Economía

Los españoles se decantan por los créditos al consumo con una ralentización de las hipotecas

Los créditos al consumo aumentan con fuerza, mientras que la concesión de hipotecas ha sufrido dos caídas mensuales consecutivas

Imagen de una hipoteca.

PIXABAY

La financiación hipotecaria y de crédito al consumo continúa creciendo respecto al año anterior. Sin embargo, septiembre ha registrado una pequeña ralentización en las hipotecas en la variación mensual y se encadenan así dos meses consecutivos con caídas. Por lo que respecta al crédito al consumo, la variación mensual ha sido positiva. Esta situación se debe a que la inflación hace que los españoles pierdan poder adquisitivo y tengan que recurrir a créditos para poder afrontar los pagos y en el caso de las hipotecas porque la subida de tipos las ha encarecido.

Según los datos de la Financiación a Familias y Empresas del Banco de España, en septiembre, el saldo de los créditos a consumo fue de 95.032 millones de euros, lo que supone una subida del 1,7% respecto al año anterior y una subida del 1,6% respecto a agosto. Javier Collado, profesor de Economía del CEF-Udima, explica que con la inflación hay muchos españoles con pérdida de poder adquisitivo, que se suple con créditos al consumo, “que aunque son más caros, es más barato que comprarlo a plazos con la tarjeta de crédito”.

Collado añade que los bancos han facilitado la contratación de los créditos al consumo porque otros productos están cayendo. “Ahora lo puedes contratar a través de la app del banco con un botón”, puntualiza. Desde la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin), explican que el repunte de los créditos al consumo se puede deber periodo de tiempo del que son los datos, es decir, “en determinadas ocasiones se demandan más créditos al consumo como la campaña de navidad, la veraniega y como es en este caso la de la vuelta al cole”.

No obstante, Asufin matiza que a pesar de ser cíclico, en esta ocasión hay que añadir la inflación y la pérdida de poder adquisitivo. «Empiezan a no cuadrar las cuentas de las economías familiares». Asimismo, recuerdan que este tipo de productos es muy heterogéneo y piden «no tirar del crédito rápido, porque las TAE son muy elevadas y el peligro es que se vayan acumulando varios créditos, porque entras en una espiral».

Por lo que respecta a las hipotecas, el saldo en septiembre fue de 517.322 millones de euros, lo que supone un 0,9% más que hace un año. Si se mira la variación mensual es cuando se ve un pequeño bache, una caída del 0,01%, que se acumula a la del 0,02% registrada en agosto respecto a julio. De esta manera, el saldo hipotecario ha sufrido dos caídas consecutivas por primera vez desde que comenzó el año.

Desde Asufin recuerdan que la subida de tipos (lleva tres subidas desde julio que suman un 2%) afecta directamente al euríbor y por lo tanto a las hipotecas variables, pero las hipotecas fijas de nueva creación también se ven afectadas porque se encarecen. Javier Collado explica que esta caída se debe a que las hipotecas se están encareciendo, pero el profesor va más allá. Collado asegura que hay mucha gente esperando “a ver qué sucede”, porque están esperando a que el precio de la vivienda baje un poco más “porque parece que ya ha tocado techo, de hecho, ya hay caídas mensuales en grandes ciudades”.

El profesor del CEF-Udima asegura que el crédito al consumo seguirá subiendo hasta que hayan pasado unos meses que se estabilice la inflación y la subida de ingresos de la gente. Por otro lado, considera que las hipotecas van a seguir bajando unos meses, “hasta que el mercado inmobiliario se estabilice o haya una pequeña corrección a la baja”.

Te puede interesar

Comentar ()