Empresas DIEGO FERNÁNDEZ INFANTE / Presidente de Arquimea Group

"El ciudadano tiene que empezar a exigir pruebas PCR si queremos que esto cambie"

Diego Fernández Infante, ingeniero y presidente de Arquimea Group, en el laboratorio de su empresa.

Diego Fernández Infante, ingeniero y presidente de Arquimea Group, en el laboratorio de su empresa. FOTO CEDIDA

Es doctor ingeniero en Telecomunicación, tiene 42 años y dirige una compañía tecnológica que emplea a 250 trabajadores y factura 40 millones de euros al año. Arquimea Group, la compañía que preside Diego Fernández Infante (Madrid, 1978), lidera un consorcio de laboratorios españoles que ha ofrecido al Ministerio de Salud y a las comunidades autónomas su capacidad productiva para hacer hasta 10.000 test PCR para el diagnóstico de coronavirus. No ha obtenido respuesta.

Fernández Infante asegura que no les mueve el negocio sino el deseo de ayudar a «dar respuesta a esta necesidad», lo que les ha llevado a colaborar en el desarrollo de un respirador español y a fabricar en tres días 4.000 pantallas de protección que han repartido en hospitales de Madrid, Alicante y Barcelona. Especialista en polímeros electroactivos, jugador aficionado de tenis y fumador empedernido de puros, el empresario advierte: «La libertad sólo se logrará con un test fiable que me diga si puedo ir a darle un abrazo a mis padres o si puedo ir a trabajar sin contagiar a mis compañeros».

Pregunta.-¿Le ha contestado ya el Ministerio de Sanidad a los ofrecimientos que les hizo el 2 y el 10 de abril para poder a su disposición toda la capacidad de producción del consorcio de laboratorios que lidera su empresa a fin de hacer pruebas PCR masivas?
Respuesta.-He vuelto a hablar con ellos y no ha habido ningún cambio. Ni el Gobierno ni las comunidades autónomas tienen intención de contratar. Y hablo con ellos habitualmente. Nadie ha contestado por escrito.

P.-¿En qué consistía exactamente su ofrecimiento?
R.-Los gobiernos central y autonómicos están comprando componentes y poniendo a universidades y hospitales públicos a hacer diagnóstico de la covid-19. Yo lo que les propuse fue que, en vez de comprar la piezas por separado y que ellos aprendiesen a realizar PCR, que contaran con nosotros. Somos varios laboratorios dedicados al diagnóstico y tenemos los componentes. Es sentido común; si tú necesitas rápidamente hacer test a la población, en vez de ponerte desde cero a aprender te apoyas en el que sabe hacerlo. Es como si necesitaras un coche y empiezas a comprar las ruedas, el volante… Lo más grave es que envié al Instituto de Salud Carlos III -a petición suya- mi lista de proveedores para que viesen si lo que hacíamos nosotros era con buenos materiales, comprobaron que eran los mejores del mercado y se pusieron a llamarlos para comprarles a ellos y construir el coche con mis materiales.

El Gobierno está comprando los hisopos para las muestras a un precio diez veces más caro del que lo adquiere cualquier laboratorio»

P.-Con lo cual ya no se necesita a este consorcio de laboratorios…
R.-En vez de contratar nuestros servicios, lo que ha quedado claro es que no cuentan con los laboratorios privados que se dedican a hacer diagnóstico PCR clínico. Ni conmigo ni con nadie. No han contratado a nadie.

P.-¿Todos los test se están haciendo en centros públicos?
R.-Correcto.

P.-¿Ello supone un abaratamiento de costes?
R.-Cuando vas a un hospital público no te cobran, por lo que la percepción que tiene el ciudadano es cero. Pero sale muchísimo más caro haciéndolo de esa manera.

P.-¿Por qué? Explíquese…
R.-Muy sencillo. En el sistema público, casi todos los procesos de extracción que se utilizan son manuales. Para que se haga una idea, esos laboratorios están haciendo entre 200 y 400 al día. Solamente con uno de nuestros robots, y tenemos cinco, tenemos capacidad para 2.000 al día. Lo más sensato hubiese sido contar con laboratorios privados que son capaces de industrializar el proceso. Si al sueldo del funcionario le pones valor cero, el coste de la prueba en el sistema público te saldrá a 50 euros. Pero si cuentas su salario, el laboratorio… se dispara.

P.-¿A cuánto le han ofrecido ustedes la prueba?
R.-A 96 euros.

