Economía

EEUU vs Europa: las divisas del Viejo Continente pierden contra el dólar

Precios de compraventa de divisas en una casa de cambio.

Precios de compraventa de divisas en una casa de cambio. EFE

El euro y la libra esterlina están debilitadas. O por lo menos así lo ven los inversores, que las han llevado a mínimos de hace décadas. La inflación más acusada en Europa y las decisiones de los bancos centrales, que están siendo más lentas en el caso del Viejo Continente, han hecho que las divisas caigan con fuerza y por consiguiente el dólar haya salido fortalecido. Dos acontecimientos han empeorado, aún más, la evolución de estas dos monedas: la victoria de la ultraderecha en Italia y el plan fiscal de la nueva primera ministra de Reino Unido. 

Los inversores no han visto con buenos ojos el plan de Liz Truss que supone rebajar los impuestos. El Gobierno británico presentó el pasado viernes un “mini presupuesto” que incluyó reducciones fiscales de todo tipo, pero la presentación no estuvo acompañada de cifras ni de análisis de la Oficina para la Responsabilidad Presupuestaria (OBR). Los mercados consideran que el nivel de endeudamiento es inasumible y sin esos datos no creen que la estrategia de Truss sea creíble. El Gobierno afirma que publicará el informe de la OBR a finales de año, un plazo inaceptablemente largo, dadas las actuales turbulencias y la necesidad de que el Banco de Inglaterra restaure la disciplina económica.

Esta presentación hizo que la libra esterlina cayese con fuerza en su cambio contra el dólar y se situase en su nivel más bajo desde 1971. Este lunes ha continuado con su caída, llegando a dejarse un 5%, aunque a la hora del cierre de la bolsas del Viejo Continente se dejaba un 1,5% hasta los 1,0672 billetes verdes.  Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión en multiactivos eToro, asegura que este plan de crecimiento “ha fracasado espectacularmente”

Tal y como explica el estratega: “Los costes inmediatos para los consumidores podrían ser significativos”. Y añade que el aumento del 0,5% de los rendimientos de los bonos británicos a 5 años del viernes por sí solo elevaría el coste de una hipoteca media de 140.000 libras esterlinas en 700 libras al año. Del mismo modo, la caída del 3,5% de la libra esterlina del viernes añadiría 5 peniques al coste medio de 1,65 libras por litro de gasolina, además de aumentar el precio de otras importaciones. 

Todo esto llevaría a que el mercado ya esté descontando que el Banco de Inglaterra vuelva a subir los tipos de interés e incluso se pronostica que llegue hasta el 5%, más del doble del nivel actual, que está en el 2,25%. 

Azad Zangana, economista y estratega senior de Europa de Schroders, pronostica que estos recortes den lugar a una mayor inflación y a una subida aún mayor de los tipos de interés. “La magnitud del estímulo fiscal anunciado obligará probablemente al Banco de Inglaterra a subir los tipos de interés más de lo previsto”, augura. La gran apuesta del Gobierno es que los recortes fiscales y la reducción de la fiscalidad impulsarán un mayor crecimiento y, a su vez, generarán mayores ingresos fiscales. “Es probable que esto ocurra, pero que el crecimiento pueda volver al 2,5% anual de forma sostenible sin generar una inflación significativa es poco factible en este momento”.

El euro, en mínimos de 20 años

El otro acontecimiento ha sido la victoria de la ultraderechista Giogia Meloni en Italia. Esta situación ha hecho que el euro también haya caído a mínimos de 20 años en su cambio contra el dólar.

La coalición de derechas formada por Hermanos de Italia (FdI), la Liga y Forza Italia no ha sentado especialmente bien a la divisa comunitaria, que al inicio de la jornada se cambiaba a 0,9551 dólares, aunque luego ha reducido las pérdidas. A la hora del cierre de las bolsas del Viejo Continente, el euro se cambiaba a 0,962 dólares, con caídas del 0,74%. 

Te puede interesar

Comentar ()