Economía

Escrivá aumentará el IMV a los beneficiarios que se incorporen al mercado laboral

Con los cambios, a los perceptores del ingreso mínimo vital siempre les compensará trabajar. Hasta ahora, si lo hacían perdían parte de la prestación

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. Europa Press

Los beneficiarios del ingreso mínimo vital (IMV) que se incorporen al mercado laboral verán aumentada su prestación, según unos cambios que ha aprobado el Consejo de Ministros este martes y que entrarán en vigor en enero. Se trata de una medida que según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones no tendrá repercusión en las arcas públicas.

Hasta ahora, a una persona que vivía sola le correspondía un IMV de 5.900 euros anuales. Pero si empezaba a trabajar, perdía parte de la prestación, tanto como lo que hubiese ganado. Es decir, que si se incorporaba a un puesto de trabajo y a lo largo de un año ingresaba 1.000 euros, su IMV pasaba a ser de 4.900 euros.

Con los cambios, a los beneficiarios del IMV les compensará trabajar. El planteamiento es el siguiente: si un individuo que percibe el IMV encuentra un empleo o consigue aumentar sus ingresos de trabajo actuales -por ejemplo, incrementando las horas de su contrato-, su IMV también aumentará en la misma medida, hasta un límite.

Si una persona empieza a ganar 1.000 euros, recibirá 1.000 más de IMV

Por ejemplo, si la persona que vive sola del ejemplo anterior y hasta ahora recibía un IMV de 5.900 euros encuentra un empleo de 1.000 euros al año, a partir de enero recibirá un incentivo al empleo de otros 1.000 euros. Por tanto, pasará a cobrar 6.900 euros anuales. Ya no perderá en la prestación lo ganado como ingresos del trabajo, sino que se sumará el salario, el IMV y el incentivo.

El Ministerio de Inclusión pronto pondrá en marcha un simulador para que los beneficiarios puedan calcular cuánto se incrementaría su prestación dependiendo de cuánto aumenten sus ingresos. Lo que sí han dejado claro desde el departamento de Escrivá es que la nueva legislación entrará en vigor en enero, que se tomará como referencia los dos años anteriores y que los perceptores podrán empezar a cobrar el incentivo probablemente alrededor de julio, durante un año.

Se trata de una manera de impulsar a los beneficiarios del IMV hacia el empleo. Por eso, solo podrán recibirlo aquellos que ya lo cobran y que se incorporen al mercado laboral o que aumenten ingresos, bien incrementando sus horas de trabajo en sus actuales empleos, bien encontrando otros.

Es por eso que, según han asegurado fuentes del Ministerio en una sesión explicativa con los medios de comunicación, los cambios no tendrán un coste para las arcas públicas, puesto que el aumento de ingresos por las cotizaciones sociales se compensará con lo que se pague de incentivo al empleo. Los cálculos de Inclusión apuntan a que uno de cada cinco hogares que ahora perciben el IMV se beneficiarán del incentivo.

El ingreso mínimo vital es una prestación que se aprobó en junio de 2020, en diciembre de 2021 como proyecto de ley. Se trata de una prestación que busca prevenir el riesgo de pobreza y exclusión social de hogares sin recursos económicos para cubrir sus necesidades básicas. En el último año lo han recibido 500.000 hogares, unas 1,4 millones de personas. Un 40% de esos hogares cuentan con menores a cargo.

Te puede interesar

Comentar ()