Economía | Finanzas

Banca y CEOE reclaman ayudas directas al Gobierno y aplazan el debate de las quitas

El presidente de la AEB, José María Roldán, durante el encuentro Edufin Summit 2019.

El presidente de la AEB, José María Roldán, durante el encuentro Edufin Summit 2019. Europa Press

Los banqueros y los empresarios están de acuerdo en que la salida de la crisis para las miles de empresas afectadas debe pasar por la puesta en marcha de ayudas directas cuanto antes. El Gobierno trabaja ya en ellas y, según explicó hace unos días Nadia Calviño, vicepresidenta económica, está previsto que lleguen en marzo.

«Muchos préstamos con aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) debieron ser ayudas directas (…) es necesario que estas ayudas se pongan en marcha», ha apuntado Íñigo Fernández de Mesa, vicepresidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), durante la presentación de un estudio de la Fundación de Estudios Financieros.

En el mismo ha participado José María Roldán, presidente de la patronal bancaria, para quien en este tema hay que «conducir sin prisa, pero sin pausa» y «tener la seguridad de que lo que se diseñe esté bien diseñado». No obstante, ha añadido que «cuanto antes se produzca ese debate, mejor para todos».

Con todo, ha reconocido que se trata de un debate «puramente político», por lo que se debe discutir «en el ámbito político». Eso sí, ha advertido de que no se pueden confundir «peras con manzanas». «Una cosa es la liquidez y otra las ayudas directas», ha dicho.

El sector bancario se encuentra actualmente trabajando con el Gobierno para la puesta en marcha de estas ayudas directas, concretamente en la identificación de empresas que son viables pese a estar en estos momentos pasando una situación de dificultad por la pandemia.

En medio de este debate se ha hablado de la posibilidad de poner en marcha quitas de deuda, sobre lo que existen discrepancias entre el Ejecutivo y el sector bancario, particularmente en relación con quién debe asumir esas pérdidas, si el Estado íntegramente o con colaboración de la banca, según publicó El País.

Roldán, al respecto de este tema, se ha limitado a señalar que «la gestión de la mora es parte habitual de la gestión de los bancos», un trabajo que siempre se realiza a nivel «individual».

En su opinión, en estos momentos son más necesarias las ayudas directas que los mecanismos de reestructuración de deuda, dado que existen periodos de carencia recientemente ampliados para la devolución de los créditos con aval del ICO.

«Tampoco estamos en una situación de extrema urgencia, dado que tenemos todo este ejercicio para evaluar la situación. En estos momentos, con la ampliación de plazos de carencia no hay una urgencia absoluta y tremenda», ha apuntado.

Comentar ()