Economía | Empresas

La indecisión de Moncloa en el veto a Huawei pone en peligro las inversiones de Vodafone, Orange y Telefónica

El Gobierno aún no ha diseñado la lista definitiva de empresas que prohíben a las ‘telecos’

Stand de Huawei en una feria de tecnología.

Stand de Huawei en una feria de tecnología. EFE

Preocupación en el sector de las empresas de telecomunicaciones. Las grandes compañías que operan en nuestro país como Telefónica, Vodafone y Orange siguen esperando una decisión del Gobierno de Pedro Sánchez acerca de las empresas extranjeras que denomina “de alto riesgo” para la ciberseguridad de nuestro sistema.

Sin decir nombres, todos los agentes señalan a Huawei como una de las empresas más dañadas por este veto y, quizás, la más representativa. El Gobierno aprobó hace ya casi 9 meses la ley de ciberseguridad. En ella, se subraya que “no podrán utilizar en la red de acceso de una red pública 5G equipos de telecomunicación, sistemas de transmisión, equipos de conmutación o encaminamiento y demás recursos, que permitan el transporte de señales, hardware, software o servicios auxiliares de suministradores de alto riesgo”. La firma china ha tenido que lidiar con vetos y con amenazas de cierre de fronteras en la Unión Europea, Estados Unidos y Reino Unido desde que se iniciara la guerra comercial, iniciada con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Como ya ha venido contando este periódico durante estos meses, Huawei ofrece mejor tecnología, más inmediata y más económica para las principales empresas del sector de las telecomunicaciones en la extensión del 5G. “Durante años, ha destinado muchos recursos para ser muy eficientes a precios competitivos en materia de desarrollo e investigación del 5G, mientras que Europa y Estados Unidos van muy por detrás de China. Obviamente, esta ventaja competitiva hace que sus proyectos sean mucho más eficientes”, apuntan fuentes del sector de las telecomunicaciones.

El Gobierno se comprometió a hacer una lista definitiva en la que se incluirían todas aquellas empresas susceptibles a no cumplir los requisitos de la citada ley de ciberseguridad. Pero, a pocos días de que acabe el año, el documento no se ha presentado. Además, tal y como explican fuentes del sector de las telecomunicaciones a este periódico, dentro del texto “existe mucho lugar a las dudas” por lo que “es complicado seguir acometiendo inversiones”.

En concreto, las fuentes consultadas hacen referencia a que la ley de ciberseguridad no especifica si el Gobierno terminará por vetar a dichas empresas y dejar el balón encima del tejado de las operadoras. Las compañías, por tanto, prefieren retrasar sus inversiones destinadas a 5G de los próximos años hasta que se conozca una decisión en firme.

Con todo, las grandes compañías siguen trabajando con Huawei en otras áreas de negocio ya que “sigue siendo un socio fiable y estratégico”, tal y como subrayan las diferentes fuentes del sector de las telecomunicaciones. “No tenemos ningún tipo de información sobre el listado y, por ahora, debemos esperar”.

Vodafone confía en Huawei

Como se mencionaba anteriormente, las empresas sí que quieren seguir participando en las inversiones de 5G con Huawei. Si bien Telefónica es reticente, tal y como ya contó este periódico por los importantes negocios que tiene la operadora en Estados Unidos y la buena relación de José María Álvarez-Pallete con la administración del país norteamericano, la teleco española mantiene diferentes acuerdos con la firma china.

Lo mismo ocurre con Vodafone. La operadora británica tiene una relación tensa ya que Huawei está vetada en el Reino Unido, pero fuentes de la compañía revelan que “en la actualidad hay acuerdos firmados” y no descartan “ampliarlos”.

Por su parte, fuentes de la firma china remarcan que “en estos momentos no existe ninguna novedad” respecto a la posibilidad de que Huawei no pueda ofrecer servicios y soluciones 5G a las operadoras españolas.

Menos competidores

Fuentes del sector de las telecomunicaciones arguyen también que si se produce finalmente el veto a Huawei se producirá una “pérdida de competencia” ya que se perderá un “importante” proveedor de servicios y soluciones.

“Si Huawei tiene restringidas las ventas en España, los costes se dispararán y volveremos a tener más incertidumbre y la posibilidad de que se demoren las inversiones o que se cancelen es real”, puntualizan las fuentes consultadas.

Comentar ()