Pyme Invierte es un servicio con el que COFIDES e ICEX brindan apoyo para la financiación y asesoramiento a las pequeñas y medianas empresas. Su objetivo principal es ayudar a estas compañías con la internacionalización y competitividad.

Dispone de dos líneas diferentes: inversiones productivas e implantaciones comerciales. En el primer caso se trata de ayudar a pymes que quieran o necesiten realizar un proyecto de inversión productiva en el exterior con una financiación a medio o largo plazo, al menos, más de tres años. Por su parte, en el segundo supuesto, el apoyo va destinado a las pymes que quieran realizar una implantación comercial en el exterior.

En ambos casos se precisará que la situación económica de la empresa esté saneada y equilibrada, los estados financieros se hayan auditado, sean empresas con experiencia en el sector, así como que posean la mayoría del capital en la filial extranjera. Además, deben haber formado parte de una de las dos fases anteriores y poseer un certificado positivo por parte de ICEX.

En el caso de los proyectos que soliciten la línea de inversiones productivas se exigirá que se trate de la puesta en marcha de una nueva empresa, la ampliación o adquisición de una que ya exista. Además la financiación estará destinada a los activos no corrientes y activos financieros. Para los proyectos de implantación comercial será necesaria una cartera de clientes que, en el país en el que se va a destinar la inversión y llevar a cabo dicho proyecto, generen ingresos.

Atendiendo al apoyo que brinde Pyme Inverte, en ambos casos cubrirá el apoyo sobre la acción que se vaya a llevar a cabo, además de otorgar el acceso preferente al Programa de Servicios Personalizados. Este consiste en identificar a los socios, elaborar agendas, ofrecer información personalizada bajo demanda y brindar apoyo logístico.

Por su parte, para la financiación existen diferencias entre ambas líneas. Para la de financiación los importes serán de entre 75.000 y 10 millones de euros, cubriendo hasta el 80% de las necesidades a medio y largo plazo del proyecto. Podrán hacerse préstamos ordinarios o de coinversión a la propia empresa española o la filial exterior y, además, el plazo de financiación será, habitualmente, de entre 5 y 10 años.

Las pymes que opten por la implantación comercial podrán recibir entre 75.000 y un millón de euros, cubriendo hasta un 80% de las necesidades de financiación de los gastos comerciales asociados a la propia implantación comercial. Asimismo, podrán acceder a préstamos ordinarios o de coinversión a la empresa española o su sucursal del exterior con 3 años, como máximo, de amortización y sin carencia.

Contenido elaborado por: Sego finance