Economía | Empresas

Los carburantes se sitúan por debajo de los precios anteriores a la bonificación y aviva el debate de su extensión

El Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene pocas semanas para decidir si se prorrogan los descuentos

Un surtidor de combustible en una gasolinera.

Un surtidor de combustible en una gasolinera. EP

El precio medio de los carburantes continúa a la baja. A pesar de que hace pocas semanas se preveía un fuerte encarecimiento del diésel por el miedo a que Europa se quedase sin este derivado del petróleo, el derrumbe del petróleo ha provocado que en las estaciones de servicio se vean precios anteriores al inicio de las bonificaciones de 20 céntimos por litro.

El barril de Brent, de referencia en Europa, llegó a estar por debajo de los 80 euros a principios de esta semana, cifras que no se veían desde principios de enero de este 2022. El incremento de casos de coronavirus en China, el mayor importador de crudo del mundo, ha avivado los temores sobre las perspectivas de demanda de combustible.

Como cada jueves, la Comisión Europea ha actualizado sus precios en el boletín semanal del petróleo para todos los países miembro. Así, el precio medio del litro de gasolina se ha situado esta semana en los 1,730 euros, tras retroceder un 1,927% con respecto al pasado jueves.

Por su parte, el precio medio del diésel ha descendido hasta los 1,821 euros por litro, con una caída del 2,93% con respecto a la pasada semana, para su cuarta semana de descensos. Además, la brecha entre ambos carburantes sigue así recortándose y ya es tan sólo de algo más de nueve céntimos a favor del diésel frente a la gasolina, aunque suma ya 16 semanas seguidas en esta situación.

El descuento, a debate

El descuento a los carburantes está cerca de caducar puesto que el Gobierno lo prorrogó hasta el 31 de diciembre y Pedro Sánchez aún no tiene del todo claro que vaya a prolongarse más meses. Uno de los principales argumentos por los que no podría extenderse en 2023 es el de los beneficiarios. En concreto, el Banco de España y grandes entidades privadas inciden que no se debería extender a todos los usuarios puesto que las rentas más altas se ven favorecidas.

Estimaciones preliminares realizadas por el supervisor sugieren que con esta bonificación, «la inflación soportada por los hogares de mayor renta podría reducirse de forma más intensa que la enfrentada por los hogares de menor renta», señala el informe.

Según sus cálculos, el descuento de los 20 céntimos entre el 1 de abril y el 20 de junio de este año redujo en 0,35 puntos porcentuales la inflación soportada por los hogares de menor renta en dicho período, mientras que que los de mayor renta experimentaron una reducción más intensa, de 0,61 puntos.

Te puede interesar

Comentar ()