Cine | Economía

Cuando el cine se convierte en una clase magistral de economía

Banco Santander hace un recorrido por las mejores películas, documentales y series de la historia con las que aprender sobre el mundo financiero

Cuando el cine se convierte en una clase magistral de economía. Santander hace un recorrido por las mejores películas, documentales y series de la historia con las que aprender sobre el mundo financiero.

Leonardo DiCaprio, protagonista de 'El lobo de Wall Street'.

El cine, la televisión y, más recientemente, las plataformas de streaming son un filón de grandes y pequeñas historias. Y el mundo financiero siempre ha estado presente en este universo de comedias, dramas, tragedias, ciencia ficción, acción o romances. Un sinfín de sucesos y aventuras con los que aprender, entretenerse y divertirse. Smart Bank, la cuenta joven del Banco Santander, ha hecho un recorrido por algunas de las películas, series y documentales que se han convertido no sólo en una clase magistral de cine, sino también de economía y finanzas.

Películas: lobos y corderos

Si nos interesan las finanzas y el cine, ya hay un plan para pasar un buen rato en casa o acudiendo a las salas. Santander destaca las doce mejores películas sobre los entresijos del mundo financiero. El lobo de Wall Street (2013), dirigida por Martin Scorsese y protagonizada por Leonardo DiCaprio, cuenta la historia real de Jordan Belfort, un corredor de bolsa neoyorquino más interesado en cobrar una buena comisión que en hacer ganar dinero a sus clientes, sino cobrar una buena comisión. La película adapta las memorias del bróker para ofrecernos una irreverente y trepidante espiral de excesos en el Wall Street de los 80 y 90. 

Adam McKay , uno de los productores de la exitosa serie Succession, dirigió en 2015 La gran apuesta, que narra la historia de varios especuladores que deciden apostar contra el mercado inmobiliario. Frenética, divertida y con actuaciones excelentes (Christian Bale, Brad Pitt o Steve Carrell), lo más curioso de este thriller son las intervenciones de los actores mirando directamente a cámara, explicando a los espectadores conceptos financieros complicados.

El realizador J. C. Chandor debutó la dirección con Margin Call, una de las sorpresas cinematográficas de 2011. Este thriller financiero sigue durante 24 horas a varios trabajadores de un banco de inversión al borde de la quiebra. Stanley Tucci, Demi Moore, Kevin Spacey, Jeremy Irons o Zachary Quinto interpretan a algunos de ellos. La película muestra cómo funcionan los bancos de inversión y el mercado de valores.

Gekkos, ‘geeks’ y anticapitalistas

En Money Monster (2016), el popular presentador de un programa de televisión sobre bolsa es secuestrado por un inversor que ha perdido sus ahorros. Dirigida por Jodie Foster y con George Clooney y Julia Roberts al frente de su reparto, propone una reflexión sobre la influencia de la llamada televisión basura. 

El clásico de los 80 Wall Street (1987), de Oliver Stone, nos muestra a un joven y ambicioso corredor de bolsa (Charlie Sheen) que prospera en el parqué neoyorquino en la estela de su maestro Gordon Gekko, interpretado por un soberbio Michael Douglas que se alzó con el Oscar al mejor actor protagonsita; mientras que La red social (2010), de David Fincher, se alzó con tres Oscar al contar la historia de Facebook, desde sus inicios en la habitación de un campus universitario hasta su salida a bolsa.

Casi cincuenta años antes, el gran Billy Wilder realizó en Un, dos, tres (1961), ambientada en el Berlín previo a la construcción del Muro, un divertido análisis sobre los dos sistemas económicos en liza durante la Guerra Fría. En la película, MacNamara (James Cagney), el representante de Coca-Cola en Berlín occidental, acoge en su casa a la hija de su jefe, quien se enamora de un joven anticapitalista.

Las dos caras de la moneda

Completan la lista propuesta por Smart Bank El fraude (2012), protagonizada por Richard Gere, un magnate que quiere vender su empresa antes de que salga a la luz que cometió fraude en el pasado; El capital humano (2013), de Paolo Virzì, donde un accidente cambia el destino de dos familias, la de un especulador financiero sin escrúpulos y la de un empresario al borde de la quiebra; la comedia Entre pillos anda el juego  (1983), en la que un hombre de negocios y un ladrón callejero intercambian sus estilos de vida para mostrarnos algunas claves sobre el funcionamiento del sistema capitalista, la gestión de empresas y la generación de riqueza; Una mente maravillosa (2001), donde Russell Crowe da vida a un brillante alumno de matemáticas y es reclutado por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos para luchar contra la Unión Soviética en la Guerra Fría; y Piratas de Silicon Valley (1999), de Martyn Burke, que narra cómo se forjaron dos de las grandes empresas tecnológicas, Apple y Microsoft, y se ha convertido en un imprescindible para entender cómo funciona el mundo de las finanzas y la tecnología. 

Documentales: basados en quiebras reales

También hay grandes documentales que reflejan cómo funcionan y la razón de ser de las empresas que dominan el mundo. Entre ellos, Inside Job (2010) explica cómo se forjó y sucedió el colapso financiero de 2008. A través de entrevistas a políticos, periodistas y expertos, revela la verdad sobre las industrias, sus relaciones corruptas y cómo se perdieron miles de trabajos por negocios deshonestos. O Rogue Trader (1999), que cuenta la historia de Nick Leeson (arrestado en 1995) y cómo una serie de malas decisiones llevaron al Banco Barings, la compañía bancaria comercial más antigua de Londres, a la quiebra. 

Smart Bank también destaca Enron, los tipos que estafaron América (2005), sobre el hundimiento de una de las compañías energéticas más importantes de Estados Unidos, Enron Corporation; y Freakonomics (2010), donde se pueden ver interesantes datos estadísticos de cómo ciertas reacciones de la sociedad en determinado momento cambian el futuro económico, financiero y social.

Series, dinero y amor

El repaso del Santander por el mundo financiero audiovisual se cierra con tres series. Billions (2016), que cuenta la historia de un ambicioso e influyente fiscal neoyorkino que investiga un caso de información privilegiada vinculada a un multimillonario; House of Lies (2012), una comedia ácida del mundo de los negocios a través de un equipo de consultores que asesoran a grandes ejecutivos con el único fin de cerrar grandes empresas; y, para terminar, Silicon Valley (2014), protagonizada por un joven ingeniero que crea un algoritmo revolucionario con el que hacerse rico y en la que se mezclan batallas financieras, amistades, traiciones y un poco de amor.

Te puede interesar