Economía

CCOO prevé que el verano termine con 60 muertes por accidente laboral

De enero a junio 394 personas han muerto en el trabajo, 60 más que el anterior y 147 más que en 2019 | "Las empresas han vuelto a hacer lo mínimo, solo por si llega una inspección"

Varios sanitarios introducen en una ambulancia al operario rescatado de un andamio, en el barrio de Zorroza de Bilbao.

Varios sanitarios introducen en una ambulancia al operario rescatado de un andamio, en el barrio de Zorroza de Bilbao. Europa Press

Los primeros seis meses del año han terminado con un balance de siniestralidad laboral realmente trágico. 394 personas murieron entre enero y junio, 60 más que en el mismo periodo del pasado año y 147 más que en el mismo tramo de 2019, lo que supone que cada día fallecieron más de dos personas trabajando o de camino a su puesto de trabajo.

Son cifras que no incluyen los accidentes laborales más recientes, como el fallecimiento de José Antonio González, el operario municipal de la limpieza que con 60 años sufrió un golpe de calor en julio en Madrid, o como el Nicolae Dorel Roncea, el empleado de 58 años que se desvaneció en Móstoles también en julio tras alcanzar los 42,9 grados de temperatura corporal. Sus compañeros relataron entonces, contó El Mundo, que la nave en la que trabajaba habría podido alcanzar los 46 grados.

Solo en la provincia de Granada, este agosto han fallecido un trabajador al caerle encima un depósito de residuos, el empleado de una planta de reciclaje de cartones que quedó atrapado en una prensa y un limpiador que se desvaneció en la costa al terminar su jornada. En el País Vasco, otro, de 49 años, falleció este mes al caer del hueco del montacargas de un andamio mientras trabajaba en la reforma de una vivienda de Rentería.

El Ministerio de Trabajo y Economía Social ha publicado ahora la estadística relativa a los accidentes de trabajo correspondiente al mes de junio. La de julio se conocerá el 13 de septiembre, y la de agosto, el 13 de octubre. Mientras, en el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) alertan de que la mortalidad laboral se está disparando, de que lo está haciendo, sobre todo, entre los más jóvenes, y de que las empresas no están prestando la atención que deberían a la prevención de riesgos laborales.

Si se cumple el pronóstico de CCOO, serían 90 fallecidos más que en 2019

CCOO estima que julio y agosto terminarán con unos 60 fallecidos por accidentes de trabajo mortales. 60 que se sumarán a los 394 ya contabilizados hasta junio y que darán lugar a un balance de más de 450 en los primeros ocho meses del año. En 2019, el último año comparable por el impacto que la pandemia ha tenido en la economía y el mercado laboral tanto en 2020 como en 2021, se registraron 358 muertes durante el mismo periodo, así que si se cumple el pronóstico de CCOO -que ya incluye las muertes que se han producido en julio y lo que va de agosto-, hasta agosto este año España registraría 90 fallecidos más que en 2019.

«Las empresas están haciendo lo mínimo para si viene una inspección», denuncia Mariano Sanz, el secretario confederal de Comisiones Obreras de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental. «Han vuelto a la prevención defensiva», defiende, como si se tratase de un «gasto superfluo» cuando «es un derecho de los trabajadores que está amparado desde la Constitución, y es una obligación intrínseca de las empresas el impulsar la prevención y el control de las condiciones de trabajo».

Los accidentes han aumentado un 20%: «No se están haciendo bien las cosas»

Para CCOO, es importante destacar que el aumento de la siniestralidad laboral no se debe solamente a la mayor actividad económica tras el parón del coronavirus, ni al crecimiento de la economía, ya que son cifras mayores que las previas a la pandemia. El sindicato alerta de que se trata de una subida que se está estructurando tras años de estancamiento y que sobre todo se produce en el sector de la construcción.

El aumento de las víctimas mortales, del 18% frente al año anterior, en parte se explica por los 21 fallecidos del pesquero gallego naufragado en Terranova, Canadá, pero también otros factores son importantes, como el aumento de muertes por aplastamientos, amputaciones y caídas de altura. «Ya lo veníamos viendo a partir de la reforma laboral anterior, cuando se modificaron un montón normativas en materia prevención que han venido a redundar en una peor calidad en prevención de riesgos laborales», afirma Sanz.

El refuerzo de la Inspección de Trabajo, clave

Desde CCOO reivindican al Ministerio de Trabajo varios puntos. Entre ellos, que refuerce la Inspección, «porque con 2.000 empresas para cada inspector, las posibilidades de que te sancionen son muy pocas», dice el sindicalista. «Creemos que en algunos ámbitos hemos avanzado en materia prevención, pero el Gobierno no ha echado toda la carne en el asador», asegura, citando como ejemplo la ley de emprendedores de 2013, que permitió a los empresarios asumir directamente algunas funciones de carácter preventivo.

Además, piden al Ministerio una mesa de diálogo social -donde se sienten los representantes del Gobierno, los sindicatos y los empresarios- para hablar de prevención de riesgos laborales, además de la mesa que actualmente busca actualizar la estrategia española al respecto, ya que la anterior caducó en 2021. Porque para ellos, como mínimo, hay una cosa que está realmente clara: «Que casi diariamente haya fallecidos es indicador de que no se están haciendo las cosas bien».

Te puede interesar

Comentar ()