La crisis por coronavirus ha llevado a muchos trabajadores por cuenta propia y empresas a una bajada, o incluso un «parón» total, en sus ingresos. El Gobierno ha activado moratorias del pago de cotizaciones sociales en autónomos para tratar de paliar el efecto negativo del frenazo económico. A partir del mes de abril los autónomos podrán posponer seis meses el pago de sus cotizaciones.

Falta aún una Orden del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones que determinará las condiciones reales de acceso. Aunque desde el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid informan ya de precauciones que los autónomos deben tener al solicitar esta cuestión. Dicha entidad ha analizado en un documento el contenido del Real Decreto que establece la opción de dicha moratoria.

Según advierten en su informe ‘Preguntas frecuentes en los distintos ámbitos jurisdiccionales‘ sobre el COVID-19, la Administración avisa de que estará especialmente atenta para sancionar a aquel que haya facilitado datos falsos o equivocados.

En este sentido la Tesorería General de la Seguridad Social impondrá estas sanciones por haber facilitado una actividad económica incorrecta (haya sido de forma voluntaria o no) al haber efectuado la inscripción de la empresa o el alta de un trabajador en el Régimen Especial.

Además, desde el análisis también señalan que, si una vez se haya aprobado la solicitud de prórroga, se descubriesen tales informaciones falsas o erróneas se procedería de oficio a la revisión del reconocimiento de esa moratoria.

El autónomo tendrá entonces que abonar las cuotas que se hubiesen prorrogado y se cobrarán los intereses y recargos correspondientes. Asimismo, y pese al pago de estas cuotas, deberá enfrentarse a las sanciones administrativas o penales acordes a sus informaciones falsas o erróneas.

Contenido elaborado por: Sego finance