Economía | Finanzas

Accionistas críticos con Botín: "Dedíquese a ser influencer y a programas con Calleja"

ana-botin-santander-junta

Ana Botín, presidenta de Santander, durante la junta de accionistas. Santander

«Sería mejor que se fuera y se dedicara a sus cosas de influencer y a hacer programas con [Jesús] Calleja». Con estas palabras pedía la dimisión de Ana Botín, presidenta de Santander, uno de los accionistas que ha intervenido este martes en la junta de accionistas que el banco está celebrando en su sede operativa de Boadilla del Monte (Madrid).

Este accionista crítico no ha sido el único que ha mencionado la intervención de la presidenta de Santander hace semanas en Planeta Calleja, el programa presentado por Jesús Calleja. Otra accionista que quería preguntar sobre el impacto social del banco y su relación con el cambio climático ha hablado del programa al recordar que Botín viajó a Groenlandia precisamente para comprobar de primera mano el impacto del calentamiento global.

Soy feminista porque creo en la igualdad de oportunidades»

Ana Botín

Algunos accionistas han criticado la distribución de dividendos del banco, que este año consiste en la entrega de acciones en lugar de efectivo debido a la recomendación del Banco Central Europeo (BCE) de no pagar a los accionistas al menos hasta 2021.

Uno de ellos ha pedido explicaciones a Botín sobre por qué el banco va a entregar «estampitas» [en referencia a las acciones] en lugar de dinero en efectivo. Este mismo accionista ha criticado que «el consejo [de administración] se pone la medallita» del trabajo del «soldadito de abajo», en referencia a los empleados del banco.

«Los sueldos del consejo [de administración] son más que generosos, habida cuenta de que el trabajo de los últimos años no termina de dar buenos resultados para los accionistas», ha criticado otro, que ha pedido claridad a Botín sobre los futuros dividendos del banco, aunque ha reconocido que la presidenta de Santander «no tiene una varita [mágica], ni es maga, ni tiene una bola [de cristal] como Rappel».

A este respecto, Botín ha explicado que el banco tuvo que dar marcha atrás en el pago del dividendo que faltaba por pagar del ejercicio 2019 debido a la recomendación del BCE. «Éramos conscientes de que para miles de accionistas no era una buena noticia», ha lamentado Botín, pero ha recordado que su obligación era hacer caso al supervisor.

De hecho, ha explicado que en sus cinco años de gestión el banco ha repartido 19.000 millones de euros en dividendos, lo que implica un retorno del 14% sobre la inversión inicial.

El «asesinato» de Botín

Varios titulares de acciones han querido mostrar su opinión en relación con el banco, como es habitual en estas asambleas, si bien en la de hoy han salido a colación temas que poco tienen que ver con la gestión del consejo de administración de Santander.

Un ejemplo es la intervención de otro de los accionistas, que ha cuestionado a Botín sobre la polémica renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) propuesta por el PSOE, por el momento paralizada a la espera de llegar a un acuerdo con el PP. Este accionista ha calificado a Botín, con una intención peyorativa, de «referencia del feminismo».

La presidenta de Santander le ha respondido orgullosamente que es feminista. «Lo soy y lo soy porque creo en la oportunidad de oportunidades. Es bueno para el negocio», ha dicho.

Otro de los accionistas ha planteado a la presidenta de Santander una pregunta en relación con el supuesto «asesinato» de su padre, Emilio Botín, del que la ha acusado.

Ante esta cuestión, la presidenta de Santander ha rechazado «con rotundidad sus infundadas y maliciosas afirmaciones».

Comentar ()