Economía | Empresas

El consumo de cemento cae por segundo año consecutivo y se estancará en 2024

Será el quinto año consecutivo con el consumo de cemento estancado en el entorno de los 15 millones de toneladas. Las exportaciones cierran el año con una caída del 7,5%

Una hormigonera trabaja en una empresa de hormigón del Polígono Industrial Prado Overa.

Una hormigonera trabaja en una empresa de hormigón del Polígono Industrial Prado Overa. Jesús Hellín / Europa Press

El consumo de cemento en España cayó un 2,9% en 2023, en línea con las previsiones realizadas por Oficemen al inicio del pasado año. En términos absolutos se situó en 14.458.662 toneladas, con una pérdida de 426.192 respecto a 2022. Así se desprende de los últimos datos publicados en la Estadística del Cemento.

La patronal subraya el comportamiento atípico del consumo a lo largo del pasado año, que solo registró valores en positivo en los meses de enero, marzo y mayo. Lo atribuye al contexto de inestabilidad económica vivido durante los últimos ejercicios.

Desde la pandemia, son ya tres años de estancamiento que ha afectado a la ejecución de las inversiones públicas, pero también a la toma de decisiones empresariales en el mercado privado.

Desde Oficemen prevén que 2024 sea un año de “crecimiento 0” para el consumo de cemento, que se traduciría en un volumen similar al de 2023, con unos 14,5 millones de toneladas.

"Sin tener en cuenta los datos registrados en 2020 -año de la pandemia-, 2024 será el quinto año consecutivo con el consumo de cemento estancado en el entorno de los 15 millones de toneladas", dice el presidente de Oficemen, Alan Svaiter.

“Si nos comparamos con otros países, podemos ver cómo el consumo de cemento per cápita de España, con unos 317 kg/hab./año, se encuentra un 34% por debajo de los 480 kg/hab./año de la media europea", añade.

El consumo de cemento proviene, aproximadamente en un 44/56%, del mix de obra pública y edificación residencial y no residencial, respectivamente, por lo que el consumo depende en gran medida de su evolución.

La licitación oficial ha ralentizado su crecimiento el pasado año hasta un 1,9% hasta noviembre, según los datos de la patronal Seopan. En cuanto a la inversión en infraestructuras, dice Oficemen, "el ejercicio podría cerrarse con cifras inferiores a las de 2022 –entre un 3% y un 5%- motivado principalmente por el descenso de la inversión en las administraciones autonómicas y locales".

Los actuales volúmenes de licitación se encuentran muy alejados de las cifras reales de ejecución –según Seopan un 3% de las licitaciones de obra pública quedaron desiertas en 2023. La patronal dice apostar por la colaboración público-privada como una de las soluciones para el impulso de la obra civil.

En edificación, los últimos datos oficiales reflejan que hasta el mes de octubre la superficie total a construir ha caído un 1,5%. Aunque el mercado residencial ha crecido un 2,5%, hasta alcanzar las 91.620 viviendas visadas, y se espera alcanzar las 111.000 unidades al cierre de 2023; la edificación no residencial, que aglutina inversión pública y privada, ha lastrado el conjunto de la edificación, con una caída del 13,4% en el total de m2 visados hasta septiembre.

Para 2024, la patronal prevé un escenario ligeramente al alza en el mercado residencial, con 116.000 nuevas viviendas construidas, y la estabilización del no residencial, que se situaría en 4,8 millones de m2 construidos, una cifra similar a la de 2023.

En cuanto a la inversión en infraestructuras para el próximo año, no se atreven a hacer pronósticos sin tener claros los presupuestos de las diferentes administraciones públicas. El departamento de Estudios de la organización ha tomado como posible escenario una tasa media de crecimiento del 1,5%.

"2024 podría estar sujeto a mayores restricciones presupuestarias, como consecuencia de la reactivación de las medidas de déficit de la UE, por lo que el resultado final de consumo de cemento podría sufrir variaciones", avisan.

En cuanto al mercado exterior, las exportaciones de cemento y clínker han caído un 7,5% en 2023, lo que, en valores absolutos, supone un volumen total de 5.244.458 t, con una pérdida de 423.153 t respecto al pasado año.

No obstante, España habría recuperado su liderazgo en el ranking total de exportaciones UE, alcanzando la suma de 5,6 millones de toneladas exportadas (intra y extracomunitarias) en el periodo de 12 meses analizado.

En el caso de las exportaciones extracomunitarias, España lidera el ranking de la UE con 2,4 Mt. Mientras que, en el caso de las intracomunitarias, España, con 3,1 Mt, se sitúa en segundo lugar por detrás de Alemania (4,5 Mt).

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar