Economía

Las acciones de la banca representan la mitad de las inversiones de los españoles en el Ibex 35

La proporción de inversión minorista del total de las compras negociadas del selectivo se situó en el 7,4%

Varios paneles y monitores muestran en el parqué madrileño la evolución de la Bolsa española. EFE/ Ana Bornay

El Ibex 35 registró un buen año en 2023. El selectivo español cerró con una subida del 22,7%, su mejor año desde 2009. Esta buena evolución también se refleja en las inversiones minoristas, es decir, en las que los ciudadanos hacen directamente y no a través de un fondo. Por ello, la proporción de inversión minorista del total de las compras negociadas se situó en el 7,4% frente al 6,2% del año anterior. En el lado de las ventas, la proporción fue del 9,1%. 

Es decir, según los datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, los inversores minoristas aumentaron su interés en el Ibex 35. Y sobre todo mostraron su interés en el sector financiero. La encuesta de la CNMV muestra que la mayor parte de los valores negociados pertenecieron al sector financiero, con lo que creció aún más su relevancia hasta el 49,1% del volumen total, frente a un 39,3%, del año anterior. 

Este crecimiento tan significativo supuso la disminución en el peso del resto de sectores, destacando la bajada del sector de la energía de un 21,4% en 2022 a un 16,6% en 2023 y la de las compañías industriales, de un 15,4% a un 12,6%. El sector de las comunicaciones fue una excepción a estos decrecimientos generalizados por parte de la mayor parte de sectores, ya que su participación pasó de un 5,4% a un 6,3%.

Esta confianza en el sector financiero se debe, entre otras cosas, a que es un sector que se ha visto beneficiado por la subida de tipos hasta el 4,5%. Los seis bancos que cotizan en el Ibex 35 han registrado beneficios récord y han tenido buen comportamiento en el selectivo. Además, hay que destacar que son valores con una gran capitalización. De hecho, Banco Santander, BBVA y Caixabank son el tercer, cuarto y quinto valor con mayor capitalización del Ibex. Hay que destacar los dos primeros, cuyo valor en bolsa es de 61.000 millones y 54.000 respectivamente.

Los datos de 2023 reflejan un crecimiento en la participación de inversores minoristas dentro del mercado de renta variable. En los años anteriores, se reflejó cómo esta había aumentado de forma significativa con el comienzo de la pandemia en 2020, para luego disminuir al año siguiente. Sin embargo, en 2022 retomó una senda ligeramente creciente, que se acentuó de forma notable en 2023.

Durante el año pasado, el volumen de compras de los inversores minoristas sobre acciones del Ibex 35 fue de 20.611 millones de euros y el de ventas de 25.216 millones, lo que supone un descenso del 2,9% en el primer caso respecto a 2022 y un aumento del 5,5% en el segundo. Estos volúmenes, al igual que el año pasado, son inferiores a los registrados durante la pandemia, pero superiores a los observados antes de la misma. En 2023, como en los dos años anteriores, volvió a ser más cuantiosa la posición vendedora de los minoristas. 

Según los datos de la CNMV, en 2023 se produjo un hecho similar al año anterior, y es que los importes agregados de compras disminuyeron en menor medida que el número de operaciones efectuadas. La explicación reside en el mismo aspecto, y es que el volumen mediano de las operaciones totales efectuadas aumentó en la mayor parte de los grupos de edad, a excepción del grupo más joven (de los 18 a los 34 años). En este grupo se pasó de un volumen mediano de 2.000 a 1.871 euros, mientras que en los demás grupos hubo subidas de alrededor de 300-400 euros por cada tramo de edad.

En consonancia con lo que se produjo en los años anteriores, la proporción mayoritaria del volumen negociado con acciones del Ibex 35 siguió realizándose por hombres, aunque esta se redujo levemente (79,4% en 2023 frente a un 81,1% en el año anterior). El porcentaje negociado por mujeres descendió ligeramente del primer al segundo trimestre para después crecer en los siguientes dos trimestres. En el conjunto de 2022 su participación fue del 20,6%.

Respecto a la edad media del inversor, esta siguió, en el caso de los hombres, la tendencia creciente iniciada tras la disminución significativa que se había producido en 2020 a causa de la incorporación de un gran número de inversores jóvenes en la pandemia. De esta forma, la edad promedio fue de 51,9 (51,6 en 2022). En el caso de las mujeres, la edad media se mantuvo igual a la del 2022, en 54,8 años.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar