Economía | Empresas

Presión política, malas audiencias y empleados en contra: así se fraguó la salida de Tornero de RTVE

Unidas Podemos acusa al presidente de la corporación de servir al PP

Inmediaciones de la sede de RTVE con Torrespaña, conocida popularmente como `El Pirulí´

Inmediaciones de la sede de RTVE con Torrespaña, conocida popularmente como `El Pirulí´

José Manuel Pérez Tornero puso fin a su mandato en Radio Televisión Española (RTVE) tras un período convulso en el que la falta de paz dentro de las instalaciones de Torrespaña brilló por su ausencia.

Las críticas hacia el presidente de la corporación han sido constantes por diversos motivos y el consejo de administración había perdido cualquier atisbo de confianza desde hace meses. Este recelo se terminó consumando este lunes por la tarde cuando Tornero presentaba su dimisión irrevocable. Si nada se tuerce, este mismo martes la parte noble del ente público aceptará su marcha y será a partir de ese momento cuando se busque un nuevo sustituto.

Tornero explicó que “no se dan las condiciones mínimas para el consenso transversal, ni para la conformación de una mayoría plural, estable y coherente; y, en muchas ocasiones, ni tan solo el clima propicio al diálogo que necesitamos para culminar el proyecto”. Pero detrás de esas palabras se esconden muchos otros factores que han terminado por dinamitar su paso por la presidencia de Radio Televisión Española.

La primera de ellas, como suele ser habitual en la televisión pública, es la política. Tanto el PSOE como Unidas Podemos tenían en el punto de mira a Tornero puesto que consideran que no ha cumplido con el guion que se demandaba desde Moncloa. De hecho, se le ha acusado de ayudar al Partido Popular durante los últimos meses.

«Perez Tornero fue elegido por PSOE y Podemos y se puso a las órdenes del PP; es una buena noticia que se marche de la TV pública después del daño que ha hecho», señalan fuentes de Unidas Podemos a este periódico. El PSOE, a su vez, indican que no han seguido los consejos de Miguel Barroso y José Miguel Contreras, dos hombres de confianza de Pedro Sánchez dentro de los medios de comunicación.

Cabe recordar que Tornero llegó tras un pacto entre PP y PSOE en el Congreso de los Diputados tras una larga batalla por el nombramiento en el consejo de administración. Una vez en el órgano ejecutivo, fue elegido como presidente del ente.

Bajas audiencias

Las bajas audiencias ha sido otro de los detonantes. El consejo de administración considera “inasumibles” las cifras de cuota de pantalla en las que se ha instalado la cadena estatal y, por eso, se ha tomado la decisión de empujar a Tornero hasta la dimisión.

Agosto ha dejado a la corporación en una situación delicada y ha coqueteado con obtener los peores datos de su historia. En agosto obtuvo un 8,1%, lejos del 13,1% de share que registraron ese mismo mes Antena 3 y Telecinco. En los informativos la diferencia es similar con un millón de espectadores de media para la pública, por debajo de los 1,9 millones de Antena 3 y de los 1,4 millones de Telecinco.

El consejo de administración, además, está muy molesto con los datos de audiencia en los informativos. Los Telediarios de TVE cerraron agosto con un 9,8% de share, su peor dato histórico. Desde abril, las noticias de la cadena pública están por debajo del 10% y, desde entonces, tan solo han sido capaces de moverse entre el 9,9% y 9,8%.

Descontento entre los trabajadores

Otro de los ingredientes al caldo de cultivo que se ha cocinado para la marcha de Tornero es la del descontento de los trabajadores puesto que desde hace meses no se han cubierto las plazas fijas que se necesitaban y se han cubierto con interinos.

Desde 2020, Radio Televisión Española lleva demorando la salida a las 700 plazas prometidas. Tornero, que se había comprometido a ello, tampoco ha cumplido con su palabra y ha ido posponiendo la convocatoria

“No hay fecha, no hay temarios, no hay bases, no hay tribunales. Todo lleva a pensar que no hay intención alguna de convocar las oposiciones en tiempo y forma. Los plazos comprometidos por el presidente de la corporación en el Congreso de los diputados han saltado por los aires y a nadie parece preocupar”, expresaba CCOO en un reciente comunicado, distribuido entre los trabajadores de la casa.

Te puede interesar

Comentar ()