Economía | Empresas

Prisa recurre a la venta y alquiler de activos para amortiguar su deuda de casi 1.000 millones

La compañía aumenta en otros 100 millones de euros sus obligaciones a los acreedores

Sede de Prisa de la Gran Vía de Madrid

Sede de Prisa en Gran Vía (Madrid) EFE

Prisa busca varias fórmulas para solventar uno de los grandes dolores de cabeza para Joseph Oughourlian, presidente del grupo mediático. La deuda sigue creciendo y, de acuerdo a las últimas cifras aportadas por la sociedad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ya se sitúa en los 915 millones de euros.

Las ganancias tampoco llegan. El grupo editor de El País o Cadena Ser perdió 28 millones de euros durante los primeros nueve meses del año. No obstante, esta cantidad es la mitad que la del mismo período del año pasado cuando Prisa tuvo números rojos de 82 millones de euros.

Otra de las grandes noticias para la empresa fue la generación de ingresos. En concreto, Prisa facturó un total de 587 millones de euros, lo que supone un incremento del 21% respecto al mismo periodo del año anterior y el Ebitda del Grupo entre enero y septiembre, excluyendo extraordinarios, creció un 80% hasta los 76 millones de euros (+9% en el tercer trimestre).

Con todo este caldo de cultivo, Oughourlian se ha visto en la necesidad de buscar alternativas para que las cuentas comiencen a cuadrar. El presidente admite que la deuda es demasiado importante como para mirar para otro lado y entre las principales acciones que sopesa el equipo directivo es la venta de activos, por un lado, y una posible ampliación de capital, por otro.

“La empresa tenía un problema de deuda excesiva desde hace 15 años. Antes no se refinanciaba, se reestructuraba la deuda. Los acreedores venían y nos decían que había que vender un activo. Y aquello era una mala señal para el mercado”, reconoció el propio presidente de Prisa hace poco más de un mes.

Prisa se cierra en banda

A pesar de los rumores, Prisa mantiene que esas vías no se han explorado y se apresuró el pasado viernes en comunicar al mercado que no se ha debatido internamente.

“En relación con las noticias aparecidas en diversos medios de comunicación, la Sociedad informa de que está actualmente analizando distintas alternativas estratégicas con la finalidad de reducir la deuda financiera del Grupo Prisa y los costes financieros asociados con la misma, sin que hasta la fecha se haya adoptado ninguna decisión”, comunicó escuetamente a la Comisión Nacional del Mercado de Valores .

Pero una cosa es lo que diga la compañía de puertas para fuera y otra lo que vaya a hacer en los próximos meses. Según adelantó El Confidencial, una de las opciones es la de abrir paso a nuevos inversores por valor de 159 millones de euros a través de una ampliación de capital, que daría oxígeno de inmediato a las arcas del conglomerado y aliviaría parte de sus exigencias.

Y es que la compañía se ha tenido que ver en la obligación de renegociar su deuda con sus acreedores. Todo ello en un contexto negativo en el que los tipos de interés siguen disparándose, lo que se traducirá en un mayor esfuerzo para devolver el dinero.

Si bien esta opción está en el aire, fuentes conocedoras de la situación señalan a este periódico como la venta de activos y el alquiler de edificios como la principal herramienta para destinar a la deuda.

Hace pocos años ya sonó con fuerza que Prisa contemplaba la venta de cualquiera de sus cabeceras o áreas de negocio salvo El País, pero varios medios de comunicación indicaban que esta vez no se descarta que se traspasara el periódico o, incluso, llegara una alianza de la mano de Mediaset.

Los propietarios del otro conglomerado informativo indican que, por ahora, la decisión no está estudiada, pero tampoco niegan que podrían hacer algún tipo de intentona para acceder al capital social de Prisa. Con la salida de Paolo Vasile, la empresa televisiva ha de buscar una nueva estrategia para frenar la crisis de audiencias que vive desde hace un buen puñado de trimestres.

Alquiler de activos

Pero como se mencionaba anteriormente, fuentes cercanas al equipo directivo remarcan que de no salir bien la opción de la ampliación de capital, Prisa se verá abocada a “vender un nuevo activo, a pesar de lo estratégico que puedan ser”. Las mismas voces aseveran que en las últimas semanas “hay interés diario” por mucho de ellos “y es una opción que está sobre la mesa”.

Además, según ha podido saber este periódico, la compañía ha decidido alquilar uno de sus edificios en la sede principal de Prisa. En concreto, se trata de uno de los emplazamientos colindantes con el edificio de la redacción de El País. Fuentes de la compañía indican que es una “forma de rentabilizar” los activos y no descartan que se produzcan “nuevos arrendamientos” de edificios propiedad de la sociedad.

Te puede interesar

Comentar ()