Si eres autónoma y te estás planteando ser madre, o lo vas a ser, seguro que tienes muchas preguntas sobre cómo funciona la baja por maternidad. Lo cierto es que puede resultar un tanto engorroso, porque tanto los requisitos como la cuantía pueden variar según el caso, tal y como explican en el portal jubilacionypension.com, de Mapfre.

La edad, primera variable para percibir la prestación

Por supuesto, para poder disfrutar de la baja por maternidad, será indispensable estar afiliada y dada de alta en el RETA. También se deberá comunicar el nacimiento en 15 días (como máximo) y estar al corriente en los pagos a la Seguridad Social.

Después, salvo las profesionales menores de 21 años, se exigirá un período mínimo de cotización. Así, deberás tener un mínimo 90 de días cotizados, dentro de los siete años anteriores a la baja, si tienes entre 21 y 26 años, y de 180 días si tienes más de 26. En el caso de que se tengan en cuenta los días desde su primer alta en RETA, serán 90 y 360 respectivamente.

En cualquier caso, la duración de la baja por será de 16 semanas. De ellas podrás transferir hasta 10 al padre, para que sea él quien las disfrute, pero las seis primeras son obligatorias para la autónoma. Estos períodos podrían aumentar en casos como hospitalizaciones de más de una semana o por partos prematuros, discapacidades del recién nacido, etc.

La autónoma percibirá el 100% de la base reguladora por la que cotice

Para solicitar la prestación será necesario que presentes una serie de documentos. Estos son: tu DNI, el informe de alta en el hospital, el libro de familia, la certificación de maternidad, el modelo a cumplimentar de prestación y la declaración de su actividad como autónomo. Esta última corresponde a los últimos tres recibos de pago de la cuota.

Una vez se aprueba la prestación, la comenzarás a percibir al mes siguiente pero, ¿cuál será la cuantía? Pues dependerá de la base reguladora por incapacidad temporal por la que hayas cotizado en los últimos seis meses anteriores a la baja. Por este motivo muchas mujeres que se plantean ser madres o que se quedan embarazadas deciden subir esta cotización.

En cualquier caso, para calcular la cuantía tendrás que multiplicar la base (si has cotizado por la mínima, por ejemplo, serán 944, 40 euros) por 6 (el tiempo que percibirás la prestación), y después dividir por 180. El resultado será la cantidad que percibirás al día.

Asimismo, podrás solicitar otras ayudas para el tiempo de baja o para después, entre ellas la bonificación de la cuota, la tarifa plana a la hora de reincorporarte o la cotización a tiempo parcial. Además, aquellas autónomas que no puedan solicitar la baja pueden acceder al subsidio por maternidad del INSS.

Contenido elaborado por: Sego finance