El Banco de España cree que entre un 14,5% y un 18,7% de las empresas podrán ser insolventes al cierre de 2020 debido a la crisis económica de la pandemia, lo que supone una cifra considerablemente superior al 10,5% de compañías que estuvo en esta situación el año pasado.

La afectación final dependerá de la evolución de la pandemia y de cómo de fuerte sea el impacto de la crisis económica sobre las empresas. Así, el Banco de España cree que un 18,7% de las empresas españolas será insolvente este año si se materializa el peor escenario, es decir, si los ingresos de las compañías siguen lastrados mucho tiempo, mientras que serán el 14,5% de las empresas en el escenario menos negativo.

Así lo expone el Banco de España en su análisis sobre la información recopilada por la Central de Balances Trimestral, que recopila datos de casi 900 compañías y realiza un análisis de la solvencia de las empresas con distintas simulaciones.

Estas perspectivas llegan después de constatar que las empresas no financieras registraron en los nueve primeros meses del año una fuerte caída del 71,2% en su resultado ordinario neto en comparación con el mismo período del año anterior debido al desplome de la actividad y al impacto de los gastos e ingresos atípicos derivados de la crisis del Covid-19.

Empresas inviables

Sin embargo, el Banco de España considera que no todas las empresas insolventes serían inviables. Estas representarían entorno al 10% del total en el peor escenario y un 6,1% en el escenario menos malo.

Eso sí, el Banco de España considera que las empresas que sean finalmente insolventes representarían entre un 16,5% y un 19,4% de la deuda contraída por el total de las empresas no financieras.

Esta circunstancia impactaría directamente sobre los bancos, como reconoce Óscar Arce, director general de Economía y Estadística del Banco de España. Es por eso que desde el supervisor llevan tiempo insistiendo en que «si la persistencia de la crisis sigue durando y afectando con la gravedad de estos meses va a dar lugar a un aumento de la morosidad del sector bancario», ha apuntado.