Economía | Empresas

Freno a las reformas domésticas tras el 'boom' durante la pandemia

El sector constata ya una relajación de la demanda agravada por la actual coyuntura provocada por la guerra de Ucrania y la inflación. Hay dudas sobre el efecto que tendrán las ayudas europeas para rehabilitación

Varios obreros empujan material de construcción en Madrid.

Varios obreros empujan material de construcción en Madrid. Eduardo Parra / Europa Press

El auge desmedido de las reformas en el hogar que provocó la llegada de la pandemia y los confinamientos comienza a frenarse. El sector constata ya que la curva de demanda comienza a descender tras haber alcanzado unos picos históricos en 2021. Aunque esa tendencia a la normalización era en parte esperada, la coyuntura económica actual de encarecimiento de los materiales e inflación, puede hacer que el frenazo sea mayor. Todo a las puertas de la llegada de fondos europeos para rehabilitación.

«La actividad que hay ahora está todavía ligada a la toma de decisión de meses atrás. Pero estamos viendo ya desde junio una caída de la demanda futura, que es lo que se tiene que empezar a ejecutar a partir de septiembre», dice Sebastián Molinero, secretario general de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac).

Ante una situación de ahogo o de crisis, los gastos secundarios son los que primero se cortan por parte de los consumidores. «Así que esperamos que, a partir de ahora, haya una relajación clara en la actividad de reforma«, añade. Aunque ya contaban con que el espectacular crecimiento registrado en 2021 no se podría mantener en el tiempo, el contexto podría agravar el frenazo. A falta de ver cómo se comporta la demanda, el cálculo a día de hoy es cerrar el año en positivo, con un crecimiento de en torno a un 5% en actividad, entre obra nueva y reforma. El crecimiento estimado de esta última será del 3% gracias al primer semestre del año, frente al alza del 16% registrado en 2021.

No en vano, «la subida promedio del precio de los materiales está en el 18-20%», dice Moliner. Algunos como el acero llevan un incremento acumulado de más de un 60% respecto al año pasado. Y el conflicto bélico abierto con la invasión rusa de Ucrania no ha hecho sino agravar la situación. «Mientras el conflicto esté activo, es imposible hacer cualquier predicción», dice Molinero. El gas ha subido un 70% en semana y media.

Respecto a la entrega de materiales y el desabastecimiento, Molinero asegura que «no hay ningún problema, aunque hay productos que por distintas razones pueden registrar retrasos». Sobre todo, aquellos productos que requieren tecnología y chips o industrias que paran parcialmente su producción por los costes energéticos y alargan los tiempos de entrega. Si la situación se prolonga, las industrias más dependientes del gas están en el punto de mira.

En obra nueva, se están parando numerosos trabajos ya adjudicados pero no iniciados porque los constructores no están dispuestos a trabajar a pérdidas. «Cuando la obra ya está iniciada, se acaba gracias a acuerdos entre los operadores», abunda Molinero. En todo caso, las empresas deben afrontar los sobrecostes contra su margen, generando problemas en las cuentas de resultados de muchas compañías del sector.

Fondos europeos

El sector tiene puestas grandes esperanzas en la llegada de los fondos europeos. Aunque hay cierto escepticismo. «Las ayudas llegan en un momento que no es bueno si no se ha aprobado el camino. Es como cuando llueve mucho de golpe en un terreno yermo; porque el agua se escapa», añade.

Falta cultura por parte de los consumidores en invertir en rehabilitación de vivienda, creen desde la patronal. Y puede no ser fácil digerir la avalancha de millones que llegarán desde Bruselas para mejorar la eficiencia energética de los inmuebles.

De momento, las Comunidades Autónomas están sacando sus propias legislaciones y apenas quedan 15 meses para que finalice el plazo para adquirir los compromisos de ejecución de las obras que podrán solicitar tanto las comunidades de propietarios como los ciudadanos particulares.

Te puede interesar

Comentar ()