Economía | Empresas

Las grandes eléctricas pagaron un 20% menos de impuestos durante el primer trimestre de 2022

Endesa e Iberdrola aprovechan las exenciones fiscales para tributar menos durante el primer trimestre del año

José Bogas, Sánchez Galán y Pedro Sánchez en un evento organizado por Moncloa

Moncloa

Iberdrola y Endesa ya han pasado el test de los primeros resultados financieros del año. A pesar del crecimiento demostrado durante el primer trimestre, han visto reducidas sus aportaciones a las arcas del Estado debido a las bonificaciones que obtienen para frenar la escalada de precios en la electricidad. Estas cifras llegan en un momento tremendamente convulso en el que compañías y Ejecutivo se han declarado la guerra a raíz del tope del precio del gas en la electricidad.

Por ejemplo, Iberdrola obtuvo unos ingresos totales de 12.150 millones de euros en el primer trimestre de 2022, un 20,4% por encima de las cifras del año anterior. No obstante, la empresa liderada por Ignacio Sánchez Galán, se comportó de manera irregular en España y obtuvo unos beneficios muy inferiores comparados interanualmente. En concreto, la empresa eléctrica ganó 337 millones de euros, lo que significa un 29% menos. Esto se debe, según indica la eléctrica, a la situación que se vive en el mercado nacional por el alto coste de la energía.

Endesa, por su parte, ganó un 31% a consecuencia de la desaparición de extraordinarios, pero disparó sus ingresos en el primer trimestre 7.596 millones de euros, un 59,1% más que un año antes (4.774 millones de euros).

Cabe destacar que el Ejecutivo canceló el Impuesto que grava con un 7% el Valor de la Producción de la Energía Eléctrica (IVPEE), algo que ha beneficiado a las compañías eléctricas.

Por ejemplo, Iberdrola señala en su memoria trimestral que los tributos disminuyeron un 21,3% hasta los 583,2 millones de euros, por el efecto positivo de una sentencia favorable del Tribunal Supremo sobre el Bono Social en España (109 millones de euros), y los menores Tributos «contabilizados por las medidas fiscales para sostenibilidad energética de la Ley 15/2012, incluyendo el menor canon hidroeléctrico por la menor producción con esta tecnología en el periodo».

Eléctricas y Gobierno se han visto en los tribunales en los últimos meses a cuenta del bono social eléctrico. Las grandes corporaciones como Iberdrola, Endesa, Naturgy o EDP -cada una por separado- pedían a la Justicia que el reparto fuera más equitativo y que no solo tuvieran que hacer frente a este bono social las comercializadoras. Según datos gubernamentales, el 88% de los recibos los emiten estas empresas por lo que casi todo el total tenían que soportarlo estas compañías.

El Tribunal Superior dijo recientemente en su fallo que la distribución del pago del Bono Social, o bien se tenía que cargar a todo el sector energético (generadoras, transportistas, distribuidoras) o bien deberían salir de los Presupuestos Generales del Estado, situación que ha vuelto a modificar el Ejecutivo y será todo el sector energético el que se haga cargo de estos pagos.

Respecto al canon hidroeléctrico, Iberdrola argumenta que ha pagado menos durante ese trimestre al utilizar menos dicha tecnología, no así como el año anterior puesto que durante 2021 sí tiraron del agua para generar electricidad.

Dicho gravamen está contemplado por utilización de aguas continentales para producir energía eléctrica desde que lo pusiera en marcha el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012, pero que fue anulado por el Tribunal Supremo en 2021.

Endesa también tributa menos

Endesa señala en su memoria trimestral, al igual que Iberdrola, los beneficios fiscales que obtuvieron este trimestre, como el impuesto a la generación eléctrica.

La empresa también hace referencia al Bono Social y recuerda que deberá ser “pagados por todos los sujetos del sector eléctrico” según la facturación agregada libre de impuestos de cada actividad (energía adquirida para consumidores directos). Además, la eléctrica explica que “se establece una reducción de los cargos del sistema del 36 % respecto a los precios vigentes desde el 1 de enero de 2022”.

En lo que respecta al impuesto sobre Sociedades, la sociedad tributó 109 millones de euros, 50 menos que el mismo período del año anterior, como consecuencia, fundamentalmente, “de una mayor materialización de bonificaciones por producción de bienes muebles corporales en Canarias”

Con todo, la compañía pagó 337 millones de euros entre Sociedades y el resto de tributos que están obligados a abonar frente a los 429 millones de euros del mismo período del año anterior. En total, Endesa se ahorró un 23% más de tasas que en 2021.

Te puede interesar

Comentar ()