Economía | Empresas

España cerrará el año con un hundimiento de las ventas de coches de más del 30% frente a 2019

Imagen de un coche, Citroen C3 Aircross, en un concesionario de Madrid.

Imagen de un coche, Citroen C3 Aircross, en un concesionario de Madrid. EP

El 2022 mantiene la caída en las ventas de vehículos. El retroceso estimado respecto al año pasado será del 3%, con en torno a 830.000 unidades vendidas a lo largo de todo el ejercicio. Se trata de un 34% menos que en el último año antes de la pandemia.

Esa es la estimación más optimista que hace la patronal automovilista Anfac, que alerta de un riesgo para el empleo y la competitividad del sector en España si la situación no consigue remontar.

De hecho, para 2023 solo espera un ligero aumento hasta las 900.000 unidades comercializadas. La crisis de los microchips y la posible recesión de la economía no invitan a pensar que las ventas de vehículos mejoren.

Se trata ya del tercer año de cierre en negativo en el mercado de turismos y todoterrenos. La inflación y el aumento de costes energéticos y de materias primas tampoco permiten vislumbrar un repunte de las matriculaciones.

Según la patronal, España tendría que estar alcanzando unas cifras mucho mejores, con 1,5 millones de ventas de vehículos anuales, de los cuáles 1,2 millones corresponderían a turismos.

«Mantener este ritmo de mercado y de producción supone un importante riesgo para nuestra industria ya que podría ocasionar la destrucción de empleo y la pérdida de competitividad», dice el director general de Anfac, José López-Tafall.

En lo que se refiere a los turismos electrificados, nuestro país sigue lejos del ritmo que permita cumplir los objetivos de reducción de emisiones. Este año, el mercado nacional se situará en las 80.000 unidades de turismos electrificados (eléctricos puros e híbridos enchufables). La cifra supone una mejora del 20% respecto al año anterior, pero no alcanza las 120.000 unidades marcadas para este año.

Además, recuerda que mientras que la media europea alcanza casi el 20% de las ventas, en nuestro país apenas llega al 10%. Entre los factores que condicionan la penetración, señalan la escasa implantación de puntos de recarga (16.565 frente a los 45.000 necesarios).

Desde la patronal reclaman «establecer unas políticas industriales más eficientes y un paquete de medidas con carácter urgente en materia de mejora de mejora de los planes de ayuda, aceleración del desarrollo de infraestructuras de recarga y reforma fiscal». Asimismo, reclaman que el contexto electoral de 2023 no suponga un freno para el impulso de la movilidad sostenible.

Te puede interesar

Comentar ()