Los bancos más grandes del mundo ya no son suizos o estadounidenses. La banca procedente de Asia ha conseguido imponerse al resto del mundo hasta convertirse en la líder absoluta del sector. Cinco de los bancos más grandes del mundo son asiáticos y, de ellos, cuatro son chinos. El gigante asiático también gana la carrera de la banca en el nuevo orden mundial.

Entre los quince bancos de mayor tamaño del mundo se encuentran cuatro chinos (Industrial & Commercial Bank of China, China Construction Bank, Agricultural Bank of China y Bank of China), cuatro japoneses (Mitsubishi UFJ Financial Group, Japan Post Bank, SMBC Group y Mizuho Financial Group), uno suizo (HSBC), cuatro estadounidenses (JP Morgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo) y dos franceses (BNP Paribas y Crédit Agricole), de acuerdo con un informe sobre el futuro de la banca elaborado por PwC.

Se trata de una estructura muy diferente a la que reinaba en el mundo de 2007, un mundo que aún no había conocido la que sería la peor crisis financiera de su historia.

Los gigantes europeos y estadounidenses se conforman ahora con seguir el ritmo a los asiáticos

En aquel momento, cuando Lehman Brothers aún estaba en pie y no había prendido la chispa de la Gran Depresión, el mayor banco por activos del mundo era Royal Bank of Scotland, con 3.770 billones de dólares en activos.

Su destino es de sobra conocido. Este liderazgo mundial se disolvió por completo tras la crisis financiera, que le llevó a necesitar un rescate sin precedentes por parte del Gobierno de Reino Unido.

Similar es la historia del que ocupaba el número dos por aquel entonces, otro gigante que tampoco logró mantener su puesto entre los más grandes. El alemán Deutsche Bank, con 2.950 billones de dólares en activos, era el segundo banco por tamaño a nivel mundial en 2007. La crisis financiera también y el fuerte deterioro que infligió en el banco también se llevaron por delante el liderazgo del alemán.

Entre los grandes también estaban antes de la crisis financiera BNP Paribas, UBS, Barclays, HSBC, Citigroup, Crédit Agricole, Bank of America, Société Générale, JP Morgan, ABN Amro, UniCredit, ING Bank y el japonés Mizuho, el único banco asiático que lograba colarse en la lista de los grandes en 2007.

Los ganadores han cambiado

Desde entonces, las cosas han cambiado mucho. De entre los bancos que estaban en lo más alto antes de la crisis financiera solo conservan músculo siete de ellos. Los grandes bancos de siempre han sido sustituidos por los asiáticos, que han logrado liderar con creces el mercado mundial.

Industrial & Commercial Bank of China (ICBC), con 4.320 billones de dólares en activos, es el mayor banco del mundo por tamaño, seguido por China Construction Bank (3.650 billones), Agricultural Bank of China (3.570 billones) y Bank of China (3.270 billones). Los cuatro mayores bancos del mundo ya son chinos.

Los gobiernos decidieron que no podían proteger más un sistema financiero en el que el capital y el riesgo son globales y los rescates financieros, locales»

El quinto puesto es para un japonés, el Mitsubishi UFJ Financial Group (2.890 billones de dólares en activos) y solo a partir del sexto lugar aparecen nombres occidentales.

Los gigantes financieros HSBC (2.710 billones), JP Morgan (2.680 billones), Bank of America (2.430 billones), BNP Paribas (2.420 billones) y Crédit Agricole (2.250 billones) se conforman ahora con situarse a continuación de los asiáticos.

Detrás de este sorpasso de los asiáticos a los occidentales se encuentra la crisis financiera. Como explican los analistas de PwC, «en el despertar de la crisis financiera global la regulación se enfocó en reducir el tamaño de las principales entidades financieras del mundo (principalmente bancos), pues los gobiernos decidieron que no podían proteger más un sistema financiero en el que el capital y el riesgo se despliegan por todo el mundo, pero los rescates financieros son totalmente locales».

«En consecuencia, hemos visto un aumento en el tamaño y el alcance de las entidades chinas, mientras que el encogimiento de muchas entidades europeas ha sido dramático», apuntan en su informe.

Los que no aparecen por ninguna parte entre los quince primeros del mundo son los bancos españoles. Santander, el más grande por activos a nivel de grupo, cerró el primer semestre con 1.572 billones de euros en activos (1.846 billones de dólares), muy cerca, eso sí, del último de la lista actual, el japonés Mizuho Financial Group (1.870 billones de dólares).