P.-¿Y ese precio qué incluye?
R.-Todo. Incluíamos el envío de los hisopos, la recogida de la muestra una vez tomada en el hospital o en la residencia de mayores que nos dijesen y todo el proceso de laboratorio: extracción del ARN, la PCR, el diagnóstico y la custodia de todo el proceso. En los últimos días están regalando licencias a universidades, departamentos, institutos… para hacer diagnóstico. Eso está bien cuando ya has cubierto todos los laboratorios que saben hacer su trabajo y quieres ampliar capacidad, pero lo que no tiene ningún sentido es empezar con los que están aprendiendo y dejar fuera a los que saben. Ningún sentido.

Cuando montamos la línea de producción y compramos los kits, evaluamos a todos los hoy proveedores de Sanidad y los descartamos a todos»

P.-¿Conoce el dato de cuántas pruebas se están haciendo al día en Alemania, un país con muchos menos contagios y fallecidos que en España?
R.-En Alemania están haciendo 80.000 pruebas PCR al día. Lo han hecho contratando a todos los laboratorios que sabían hacer este trabajo y después han empezado a habilitar a gente que estaba aprendiendo. Es una barbaridad que en España haya laboratorios que se dedican a esto sin trabajar para el sistema público y los de universidades públicas empiecen a aprender a hacer diagnóstico clínico.

P.-¿En cuánto tiempo ofrecen los resultados?
R.-Para urgencias, en dos horas. De forma normal, en 24 horas.

P.-Entiendo que el consorcio de laboratorios que usted lidera tiene una capacidad para hacer 70.000 pruebas PCR a la semana durante el tiempo que sea necesario…
R.-Sí, eso sería para empezar. Si yo viese que hay necesidad en el país o que tengo contratos con la sanidad pública para hacer más test, tengo suministros de mis proveedores garantizados para más robots, fungibles… Podemos hacer más. Si tú para resolver un problema de producción no cuentas con las empresas productivas, para ti es un problemón. Pero si cuentas con la industria… Te duplico la capacidad cada dos semanas. No es que seamos más listos, es que nos dedicamos a esto y es nuestro trabajo.

P.-¿Ha leído las condiciones de los contratos de emergencia que ha adjudicado el Ministerio de Sanidad para aprovisionarse de kits de diagnóstico rápido y de componentes para PCR?
R.-Sí. Y veo cosas muy extrañas.

P.-¿Por ejemplo?
R.-Cuando nosotros compramos los kits PCR para montar nuestra línea de producción evaluamos a casi todos los que hoy son proveedores del Gobierno y los descartamos. La realidad es que no son para nada el mejor kit del mercado. Los kits PCR que evalúan la covid-19 se miden por el número de genes que miden. Es lo que te permite tener fiabilidad. La PCR analiza el ARN y, mediante la identificación de tres genes, se sabe si es covid-19 o no. Nosotros elegimos el que la FDA [Administración de Alimentos y Medicamentos] americana considera número uno, el que mide tres genes. Aquí uno mide dos y el resto, uno. Son kits desarrollados por empresas españolas, que tienen mucho mérito, pero que no tienen capacidad de producción. Es imposible que puedan garantizar el suministro de una cantidad grande. Nosotros contratamos el kit PCR de una empresa americana que es la número uno del mundo y que cotiza en Bolsa. Elegimos a la más solvente y a un precio más barato de lo que está comprando el Gobierno. No puedo entenderlo. Supongo que ahora ya la contratarán porque nos han preguntado y le hemos dicho cuáles son nuestros proveedores.

Es una barbaridad que en España haya laboratorios que se dedican a hacer pruebas PCR y no estén trabajando para el sistema público»

P.-¿Qué lógica tiene que se compre un producto más caro y de peor calidad?
R.-Creo que la explicación es que el Gobierno está aprendido a comprar cosas y está comprando mal. Los hisopos que se utilizan para tomar la muestra los han comprado aproximadamente diez veces más caros que los que compramos nosotros y cualquier otro laboratorio del país. El Gobierno se ha equivocado de estrategia. La misión del Instituto Carlos III no es hacer análisis diagnósticos clínicos, sino investigar. No tiene sentido que estén dando lecciones de cómo se diagnostica un virus a empresas que se dedican a esto. Tiene sentido que los científicos del Carlos III hagan auditorías a los laboratorios, pero no que sean la referencia para hacer test. Habría que contar con la industria española. Es como si le dices a Inditex que te vas a poner a hacer ropa en los talleres públicos. Inditex te diría que muy bien, pero que ellos saben comprar la ropa, tejerla y transportarla. ¿No sería mejor encargarle la ropa a Inditex?

