Economía | Finanzas

Plan para la hostelería y el comercio: menos impuestos, más créditos y bajada del alquiler

La patronal hostelera agradece las medidas, pero las ve insuficientes y sigue reclamando ayudas directas

maria-jesus-montero-hacienda-portavoz-plan-hosteleria-comercio

María Jesús Montero, ministra Portavoz y de Hacienda, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Efe

El Gobierno ha aprobado un paquete de medidas de salvación del sector de la hostelería, el comercio y actividades relacionadas que implica aplazamientos del pago de impuestos, exoneración de cuotas de la Seguridad Social y nuevos avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) para créditos destinados exclusivamente a estos sectores.

Este Plan HORECA, que no incluye ayudas directas, como pedía el sector, permitirá a las empresas de estos sectores aplazar el pago de impuestos durante seis meses con tres de carencia hasta un máximo de 30.000 euros. Además, las pymes y los autónomos no tendrán que pagar en abril los impuestos correspondientes al primer trimestre de 2021 y podrán aplazarlo hasta octubre del próximo ejercicio, según ha explicado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Asimismo, se reducirá la tributación al IRPF por el sistema de módulos, que afecta a los autónomos, desde el 5% actual al 20% para todos los sectores y hasta el 35% para el sector horeca. Esta medida tendrá una factura fiscal de unos 117 millones de euros y tendrá efecto en el cuarto pago fraccionado de 2020.

En este bloque de medidas tributarias se incluye también una relativa a la exención fiscal de los vales de comida. El Gobierno ha ampliado esta exención a los pedidos a domicilio para los empleados que se encuentren teletrabajando.

Este plan también contempla reducciones en las cotizaciones sociales que se devengarían en diciembre y enero para empresas de actividades relacionadas con el sector horeca, como el comercio al por mayor de bebidas, los restaurantes y puestos de comidas, los establecimientos de bebidas y las actividades de los jardines botánicos, parques zoológicos y reservas naturales.

La reducción de cotizaciones será del 85% para las empresas con menos de cincuenta trabajadores y del 75% para los que tengan plantillas superiores. Esta medida tendrá un coste de 289 millones de euros para el Estado.

Además, habrá una bonificación del 50% en las cuotas de la Seguridad Social para los trabajadores con contratos fijo-discontinuos de abril a octubre de 2021. Esta medida supondrá un ahorro de unos 73 millones de euros para las empresas.

Avales del 90%

Por otra parte, el ICO avalará otros 500 millones de euros nuevos créditos a las pymes y los autónomos de estos sectores. Estos avales, además, tendrán una garantía por parte del Estado del 90%, mayor que la que han tenido los préstamos concedidos con aval del ICO que se han otorgado a las empresas de todos los sectores, lo que facilitará que su concesión por parte de la banca.

Además, las agencias de viajes y los operadores turísticos podrán utilizar estos créditos con aval del ICO para devolver a los clientes las reservas que pagaron por viajes que jamás se realizaron.

El Estado avalará con un 90% los nuevos créditos para estos sectores, una garantía superior a la que venía aplicando

Esta nueva norma contempla también la creación de una sociedad de garantía recíproca específica para el sector turístico.

Asimismo, como ya se había dado a conocer, los propietarios de locales comerciales y de bares podrán beneficiarse de una reducción del 50% del precio del alquiler si no logran llegar a un acuerdo con su casero para tener una rebaja. La reducción se aplicará durante el estado de alarma, sus prórrogas y hasta cuatro mensualidades después.

Eso sí, siempre que el propietario del local sea un gran tenedor de viviendas o una persona física con más de diez inmuebles en propiedad. El arrendatario podrá optar bien por esta opción o bien por una moratoria en el pago de la renta sin penalización o intereses en el caso de que el arrendador no se pronuncie sobre su petición de rebaja del alquiler.

Si el propietario del local es una persona física con menos de diez inmuebles, habrá un incentivo fiscal para que el casero rebaje a su inquilino el pago del alquiler. Durante el primer trimestre del próximo año, estos propietarios podrán desgravarse la rebaja que efectúen sobre el alquiler.

La «zona cero» del Covid

La patronal hostelera, por su parte, valora las medidas pero las considera «insuficientes» al considerar que eran necesarias ayudas directas. «Este es el sector zona cero del Covid. El sector sigue financiando al Estado y debería ser al contrario», ha explicado Emilio Gallego, secretario general de Hostelería de España a El Independiente.

Gallego considera que las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad Social, así como la incorporación de la restauración y otros subsectores en la protección de los ERTE son medidas positivas para el sector, si bien desde la patronal echan en falta algunas cuestiones.

El Gobierno pasa la pelota de las ayudas directas a las Comunidades Autónomas, si bien desde Hostelería de España echan de menos que esa coordinación con las comunidades esté reflejada en el plan.

«Nos gustaría que se hubiera despejado el horizonte de los ERTE porque el 31 de enero está ahí», añade el secretario general, que apunta a junio como siguiente plazo para la cobertura de este mecanismo.

Además, desde la patronal esperaban que el Gobierno pusiera sobre la mesa una reducción del precio del alquiler para todos los afectados, no solamente para los que sean inquilinos de un gran tenedor.

Al respecto de este tema, Reyes Maroto, ministra de Industria, ha explicado en una rueda de prensa que el Gobierno espera no tener que intervenir sobre los precios de los alquileres de comerciantes y hosteleros porque esta medida se aplica únicamente cuando no ha sido posible el acuerdo.

Comentar ()