Economía

Sánchez renuncia definitivamente al MidCat a cambio de una tubería de hidrógeno entre Barcelona y Marsella

Los mandatarios han quedado en reunirse el 8 y 9 de diciembre en Alicante para seguir avanzando en el proyecto

Sánchez, Macron y Costa, en Bruselas.

Sánchez, Macron y Costa, en Bruselas. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado la renuncia definitiva a la interconexión gasística con Francia a través del gasoducto MidCat, tras mantener una reunión en Bruselas con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y con el portugués António Costa. Pese a contar con el apoyo de Alemania, el proyecto nunca había convencido en París, que ha forzado su descarte finalmente.

A cambio, Sánchez ha anunciado que se ha alcanzado un acuerdo entre los tres países para empezar a estudiar una futura tubería que una a Barcelona con Marsella, con el objetivo futuro de transportar por ella hidrógeno verde. Sin embargo, Sánchez ha recalcado que «durante la transición» energética, la infraestructura también podría transportar gas. Este nuevo proyecto se va a denominar ‘Corredor de Energía Verde’.

Los mandatarios han quedado en reunirse el 8 y 9 de diciembre en Alicante en la cumbre del EuroMed para seguir avanzando en el proyecto. Según ha explicado el presidente Sánchez, en esta cumbre van a seguir trabajando en los plazos, en el reparto de costes y en el volumen de recursos económico que van a tener que implicar. «Queremos que se haga realidad una demanda que desde el Gobierno de España llevamos planteando desde hace muchos meses al Gobierno francés», ha indicado.

«Después de muchos meses de trabajo del Gobierno español, francés y portugués quiero celebrar que hemos llegado a un acuerdo para acelerar el proyecto de interconexión», ha destacado Sánchez a los medios de comunicación. Tal y como ha explicado, el presidente español este acuerdo tenía que tener tres premisas. La primera de ellas era que las interconexiones tenían que ser «coherentes con nuestra apuesta por la transición ecológica». Por ello, tenía que tener una apuesta por el hidrógeno verde.

El segundo de los ejes tenía que ser que la Península Ibérica pudiera hacer frente y dar respuesta a la demanda de solidaridad que tienen el resto de países europeos en la provisión alternativa de gas frente «al chantaje energético de Putin». También ha explicado que la tercera premisa era que este proyecto tuviera una conexión dual para «no solo interconectar fuentes de energía como el hidrógeno o el gas u otras fuentes de energías renovables, sino también impulsar las interconexiones eléctricas entre la Península Ibérica y Francia».

Pedro Sánchez se ha mostrado satisfecho con el acuerdo al que han llegado los tres países y ha asegurado que es «una muy buena noticia para Europa». En palabras del mandatario español con este proyecto: «Hacemos un ejercicio de solidaridad y es coherente y consecuente con nuestra apuesta por la transición ecológica».

Además, Sánchez, Macron y Costa valoraron los resultados de la excepción ibérica y acordaron empezar a trabajar en lo que denominó un segundo pilar de esta iniciativa consistente en regular en el marco ibérico todo el almacenamiento de electricidad. Esto permitirá también, a su juicio, ser más autónomos, resilientes y competitivos.

El acuerdo ha llegado en Bruselas tras una reunión de poco más de una hora entre los mandatarios en la sede de la Representación Permanente de Francia ante la UE, poco antes de que dé comienzo el Consejo Europeo en el que los Veintisiete tratarán de superar las diferencias sobre nuevas medidas para intervenir el mercado energético y poner techo a los altos precios del gas.

Te puede interesar

Comentar ()