Economía | Empresas

Proveedores, un actor clave en el camino hacia la electrificación

Endesa, que durante 2021 aumentó sus compras en un 50%, apoya y acompaña a las empresas con las que trabaja, ayudándolas a integrar los principios de sostenibilidad y a encontrar nuevas oportunidades de negocio

Endesa, que durante 2021 aumentó sus compras en un 50%, apoya y acompaña a las empresas con las que trabaja, ayudándolas a integrar los principios de sostenibilidad y a encontrar nuevas oportunidades de negocio.

Trabajos de instalación en el parque eólico de Los Arcos, en Málaga. Endesa

Durante 2021, Endesa realizó compras por valor de 3.242 millones de euros. Este incremento de gasto de casi el 50 por ciento respecto a los 2.176 millones de 2020 es consecuencia del ambicioso plan de inversiones puesto en marcha por la compañía para desarrollar las oportunidades que ofrece la electrificación y alcanzar el objetivo de cero emisiones antes de 2040. Los proveedores son socios necesarios en este camino hacia la descarbonización. Pero también partícipes del exigente proceso de transformación general de la economía. Por ello Endesa, además de adquirir sus productos o servicios, apoya y acompaña a las empresas con las que trabaja, ayudándolas a integrar en su actividad los criterios de sostenibilidad de la compañía y a encontrar nuevas oportunidades de negocio.

«La actividad de aprovisionamiento es una manera más de trasladar a la sociedad nuestros principios de sostenibilidad y circularidad»

ignacio mateo, director general de compras de endesa

El pasado año, cerca de 40.000 empleados de 3.930 empresas colaboradoras realizaron para Endesa unos 40 millones de horas de trabajo. Una importante creación de valor y de empleo allí donde opera la eléctrica. El 70 por ciento de sus contratos relevantes –aquellos que tienen un valor de más de un millón de euros– fueron además suscritos con proveedores locales. Este nivel de compras va a mantenerse y a crecer sensiblemente en los próximos años: el Plan Estratégico 2022-2024 de Endesa incluye inversiones de 7.500 millones de euros en instalación de generación renovable, digitalización y mejora de las redes de distribución y desarrollo de la movilidad eléctrica.

Socios calificados

Los objetivos de descarbonización, electrificación y transición justa de Endesa tienen como marco un riguroso Plan de Sostenibilidad que incumbe a toda la cadena de suministro. Es decir, no solo a la propia compañía sino a sus numerosos y muy diversos proveedores. Ahora, para aspirar a trabajar con Endesa no basta con hacer una buena oferta. «Hace años, el principal vector de adjudicación de contratos era el precio. Ahora consideramos la actividad de aprovisionamiento como una herramienta más para trasladar a la sociedad los principios de sostenibilidad, economía circular, digitalización y seguridad de nuestro plan estratégico», explica a El Independiente Ignacio Mateo, director general de Compras de Endesa.

Para garantizar el cumplimiento de los criterios ambientales, de seguridad y de derechos humanos incluidos en su política de sostenibilidad es necesario, pues, contar con proveedores comprometidos. «Trasladamos los principios de nuestro plan estratégico a las empresas que trabajan con nosotros como contratistas o subcontratistas. Por ello se deben calificar previamente. Hemos introducido criterios de sostenibilidad para que puedan participar en los procesos de adjudicación. Cuando se lanzan los concursos exigimos nuevos requisitos específicos en función del tipo de servicio. Y en la fase de adjudicación premiamos con mejoras de hasta un 10 por ciento a aquellos que superen a sus competidores en determinados parámetros de sostenibilidad», resume Mateo.

Otro estímulo adicional ha sido la implementación del llamado confirming azul. La compañía ofrece un descuento del 35 por ciento en el coste de anticipar el cobro de facturas a aquellos proveedores que se alineen con los principios de sostenibilidad de Endesa a través de la certificación ambiental ISO 14001.

Un plan integral para proveedores

Cuando arrancó este nuevo impulso inversor, los responsables de compras de Endesa advirtieron dos realidades: que a muchos proveedores no les resultaba sencillo incorporar los criterios de sostenibilidad y que era necesario ampliar la base de proveedores para atender adecuadamente determinados servicios relacionados con los nuevos segmentos de crecimiento del grupo y los grandes proyectos por venir. Por ello pusieron en marcha un Plan Integral de impulso a los proveedores. Se ha identificado a 500 pymes y grandes empresas que trabajan con Endesa para apoyarles en la adopción de criterios de sostenibilidad y reforzar su posición financiera para que puedan optar a las grandes licitaciones que están teniendo lugar.

El plan forma parte de toda una filosofía. «No entendemos la actividad de compras de una manera unidireccional. Nuestros proveedores son socios colaboradores desde la primera fase de las licitaciones. La comunicación es bidireccional y permanente. Se trata de que ganemos todos. Si solo buscamos la rentabilidad a corto plazo, no se establece una creación de valor compartido», subraya Ignacio Mateo. Se estimula así la innovación y el aprendizaje mutuo. «Hacemos workshops para mejorar los procesos, ayudamos en formación si nos lo solicitan, también ofrecemos soporte financiero, y ponemos el foco en aquellos a los que se les está acabando una línea de trabajo».

Nuevos modelos de negocio

Un ejemplo paradigmático en este sentido lo representan aquellos proveedores vinculados a las centrales térmicas de carbón clausuradas por Endesa. «Estamos orgullosos de nuestro pasado carbonero, pero hemos adoptado la decisión estratégica de discontinuarlo. A empresas que han trabajado con nosotros en ese sector desde hace décadas las acompañamos en la transición hacia otros modelos de negocio como las renovables o la movilidad eléctrica, así como en el proceso de calificación sostenible. Se trata de que ninguna se quede atrás», explica el máximo responsable de Compras de Endesa.

«Si solo buscamos la rentabilidad a corto plazo, no se establece una creación de valor compartido»

En 2019, de cara al cierre del carbón, el grupo inició un proceso específico de transición con las 25 empresas que acumulaban cerca de las tres cuartas partes del personal vinculado a las centrales de carbón. Hoy, 24 de ellas han culminado con éxito el proceso de calificación que les abre la puerta a las licitaciones relacionadas con las nuevas oportunidades de negocio –renovables, infraestructuras y redes, nuevos servicios relacionados con la electrificación, generación térmica sin carbón y comercialización–. Y han conseguido nuevos contratos por valor de 43,4 millones de euros, frente a los 29 millones de euros que generaban los servicios prestados en las viejas centrales.

«Es una oportunidad que además les sirve para licitar con otras compañías. En el futuro, pueden dedicarse a la operación y mantenimiento de parques eólicos y solares, e incluso a su construcción. Mientras, en el corto plazo, nos están acompañando en el desmantelamiento de las centrales térmicas. Son operaciones de gran complejidad técnica y ambiental, con requisitos muy avanzados, y nadie conoce esas instalaciones como ellos», incide Ignacio Mateo.

La colaboración de Endesa con sus proveedores demuestra que, «con un impulso razonable», las empresas pueden reciclarse y que lo están haciendo.