P.-Por lo que ha leído en los contratos adjudicados por Sanidad, ¿la extracción del ARN se está haciendo manual o de forma automática?
R.-Tengo la sensación de que se está haciendo manual en la mayoría de los centros públicos. De hecho, hace poco han regalado unos robots al Instituto Carlos III para intentar automatizar más la extracción de ARN. Eso es lo que hay en todas las empresas que se dedican a esto.

P.-Entiendo que el hecho de que el proceso sea manual o automático influye directamente en el número de pruebas que se pueden realizar al día.
R.-Por supuesto. De todas formas, mi análisis es un poco más profundo. Yo creo que no se quieren hacer PCR. Ésa es mi sensación.

P.-Pero eso es fundamental con vistas al desconfinamiento, ¿no?
R.-Pues sí, pero por algún motivo no se quieren hacer PCR. Para frenar una pandemia o hacer un desescalado, lo que hay que hacer es medir a los asintomáticos y sacarles de la vida social para que no se propague el virus. Esto es lo que ha hecho Alemania y otros países de nuestro entorno. Pero en España no se puede hacer. El protocolo en vigor dice que sólo se pueden hacer pruebas PCR a pacientes que tengan un cuadro clínico de infección respiratoria aguda y por prescripción médica. Los colectivos de residencias de mayores, por ejemplo, están asustadísimos porque no pueden hacer test a sus sanitarios. Ese documento se hizo en un momento en que las UCI estaban llenas de pacientes y había que hacerle PCR a quien entraba.

P.-Entiendo que sería muy caro hacer pruebas PCR de forma masiva.
R.-Esto es muy sencillo. ¿Qué cuesta tener a la gente sin trabajar? Miles de millones. ¿Qué cuesta tener a la gente trabajando y hacerle un test cada 15 días? Ya se lo digo yo: 200 euros. ¿Cualquier empresa no pagaría eso por seguir trabajando con tranquilidad? Es de libro. Si esto fuera una guerra sería como negarle las balas a los que están luchando.

La libertad sólo se logrará con un test fiable que me diga si puedo abrazar a mis padres o ir a trabajar sin contagiar a mis compañeros»

P.-¿Los laboratorios estáis pudiendo hacer test PCR a clientes privados?
R.-Cada vez estamos haciendo menos porque la gente tiene miedo a incumplir el protocolo de administración de PCR. No se pueden hacer a personas asintomáticas. Estaba pensado para aplicar en la UCI a todos los pacientes con cuadros graves porque había carencia de PCR, pero ahora que la afluencia a las unidades de cuidados intensivos ha bajado hay que actualizar ese protocolo. De lo contrario, la desescalada va a ser un desastre.

P.-¿Pueden incurrir en eventuales responsabilidades penales los responsables de residencias de mayores, por ejemplo, si no realizan pruebas PCR y el familiar de un fallecido denuncia después?
R.-Hasta hace dos semanas podías utilizar la excusa de que no había PCR en el mercado pero ya hay muchísimas. No sé si responsables legales pero sí morales. Yo no soy experto en leyes, pero no hacer test recurrentes en una residencia de ancianos y esperar a que la situación se descontrole y se produzcan muertes… A mí me quitaría el sueño.

P.-¿Ha perdido ya la esperanza de trabajar para las administraciones públicas?
R.-He perdido la esperanza de trabajar para el sector público porque creo que es imposible. Sí creo que las empresas, hospitales privados y residencias de mayores están deseosos de utilizar la prueba más fiable que hay en el mercado, que es la PCR, para hacer frente a la pandemia y evitar la propagación en sus centros. Espero que los ciudadanos reclamen PCR. Me parece que la libertad es un derecho constitucional. Y la libertad a día de hoy sólo se logra con un test fiable que me diga si puedo ir a darle un abrazo a mis padres o si puedo ir a trabajar sin contagiar a mis compañeros. El ciudadano tiene que empezar a exigir PCR, disponibles en el mercado como compras fruta. Esto no es ya un problema del Gobierno sino de la sociedad. Si queremos que esto cambie habrá que exigirlo.

P.-Habrá quien interprete que este discurso obedece a su interés por ganar dinero como empresario…
R.-Mis empleados se hacen una PCR cada 15 días para poder trabajar seguros en la compañía. Nos hemos metido aquí no para ganar, sino para perder no demasiado dinero. No hemos entrado para especular ni mucho menos. Si hay PCR en el mercado, ya no pido que el Gobierno las compre y las dé gratis. Pero por lo menos que dé la opción de ponerlas a disposición del ciudadano.

Comentar ()