Economía | Empresas

Telefónica cerró el primer semestre con 400.000 clientes menos ante el auge de Digi y otras ‘low cost’

La operadora sigue reclamando un nuevo encaje regulatorio ante el nuevo panorama en el sector

Una tienda de Movistar

Una tienda de Movistar Ep

Telefónica lideró la pérdida de clientes durante los primeros seis meses del año. En concreto, en el primer semestre del presente año, la compañía dirigida por José María Álvarez-Pallete tiene un total de 395.900 usuarios menos en su base de datos, sumando las líneas móviles más las fijas, que vienen asociadas a los paquetes convergentes, con servicios de televisión o alarmas.

Esto se debe, como no podía ser de otra manera, a la guerra permanente de precios que se vive en el sector de las telecomunicaciones. Las telecos intentan hacer todo lo posible para parar la sangría de precios, que provoca que se puedan acometer menos inversiones debido a los menores márgenes que tienen por cliente.

De hecho, como ya contó este periódico, el de las telecos es de los pocos sectores que es deflacionista, es decir, que mientras los precios de otros servicios se encarecen a consecuencia de la crisis económica y energética, éste es, incluso, más barato.

La irrupción de empresas como Digi o Avatel, que ofrecen productos similares a precios más bajos, ha provocado la pérdida de clientes en las grandes operadoras, como párrafos más abajo se detallará. La compañía rumana es la gran triunfadora de este 2022, confirmando sus grandes cifras del año anterior. En concreto, la compañía ha conseguido firmar hasta 383.000 contratos en total. Por segmentos, la empresa ha sumado 310.000 usuarios en telefonía móvil y 73.000 en la fija.

Avatel, operadora que ha centrado sus esfuerzos en crecer en el ámbito rural, también viene registrando números positivos y suele ganar unos 10.000 clientes por mes, en detrimento de las grandes operadoras.

Vodafone, la empresa que mejor amortigua la caída

Pero Telefónica no es la única gran empresa de telecomunicaciones que sigue sufriendo las consecuencias de la alta competencia en nuestro país. Por ejemplo, Vodafone perdió casi 200.000 contratos, contando los fijos y los móviles. No obstante, la operadora británica es la que mejor amortigua las caídas (-83.000 en telefonía móvil y -73.000 en telefonía fija).

Cabe recordar en este sentido que la empresa anunció recientemente que, ante las dificultades que atraviesa el sector, lejos de rebajar las tarifas las subirá y las equiparará a los incrementos del IPC. A partir de 2023, Vodafone vinculará en España sus tarifas al Índice de Precios al Consumo interanual promedio, algo que ya lleva haciendo unos meses en Reino Unido. Quedan fuera de la medida los clientes de Lowi y los clientes de Vodafone que tengan contratada una tarifa social, es decir, los más vulnerables.

Por su parte, Orange y MásMóvil, empresas que han sellado una alianza para crear la primera operadora en número de clientes, tienen cifras ciertamente alarmantes durante el primer semestre del año. La operadora francesa es la segunda empresa, por detrás de Telefónica, que más clientes perdió durante el primer semestre del año. En concreto, rescindió hasta 194.000 contratos (-179.000 en líneas móviles y -15.000 en línea fija).

La otra parte de la nueva joint venture, MásMóvil, continúa creciendo. No obstante, según los datos a los que ha tenido acceso este periódico y que pertenecen al primer semestre, la operadora ha tenido cierta ralentización. En concreto, la compañía dirigida por Meinrad Spenger creció en 133.000 clientes, divididos casi a partes iguales entre telefonía móvil y fija.

Cambio de reglas

La situación que vive Telefónica ha provocado que la operadora lleve pidiendo insistentemente un cambio de reglas en el sector de las telecomunicaciones, tanto en los mercados de telefonía como en los de televisión.

En la actualidad, la compañía tiene importantes restricciones por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya que a juicio del regulador tiene una posición de liderazgo en el sector de las telecomunicaciones. Desde la operadora insisten “que los tiempos han cambiado” y que se debe revisar el modelo con la llegada de agentes tan importantes como Amazon o Netflix.

Además, con la fusión de Orange y MásMóvil, Telefónica entiende que dejan de ocupar el liderazgo por clientes por lo que la CNMC debe cambiar las reglas. “Necesitamos las mismas reglas, no menos reglas, sino que las mismas para todos los actores que compiten con nosotros en el mercado audiovisual, pero también en el digital y en el de innovación tecnológica”, dijo Álvarez-Pallete recientemente.

Con todo, la CNMC publicó este jueves el listado de principales operadores en nuestro país y colocó a Telefónica como principal compañía. La categoría de compañías líderes en telefonía fija repite los mismos cinco nombres del año pasado: Telefónica, Vodafone, Orange, MásMóvil y Colt. Esta última regresó al ranking el año pasado, donde ya había estado en 2017, tomando el relevo de Euskaltel. En telefonía móvil, la lista se mantiene igual que en los dos años precedentes y repiten como los cinco operadores principales Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil y DIGI.

Te puede interesar

Comentar ()