Economía | Empresas

Los clientes pagarán cerca de cuatro euros en su factura por el tope del gas en la electricidad

El Gobierno de Pedro Sánchez espera el plácet de la Unión Europea para limitar el coste de la materia prima en el sistema mayorista

Una factura del consumo de luz, a 10 de septiembre de 2021.

Una factura del consumo de luz Europa Press

España ultima el tope del precio del gas en las centrales de ciclo combinado para desligar la volatilidad de la materia prima en la electricidad. Hace poco más de una semana el Gobierno convocaba un Consejo de Ministros extraordinario para aprobar las nuevas medidas con las que se pretende reducir “entre un 30% y un 40%” la factura de los usuarios.

Pero, a pesar de que se limitará a 50 euros MWh el gas en dicha tecnología, las generadoras de electricidad van a tener que comprar la materia prima a precio de mercado, lo que supondrá un desfase que deberá pagar la demanda, es decir, los clientes. Esta cifra, según el Ministerio de Transición Ecológica, supondrá que el megavatio a la hora que salga de los ciclos combinados no supere los 130 euros.

No obstante, el sector energético insiste en que “el coste real superará esta cifra” y deberá ser el mecanismo de compensación el encargado de costear este sobrecoste. Según indican las fuentes consultadas por este periódico, la estimación preliminar es que dicho desfase entre el precio real de la generación y el que saldrá del mercado, inicialmente “costaría unos 26-30 €/MWh, que irán aumentando gradualmente hasta un máximo de unos 40-44 €/MWh en septiembre-octubre (mayores precios de gas previstos, más producción de los ciclos)”.

Las mismas fuentes, insisten en que para la primavera de 2023, se irá reduciendo el coste del megavatio a la hora “cuando el precio de referencia del gas será más alto y la demanda que contribuye a la financiación será mayor”.

¿Y en qué se traduce este baile de cifras en la factura de los consumidores? Pues, de acuerdo a las mismas cifras que maneja el sector, un usuario pagará entre 4 y 6 euros, según los primeros cálculos preliminares que manejan las comercializadoras.

El sector estima que el consumo medio anual de electricidad por hogar es de 3.487 kWh, lo que implica un consumo medio mensual de 291 kWh por cada vivienda. O lo que es lo mismo, unos 3,2 MWh al año. Los cálculos de las compañías pasan porque por cada recibo se generarán unos 102 euros que irán destinados al mecanismo de compensación, y dicha fórmula se extenderá en un período de 24 meses.

Más ahorro de lo que se pagará por la compensación

Con todo, desde el Ejecutivo de Pedro Sánchez indican que el ahorro generado por la medida de topar el gas en el mercado eléctrico será “muy superior” a los costes generados por la medida. Cabe recordar en este sentido, que el sector energético cifró los sobrecostes que tendrá que hacer frente la demanda entre 5.000 y 6.000 millones de euros. Concretamente, la última cifra la hizo pública el consejero delegado de Endesa, José Bogas, durante la junta de accionistas celebrada recientemente.

Como se mencionaba anteriormente, el Gobierno considera que la factura de la electricidad se rebajará “entre un 30% y un 40%” de forma inmediata. Según cálculos de la organización de consumidores Facua, la factura media de una familia española ha escalado hasta los 140 euros mensuales. Por tanto, el Ministerio de Transición Ecológica estima que el recibo se reduzca hasta cerca de los 100 euros.

Con estas cifras, y a pesar de que los españoles pagarán entre cuatro y seis euros, según cálculos del sector, los españoles tendrán un ahorro neto de 36 euros al mes, al descontar los cuatro euros a los 40 euros que promete el Gobierno por factura media.

Al topar el gas, se reduce el efecto contagio, y se rebaja de forma automática el precio global de la electricidad, ya que esta energía es la más cara y en el sistema marginalista de fijación de precios, es la que acaba estableciendo el precio final. Esto afecta directamente a los consumidores con tarifa regulada, el PVPC, que son los que se rigen por los precios que salen en la subasta de la electricidad, el denominado pool eléctrico, que determina las unidades de electricidad que se van a producir y sus precios para cubrir la demanda para cada hora del día.

La rebaja al poner tope del gas en los ciclos combinados aún está pendiente de que Bruselas dé el último visto bueno, si bien es cierto que se trata de unos pasos burocráticos ya que el grueso del documento ya está aprobado. Según fuentes ministeriales, el Gobierno espera que a finales de la semana que viene reciba el plácet y que Teresa Ribera pueda dar orden de limitar el precio de la materia prima para abaratar la electricidad.

Te puede interesar

Comentar ()