El Corte Inglés lanzará este lunes una nueva emisión de bonos por un importe agregado de principal de 400 millones de euros con vencimiento en 2024. Esta cifra es inferior a la que la compañía tenía previsto emitir en un principio, que era de unos 600 millones de euros, una decisión que ha tomado tras realizar un road show (una presentación a inversores para sondear el mercado y conocer su apetito) la pasada semana.

Los fondos que obtenga con la emisión, junto con el efectivo reconocido en el balance, se utilizarán para fines corporativos generales, incluida la cancelación o amortización de su deuda en el momento de su vencimiento y para pagar honorarios, comisiones y gastos (incluidas las comisiones de los compradores iniciales y los gastos legales, contables, así como otras comisiones y gastos).

La compañía utilizará los fondos para amortizar deuda y pagar comisiones y gastos

En concreto, los bonos serán obligaciones senior del grupo de distribución y estarán garantizados por ciertas filiales. Los intereses de los bonos se devengarán desde la fecha de emisión y serán pagaderos en efectivo a semestre vencido.

El precio de la oferta y el importe principal de los bonos, junto con otras condiciones, se determinarán en el momento de la fijación del precio de la oferta con sujeción a las condiciones del mercado.

El Corte Inglés ha regresado al resultado bruto de explotación (Ebitda) positivo en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal (entre el 1 de junio y el 31 de agosto), dejando atrás los números rojos de 510 millones de euros del resultado neto de los tres primeros meses (marzo, abril y mayo) marcados por el impacto del Covid-19.

Pérdidas por provisiones

Dichas pérdidas incluyen unas provisiones de 338 millones de euros, según explica el grupo presidido por Marta Álvarez, que resaltó recientemente que la emisión de bonos está avalada por la «sólida» respuesta de la compañía durante la etapa del confinamiento.

Pese a tener durante el primer trimestre la totalidad de las tiendas cerradas, con la excepción de las áreas de alimentación, El Corte Inglés alcanzó unas ventas para el negocio ‘retail’ del 59% de media comparado con el mismo trimestre del año anterior.

Ello ha sido posible gracias al comportamiento del negocio de alimentación, que ha crecido más de un 25%, y a la «fuerte» demanda recibida para los productos a través de la plataforma ‘online’, con un crecimiento de pedidos que se ha multiplicado por cinco.

Al término de agosto, El Corte Inglés contaba, gracias a su política financiera, con una liquidez de 2.192 millones de euros, una de las cifras más altas de su historia, según ha subrayado el grupo, que situaba la deuda a la misma fecha en 3.266 millones de euros.