La Asociación de Estadísticos Superiores del Estado (AESE) ha advertido al Gobierno de que cesar al presidente del Instituto Nacional de Estadística (INE), Juan Manuel Rodríguez Poo, «pondría en riesgo» la imagen de dicho organismo, y que la sociedad podría interpretarlo como un ataque a su independencia.

«Un eventual cese del presidente del INE podría ser interpretado por la sociedad como un ataque a la independencia del Instituto, motivado por el hecho de que las cifras publicadas por el INE de algunas estadísticas relevantes como las anteriormente citadas no están en sintonía con las previsiones económicas del Gobierno», han asegurado en un comunicado.

«Esto pondría en riesgo el elevado crédito del que goza en estos momentos la estadística oficial de España, tanto antes nuestros socios de la Unión Europea como ante los propios usuarios», han añadido.

Los estadísticos salen así al paso de las noticias de algunos medios de comunicación que aseguran que el Gobierno habría decido relevar al actual presidente del INE, Juan Manuel Rodríguez Poo. El Confidencial publicó el viernes que el Ministerio de Asuntos Económicos habría decidido que lo sustituyese el secretario de Estado de Seguridad Social, Israel Arroyo, que dimitió de su puesto la semana pasada pero continuará en el cargo unos días más. Desde Seguridad Social desmintieron la noticia.

A la vez, la asociación advierten de que desde la aprobación de la vigente ley de la Función Estadística Pública, de 1989, «ningún presidente del INE fue cesado sin mediar un cambio de Gobierno».

Creen que el cuestionamiento del Gobierno de los cálculos del INE no tiene precedentes

Además, los estadísticos aseguran que supone «una novedad sin precedentes» que «desde el propio Gobierno y, en particular desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, se cuestionen las cifras de Estadísticas del INE tan relevantes como el IPC o el PIB».

«En diferentes ocasiones a lo largo de los años se han producido debates públicos sobre diversos aspectos de algunas estadísticas del INE (su metodología, las cifras publicadas, etc.). Por supuesto, estos debates son perfectamente legítimos y sirven para contrastar los diversos enfoques posibles para la medición de un hecho social o económico», han matizado.

«Lo que supone una novedad sin precedentes es que desde el propio Gobierno y, en particular desde el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, se cuestionen las cifras de Estadísticas del INE tan relevantes como el IPC o el PIB, anunciándose hace meses desde el propio Ministerio la creación de una estadística no oficial (dado que no está incluida en el Plan Estadístico Nacional) denominada Indicador Diario de Actividad para contraponerla al propio PIB».

«La metodología de las Estadísticas del INE es rigurosa, pública, está avalada por la Oficina de Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y permite la integración y comparabilidad de las cifras en el ámbito europeo», han defendido su propio trabajo. Por último, han recordado que en las revisiones del Código de Buenas Prácticas de las Estadísticas Europeas (las Peer Review), se destaca «el alto nivel de credibilidad del INE» entre sus usuarios.