagos a favor de personas sujetas a sanciones, lo que significa en particular para Gazprom una prohibición del uso del gasoducto propiedad de EuRoPol GAZ para transportar gas ruso a través de Polonia», señaló el portavoz de Gazprom, Serguéi Kupriánov.

El movimiento de Gazprom pone en riesgo las reservas de gas europeas que, de acuerdo a los datos de Gas Infraestructure Europe, se encuentran en una capacidad cercana al 37%.

Cabe recordar, en este sentido, que Europa y Rusia están inmersas en una dura pugna a consecuencia del gas. El Kremlin ya cerró el grifo a Hungría y Polonia por no pagar los pedidos de materia prima con rublos, algo que los dos países se habían negado tajantemente.

La decisión de cerrar la infraestructura, que conecta con Alemania, ha provocado que el gas se haya disparado más de 12% en la bolsa de Amsterdam, y ya escala hasta los 105 euros el megavatio a la hora.

El escenario que se contempla en Europa no es nada halagüeño y, como se mencionaba anteriormente, los principales directivos de las compañías hablan ya abiertamente de cortes de suministro. El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, dijo este miércoles que «hoy por hoy no se pueden sustituir los 150 bcm de gas que Europa recibe de Rusia». En este sentido, dijo que «no hay forma de cubrir prácticamente el 40% de ese gas» en Europa y eso va a provocar un «tensionamiento brutal».

Te puede interesar

Comentar ()