Economía

Bankinter gana 185 millones de euros, un 20% más a pesar del impuesto

La entidad pagó 77 millones por el impuesto temporal a la banca del Gobierno

Un hombre pasa al lado de un cajero del banco Bankinter en una de sus oficinas

Un cajero del banco Bankinter en una de sus oficinas de Madrid. Marta Fernández / Europa Press

Bankinter es el encargado de dar el pistoletazo de salida a la temporada de resultados de los bancos. El grupo ha ganado 184,7 millones de euros en el primer trimestre, lo que supone un 19,7% más que el mismo periodo del año anterior, y una cifra récord en el primer trimestre. Bankinter ha logrado mejorar su beneficio "a pesar de" pagar 77 millones de euros por el impuesto temporal que puso en marcha el Gobierno.

El Grupo Bankinter abre el ejercicio 2023 "consolidando su actividad en todas las líneas de negocio, cada vez más diversificadas, y en las diferentes geografías en las que el banco opera". Tal y como ha comunicado el banco, estos datos se traducen en un sustancial crecimiento de todos los márgenes de la cuenta y en el consiguiente incremento del beneficio, a pesar del impacto económico del nuevo impuesto y de un entorno de mercado no exento de dificultades.

Así, el Grupo Bankinter alcanza al 31 de marzo de 2023 un beneficio antes de impuestos de 294,4 millones de euros, un 37,4% más respecto al primer trimestre de 2022.

La subida de tipos se ha reflejado en la mejora de las cuentas de Bankinter. Tal y como explican, esta situación ha hecho que todos los márgenes de la cuenta muestran crecimientos "muy importantes", por mayores volúmenes de negocio y por una actividad comercial más orientada hacia productos de inversión de superior aportación de valor para el cliente, que generan paralelamente más comisiones.

El margen de intereses (es decir lo que cobra por los préstamos y créditos y la diferencia en lo que paga por los depósitos a los clientes) de este primer trimestre del año alcanza los 522,2 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 63,2%, con un margen de clientes que ha acentuado su tendencia al alza especialmente en los dos últimos trimestres.

Por lo que respecta a la rentabilidad sobre recursos propios, el ROE de los últimos doce meses crece hasta el 13,7% desde el 9,8% de hace un año, situándose en los niveles más elevados de los últimos años y "en una posición muy principal dentro del sector", con un ROTE del 14,5%.

Por su parte, la ratio de capital CET1 fully loaded alcanza el 12,2%, lo que supone una horquilla de 4,5 puntos porcentuales de diferencia respecto al mínimo exigido a Bankinter por el BCE, que es del 7,73%, el nivel más reducido entre la banca cotizada en España.

En cuanto a la ratio de morosidad, se sitúa en el 2,18%, dos puntos básicos menos que hace un año, con una cobertura sobre esa morosidad que crece hasta el 66,5%. Esa ratio de mora es en España del 2,4%, frente a un dato sectorial que de media alcanza el 3,56%, con datos a enero del Banco de España.

La ratio de eficiencia mejora de forma sustancial hasta el 35,7% desde el 41,6% de hace un año. Si se pone el foco en los datos de España esta ratio se sitúa en el 33,8%, "también en posiciones de cabeza en el sector", apuntan en el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Y en lo referente a la liquidez, cabe señalar que el volumen de depósitos sigue estando por encima del volumen de créditos, con una ratio del 102,6%, y con una LCR (Liquidity Coverage Ratio) media de los últimos doce meses que se sitúa en un "cómodo" 198%.

El margen bruto, por su parte, se sitúa al 31 de marzo en 615,9 millones de euros, lo que supone un alza del 23,3%, y ello a pesar del impacto que producen en la cuenta los mayores costes regulatorios, que suman lo equivalente a un 14% de ese margen bruto, con especial peso del nuevo impuesto a la banca, cuya cuantía asciende a 77 millones abonados íntegramente en este trimestre.

Un 22% de este margen bruto procede de los ingresos por comisiones de servicio, que han sumado en estos tres primeros meses 153 millones de euros, un 4% más, con especial crecimiento de las comisiones provenientes de actividades como el negocio de cobros y pagos y el de intermediación de valores, entre otras.

Y en cuanto al margen de explotación antes de provisiones suma en el trimestre 396,3 millones de euros, con un crecimiento en el periodo analizado del 35,8%, tras absorber unos costes operativos que se elevan un 5,7%, si bien de forma muy inferior al crecimiento de los ingresos.

En el lado del activo, la cartera de hipotecas residenciales suma al cierre de este primer trimestre un volumen de 34.300 millones de euros, agrupando el negocio hipotecario de tolas las geografías, frente a los 32.000 millones de hace un año. El crecimiento de la cartera hipotecaria en España ha sido del 1,9%, comparando ambos primeros trimestres, 2023 vs 2022, frente a unos datos sectoriales que a febrero decrecían un 1,1%.

Durante este primer trimestre de 2023, la nueva producción hipotecaria, incluyendo todas las geografías y marcas del Grupo, ha sumado 1.700 millones de euros, un 2% más que en el primer trimestre del año ejercicio.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar