Economía | Empresas

Choque sindical por el convenio colectivo para los tripulantes de cabina de Ryanair

Aviones de la aerolínea de bajo coste Ryanair.

Aviones de la aerolínea de bajo coste Ryanair. ep

El pacto alcanzado entre Comisiones Obreras (CCOO) y Ryanair para mejorar las condiciones laborales de los tripulantes de cabina afiliados al sindicato ha provocado un profundo malestar en las dos organizaciones sindicales mayoritarias en la aerolínea que preside Michael O’Leary y que le han llevado a los tribunales.

Tanto la Unión Sindical Obrera (USO) como el Sindicato Independiente de Tripulantes de Cabina de Pasajeros de Líneas Aéreas (Sitcpla) acusan a la organización que dirige Unai Sordo (mayoritaria en el sector aéreo) de haber torpedeado la negociación oficial que mantienen desde hace ocho meses para lograr un convenio colectivo, a través de un pacto bilateral que no desconocía la plantilla y los sindicatos elegidos por los empleados para que les representen.

«Es una traición en toda regla y un oportunismo vergonzoso. Se atribuyen medallas de batallas que no han luchado en ningún momento», se queja Manuel Lodeiro, vicepresidente del Sitcpla. «El 75% de las propuestas de CCOO son las que estábamos perfilando en la Fundación Sima (Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje)», añade en referencia al marco de negociación entre la empresa y los representantes sindicales.

Por su parte, Lidia Arasanz, secretaria general de USO-Ryanair, considera que la empresa ha demostrado que «no tiene intención de firmar un convenio con ningún sindicato». «Simplemente han llegado a un pacto para conseguir afiliados», expresa en alusión a la estrategia negociadora de CCOO.

En la rueda de prensa donde se ha presentado el acuerdo, el secretario general del sector aéreo y servicios turísticos de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO (FSC-CCOO), Jon Herrera, ha defendido que la intención es que el pacto sirva de base para elaborar un futuro convenio colectivo antes de octubre de 2023. En el acto -reprochan USO y Sictpla-, no había ningún representante de los cerca de 2.000 tripulantes que tiene Ryanair en España. Sí estaba el director de Personal de Ryanair, Darrell Hughes, quien ha defendido que alcanzar un acuerdo es posible «cuando las partes así lo desean».

La relación entre Uso y Sitcpla con Ryanair no ha estado exenta de fuertes tensiones durante estos años. Estos últimos han presentado varios procedimientos colectivos contra la compañía irlandesa ante la Audiencia Nacional. «Por un puñado de afiliados, están traficando con los derechos y la dignidad de los trabajadores de Ryanair que llevan cinco años luchando por que se respete la legislación española», añade Lodeiro.

Desde los sindicatos afirman que se trata de un acuerdo extraestatutario del que solo se pueden beneficiar afiliados a Comisiones, según consta en una comunicación interna a la que ha tenido acceso El Independiente. Un extremo que genera dudas legales entre los citados representantes sindicales. Entre otras cosas, promete incrementos salariales inmediatos y una nueva organización de los turnos, así como contrataciones directas en lugar de hacerlo a través de agencias de colocación.

«CCOO nos ha hecho la cama aceptando todo aquello que no estábamos dispuestos a aceptar con la posición negociadora que íbamos consiguiendo», remarca Lodeiro. Entre otras cosas, los sindicatos mayoritarios reclamaban dos pagas extra, dos días de vacaciones que no se están abonando y que se paguen las guardias en casa.

Fuentes de CCOO aseguran no poder compartir el número de afiliados con los que cuenta en la compañía a día de hoy en la empresa. En cualquier caso, aseguran que abrirán a partir de hoy un «proceso de escucha» de las demandas de los tripulantes para ampliar sus peticiones a una compañía que cumple 20 años en España.

Pero por otro lado, USO y Sitcpla señalan que el pacto de Comisiones con la firma irlandesa no implica mejoras sustanciales, sino que supone fundamentalmente volver a las condiciones anteriores a la llegada de la pandemia. La aerolínea aplicó recortes que fueron recurridos ante la Justicia por los sindicatos. La Audiencia Nacional les dio la razón y la empresa impugnó la sentencia ante el Tribunal Supremo y aún se está a la espera de un pronunciamiento al respecto.

Los sindicatos dicen que el turno de cinco días de trabajo y tres de descanso que contempla el acuerdo entre CCOO y Ryanair ya existía antes de la llegada de la pandemia. La subida salarial de cerca de 1.800 euros que ha expuesto el sindicato presidido por Sordo era un bonus de productividad ya existente que fue suprimido con la modificación sustancial de condiciones que se aplicó por la crisis del coronavirus. «No es una subida salarial, es una recuperación de los ingresos que teníamos en 2019», insiste Arasanz.

En cuanto a la promesa de que todos los trabajadores estarán contratados directamente por Ryanair y no por agencias de colocación -abunda la representante de USO- » eso está ganado ante la Audiencia Nacional por la ilegalidad de tener subcontratas en España», aunque la empresa no parece mover ficha.

En cuanto a los acuerdos extraestatutarios -añaden las citas fuentes sindicales- los trabajadores no tienen la protección y las garantías de los convenios colectivos. Y, en caso de incumplimiento, son los empleados quienes deben litigar individualmente con la empresa.

En todo caso, ni Sictpla ni USO creen que vaya a darse una afiliación masiva a CCOO para beneficiarse de las mejoras acordadas, aunque sí creen que puede tener incidencia entre los trabajadores nuevos y peor pagados.

La estrategia de la aerolínea irlandesa, prosiguen los citados sindicatos, ya ha sido empleada en otros países como Italia y Portugal. Y desde el Sitcpla no descartan acciones legales contra el acuerdo y avisan de que este pacto no frenará una eventual convocatoria de huelga para verano con la que venían amenazando en los últimos días los sindicatos de Ryanair a nivel europeo. «Si consideramos que debemos hacerla, la haremos», concluye Lodeiro.

El próximo 9 de junio está prevista una nueva reunión con la compañía en la que el Sitcpla no espera otra cosa que la ruptura de las conversaciones para el convenio por parte de la empresa. Desde USO aseguran que pese a la maniobra tejida con CCOO, están dispuestos a seguir negociando para lograr un convenio.

Te puede interesar

Comentar ()