Educación

Las redes de distribución, un sector de futuro y accesible a través de la FP dual

La electrificación exige grandes inversiones para renovar y digitalizar la red de distribución, así como profesionales capaces de llevarlo a cabo. La FP dual ofrece una puerta de acceso a una profesión con un índice de empleabilidad cercano al 100%

La electrificación exige grandes inversiones para renovar y digitalizar la red de distribución, así como profesionales capaces de llevarlo a cabo. La FP dual ofrece una puerta de acceso a una profesión con un índice de empleabilidad cercano al 100%.

Trabajos de sustitución del cableado realizado durante noviembre en las torres de alta tensión de la bahía de Cádiz, propiedad de Endesa. Fernando Ruso / Endesa

Cuando pensamos en el proceso de electrificación de la economía necesario para avanzar en los objetivos globales de descarbonización, habitualmente ponemos el foco en la generación: en aquellas tecnologías, como la eólica o la solar, que permiten obtener energía limpia. Pero un aspecto clave de este proceso son las redes de distribución. El nuevo paradigma energético exige redes más eficientes, versátiles y resilientes que articulen un sistema cada vez más complejo y descentralizado. Redes capaces de responder inmediatamente a los flujos de demanda y suministro gracias a procesos de inteligencia artificial y datos. Esta auténtica revolución en la infraestructura eléctrica requiere de grandes inversiones, pero también de profesionales cualificados. Para ayudar a cubrir esta demanda de capital humano, Endesa ha colaborado con seis comunidades autónomas en la puesta en marcha de un programa de FP dual que ha comenzado este curso en 27 institutos españoles.

«Hay mucho trabajo hoy y va a haber muchísimo trabajo en el futuro, porque lo que llamamos la electrificación de la economía, la sustitución de los combustibles fósiles por electricidad en la inmensa mayoría de los sectores económicos es imparable, y ese cambio necesita de unas redes de distribución cada vez más digitalizadas y más eficientes que lo hagan posible», explica José Manuel Revuelta, director general de Redes de Endesa. «No hay disponible una formación profesional ad hoc para las redes de distribución, y el objetivo de este programa es crearla», añade el responsable de Compras de esta división de la compañía, Josep Maria Sayols. Él y Patricia Polite, responsable de Proyectos de Sostenibilidad y Economía Circular, han sido los encargados de diseñar esta iniciativa.

Hasta 500.000 empleos hasta 2030

«Este proyecto ha surgido en un momento muy oportuno. Tenemos por delante unas inversiones muy importantes en redes de media y baja tensión en los próximos años, existe un déficit de profesionales, y las Administraciones tienen el deseo de impulsar la FP dual», detalla Polite a El Independiente. Esta modalidad educativa, que combina la formación en el centro con las prácticas en empresas, es el vehículo idóneo para responder a necesidades reales del tejido productivo como la identificada por Endesa.

Según un informe elaborado por la patronal eléctrica europea Euroelectric, la asociación de empresas de distribución E.DSO y Deloitte, durante la presente década las redes de la Unión Europea y el Reino Unido requerirán una inversión de entre 375.000 y 425.000 millones de euros, con un potencial de creación de empleo de hasta 500.000 puestos de trabajo. Solo entre 2023 y 2025, Endesa tiene previsto invertir 2.600 millones de euros en el desarrollo, modernización y ampliación de su red, de los que cerca de 1.100 millones se destinarán a digitalización.

Formación específica en redes

Hace algo más de un año, Endesa trasladó a las consejerías de Educación de las comunidades autónomas donde tiene negocio de distribución –Aragón, Cataluña, Baleares, Andalucía, Extremadura y Canarias– la oportunidad de adaptar a la FP la formación específica de la compañía en materia de redes. Después de meses de trabajo con cada una de ellas y de la correspondiente capacitación del profesorado, se ha incorporado en 27 centros un módulo de unas 130 horas al ciclo de grado medio en instalaciones eléctricas y automáticas y al ciclo de grado superior en sistemas electrotécnicos y automatizados.

El módulo incluye contenidos sobre redes de distribución, seguridad, trabajos en altura, trabajos en tensión o instalaciones subterráneas, entre otras materias. «Pertenecen a una formación propia de Endesa que exigimos a cualquiera que vaya a operar en nuestras redes», y que normalmente corresponde impartir a las empresas contratistas que trabajan con la compañía. Adelantar esta formación tiene la doble virtud de ahorrar a los contratistas los costes de tiempo y dinero que implica y anticipar la incorporación de los alumnos al mercado de trabajo.

Empleabilidad del 100%

La parte práctica es otro de los aspectos clave de la FP dual y de la propuesta de Endesa. En enero, solo tres meses después de comenzar su ciclo, los estudiantes iniciarán sus prácticas en empresas locales que trabajan con Endesa. «Esto nos garantiza que el alumno, antes de obtener el título, estará al menos un año en una empresa», explica Juanjo Martínez Toribio, profesor de la Escola del Treball de Lleida. Él es uno de los docentes que participa en esta experiencia piloto. Para ello, recibió el pasado verano formación práctica por parte de técnicos de Endesa. «Ellos me han certificado a mí y yo puedo certificar a mis estudiantes. Así, cuando terminen su ciclo, además del título contarán con un certificado que les faculta para empezar a trabajar» en redes de media y baja tensión.

Este profesor e ingeniero confirma la enorme demanda existente de este tipo de profesionales. «Cada año colocamos al 100% de los alumnos. Un 95% se quedan en las empresas con un contrato indefinido, y los que no lo hacen es porque han decidido estudiar una ingeniería superior», apunta.

Una carrera de futuro

Uno de los objetivos del programa es que los alumnos consideren esta profesión «como lo que es, una carrera de futuro, interesante, con trabajo prácticamente garantizado, buenas condiciones laborales y resistente ante las crisis», subraya Polite. «Se trata de una formación específica en distribución, pero que te abre muchas posibilidades para poder trabajar en otros campos relacionados, como instalaciones de autoconsumo en viviendas». Con su propuesta de creación de valor y empleabilidad, este proyecto busca también aprovechar la capilaridad territorial de Endesa para contribuir a la mejora social aportando formación y empleo en lugares de la España vaciada. 

Ahora que la experiencia está en marcha, desde la compañía confía en «atraer talento joven, y sobre todo talento joven femenino, porque en general el sector eléctrico y de la energía es muy masculino, y el de la distribución y el trabajo en redes incluso más, pero cuenta con aspectos tecnológicos y de innovación muy atractivos». Lo corrobora Martínez Toribio, que cada curso visita centros de secundaria informando y animando a los alumnos, y especialmente a las alumnas, para que apuesten por la formación profesional. «Que no piensen que por ser un ciclo industrial es cosa de hombres. Todos los años tenemos entre dos y tres chicas», un 10% del total, «y el nivel de sus proyectos es una pasada».

Te puede interesar