Economía | Finanzas

El Banco de España no descarta una crisis financiera y pide evitarla "a toda costa"

El supervisor no trabaja con este escenario, pero pide al Congreso hacer lo posible para evitar que la crisis se traslade al sistema bancario

El gobernador del Banco de Espana, Pablo Hernández de Cos, comparece en el Congreso. EFE

La banca española tiene un nivel de resistencia alto, pero no infinito. El Banco de España ha alertado este martes de que es necesario evitar «a toda costa» una crisis financiera, que podría llegar si la economía entrara en un escenario más adverso que el pronosticado por el supervisor, que estima que el Producto Interior Bruto (PIB) se desplomará entre un 10% y un 12% este año, con una fuerte recuperación en 2021.

«Una crisis que empezó siendo sanitaria y luego económica hay que evitar a toda costa que se convierta en una crisis financiera», ha apuntado el gobernador, Pablo Hernández de Cos, durante una comparecencia en la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso. El supervisor ha apuntado que no es posible «descartar esos escenarios tan severos», en los que, de materializarse, se exigiría una actuación de política económica «contundente» en la que «no cabe descartar ninguna posibilidad».

El objetivo no es salvar a los bancos. Las crisis que tienen un componente financiero son más dramáticas y más persistentes»

Pablo Hernández de Cos

En su opinión, el objetivo de que España no incurra en una crisis financiera «no es salvar a los bancos», sino que la experiencia demuestra que las crisis que tienen un componente financiero «son más dramáticas y más persistentes».

«Para el bienestar de los ciudadanos, esa actuación contundente sin descartar ningún tipo de medida está justificada», ha señalado, para después añadir que «no es el escenario central» con el que trabajan los supervisores.

En todo caso, el gobernador ha insistido en que el sistema bancario, aunque haya llegado a esta crisis en mejor posición que la que tenía en 2008, no debe ser «complaciente con esta situación», pues el sector «tiene una baja rentabilidad» y esta situación «se va a exacerbar a corto plazo».

Cerrar oficinas y ajustar plantillas

En este sentido, el gobernador considera que es «peligroso» y preocupante para la estabilidad financiera, «y para los ciudadanos en último término», mantener entidades bancarias que están «sobredimensionadas». «No nos podemos permitir entidades bancarias que tienen un exceso de capacidad», ha añadido.

No nos podemos permitir entidades bancarias que tienen un exceso de capacidad»

Pablo Hernández de Cos

«El problema de la baja rentabilidad también compete a esta Cámara [el Congreso], porque si no somos capaces de solucionarlo acabará creando un problema de estabilidad financiera», ha apuntado.

Para Hernández de Cos, en este contexto tienen sentido las fusiones entre entidades, sobre las que en todo caso la «motivación» y la «responsabilidad» recae en los propios bancos. El papel del supervisor se limita a analizar una a una las fusiones para ver si generarían rentabilidad. «Si no hay sinergias, no va a mejorar la rentabilidad y tendríamos una entidad más grande (…) tiene que haber un proyecto que el supervisor pueda pensar que supone una mejora», ha apuntado.

El gobernador, preguntado por la fusión de CaixaBank y Bankia, ha explicado que el tamaño de los bancos es importante no solamente desde el punto de vista de la competencia, sino también de la resolución bancaria. En este sentido, ha afirmado que el tamaño que tendrá CaixaBank tras la integración de Bankia será «significativo, pero no más que el de otras entidades en el país». «Tenemos una regulación que adecúa los requerimientos de solvencia a ese tamaño», ha explicado.

«No rotundo» a la banca pública

Por otra parte, el gobernador ha contestado a las preguntas de los diputados sobre por qué es mejor la fusión de Bankia que mantenerlo como banco público. Hernández de Cos se ha preguntado para qué sería necesaria una banca pública y se ha contestado que si es para conceder crédito a clientes con un riesgo muy elevado la respuesta del supervisor sería un «no rotundo».

«Como supervisor de la banca privada y eventualmente de la banca pública, si ese es el objetivo le doy un no rotundo, si me va a crear un banco con un balance no saneado que me va a crear un problema de estabilidad financiera», ha respondido Hernández de Cos a los planteamientos de la diputada de Unidas Podemos, Roser Maestro.

En opinión del gobernador, para el caso de personas con un riesgo tan elevado que no reciben crédito por parte de los bancos el propio Parlamento tiene «opciones mejores», como crear subvenciones, sin tener que recurrir a un instrumento bancario.

«Claro que hay ejemplos internacionales [de banca pública], pero en el caso de este país, con los problemas de gobernanza que hubo en el pasado [con las cajas de ahorro] no puedo decir que la experiencia fuera muy positiva», ha concluido el gobernador.

Comentar ()