Economía

La inflación se modera al 8,9% en septiembre, su nivel más bajo desde mayo

La caída de los carburantes y de la electricidad tira del IPC a la baja | Aun así, la cifra es más de dos puntos superior a la mayor subida registrada en todo el año pasado

Detalle de un puesto de frutas en el mercado de abastos de Triana, en Sevilla.

Detalle de un puesto de frutas en el mercado de abastos de Triana, en Sevilla. María José López / Europa Press

El Instituto Nacional de Estadística ha confirmado este viernes que en septiembre los precios fueron un 8,9% más caros en España que en el mismo mes del año pasado. La cifra supone un respiro después de tres meses en los que el índice de precios al consumo (IPC) ha superado los dos dígitos, pero a la vez es más de dos puntos superior a la mayor subida del año pasado (+6,5%), que ya se consideró un año de fuertes incrementos de precios.

Estadística ya adelantó el pasado 29 de septiembre que los precios subieron en septiembre un 9%, aunque finalmente lo hicieron una décima menos. Ahora sus cálculos también confirman que la inflación subyacente, el indicador que mide los incrementos de los precios sin tener en cuenta los de la energía y los de los alimentos por considerarlos más volátiles, aumentó un 6,2% en septiembre, también frente al mismo mes del año anterior. Es inferior al 6,4% que marcó en agosto, su valor más alto desde 1993.

Debido a la fuerte inflación, el Gobierno ya da por hecho que en enero deberá revalorizar las pensiones alrededor de un 8,5%, lo mismo que subirán los precios de media este año, y así lo ha incluido en su proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2023. En total, es decir, teniendo en cuenta lo que deberá desembolsar para los nuevos pensionistas, calcula que el gasto en pensiones aumentará un 11,5% el próximo año. Atendiendo a las partidas de todas las cuentas, casi la mitad del presupuesto irá destinado a pagar pensiones.

El fuerte incremento medio de los precios de este año contrasta con las escasas subidas de los salarios de los trabajadores: hasta septiembre, los sueldos del sector privado este año aumentaron un 2,6%. En cambio, los de los empleados del sector público este año van a ser un 3,5% superiores a los del año pasado, muy lejos de la inflación media anual prevista, del 8,5%.

«La reducción de la inflación pone de manifiesto el impacto positivo de las medidas puestas en marcha para amortiguar el alza de los precios, especialmente relacionadas con el transporte», han valorado desde el Ministerio de Asuntos Económicos. El mismo Banco de España ya calculó la semana pasada que en agosto el dato del IPC (10,5%) habría alcanzado el 13,5% de no ser por las medidas del Gobierno.

En comparación con los precios de agosto, en septiembre hacer la compra ha sido un 0,7% más barato, según los mismos datos del INE. Sin tener en cuenta la electricidad ni los alimentos (inflación subyacente) ha sido un 0,2% más caro. En cambio, el índice de precios de consumo armonizado (IPCA), que se utiliza para hacer comparaciones internacionales apunta que los precios son ahora un 9% más caros que hace un año.

La vivienda, lo que más cae

La caída del IPC de septiembre ha tenido que ver, sobre todo, con el abaratamiento de la electricidad y los carburantes, que han influido en el resto de productos. Así, mientras que en septiembre del año pasado la vivienda fue un 14,5% más cara que en el mismo mes del año anterior, este lo es un 14,2%. De la misma manera, el transporte ahora es un 9,4% más caro que hace un año, un fuerte ascenso pero menor que hace doce meses (+9,8%).

Sin embargo, en septiembre no todo fueron bajadas de precios: los alimentos se han encarecido un 14,4%, su tasa más alta desde que existen datos (1994). Además, este año la calefacción, el alumbrado y la distribución de agua se han encarecido un 24,8%; los aceites y grasas han elevado sus precios un 23,8%; los huevos son un 23,6% más caros; la leche cuesta un 25,1% más, y los cereales, un 22,3% más.

Te puede interesar

Comentar ()