La línea 10 de Metrovalencia comenzará su funcionamiento el próximo 2022. El recorrido discurrirá desde el barrio de Nazaret y se bifurcará en dos direcciones. Ambas irán a confluir en la zona del paseo marítimo. Una de ellas se ejecutará desde la parada de Nazaret, en uno de los extremos del recorrido, por el puente de Astilleros hasta finalizar en la Marina de Valencia, donde se enlazará con la red de tranvías ya existente.

Por otra parte, la línea 11 realizará su recorrido desde la rotona de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, curzando el puente de l’Assut de l’Or pasando por las callesw Menorca y Juan Verdeguer para finalizar en la fachada marítima. El nuevo tramo finalizará tambien en la ya existente parada de Grau-Canyamelar. El conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, ha anunciado que la Generalitat trabaja actualmente en la creación de ambos recorridos.

Con el fin de detallar ambas propuestas, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana se reunirá en las próximas semanas con el Ayuntamiento de València y la Asociación de Vecinos del Barrio de Natzaret. En concreto, se ha convocado para el próximo lunes una reunión de trabajo con los representantes vecinales en la que se expondrán las alternativas que tiene sobre le mesa la empresa pública para mejorar la conectividad y las condiciones de movilidad de los vecinos de este barrio de València, ha indicado la Generalitat en un comunicado.

Unión de barrios

Con esta ampliación, la Línea 10 unirá el centro de València con la zona de la Ciutat de les Arts i les Ciències, el barrio de Nazaret y toda la fachada marítima y ampliará así de manera «muy considerable» la oferta de transporte público de la red de Metrovalencia. El conseller ha explicado ambos proyectos durante una visita a las obras que se realizan en el tramo en superficie en la avenida Antonio Ferrandis, junto a la futura parada de Ciutat de les Arts i les Ciències, y que afectan a un tramo de uno de los carriles de circulación de vehículos.

En la visita ha estado acompañado por la directora gerente de FGV, Anaïs Menguzzato. El objetivo de esta intervención, ha señalado Arcadi España, es incorporar una nueva vía a las dos ya existentes para «favorecer posibles maniobras y agilizar la circulación de los tranvías que prestarán servicio en el conjunto de la línea».

El conseller ha detallado que actualmente se ejecutan las obras previstas en el tramo subterráneo, con un presupuesto superior a los 25 millones de euros. Los trabajos comprenden la instalación de la totalidad de la doble vía y aparatos; drenajes y canalizaciones laterales para instalaciones, y los trabajos de arquitectura de las tres estaciones que, entre otros aspectos, incluyen acabados, pavimentos, revestimientos verticales, mobiliario, escaleras mecánicas y ascensores.

Junto con los trabajos en el túnel de la línea, FGV actúa también en el acondicionamiento de la superestructura de vía, arquitectura y equipamiento de la Línea 10 de Metrovalencia (Alicante-Natzaret), correspondientes al tramo en superficie, desde la salida del túnel en la rampa de Amado Granell hasta el barrio de Natzaret, con un presupuesto superior a los seis millones de euros.

Puesta en servicio en 2022

Las actuaciones previstas en este proyecto también contemplan la construcción en el barrio de Natzaret del depósito provisional para las unidades tranviarias que circularán por la nueva línea. El conseller ha defendido que las prolongaciones de la Línea 10 propuestas para conectar este nuevo trazado a la actual red tranviaria «son necesarias para que este depósito sea provisional, como está contemplado, y que pueda dejar de utilizarse lo antes posible».

El resto de contrataciones, como la electrificación, instalación de subestaciones y acometidas del trazado entre la estación de Alacant y Natzaret, y la señalización, comunicación y seguridad están ya adjudicadas y han iniciado los primeros trabajos de instalación. Las obras que ahora se ejecutan permitirán poner en servicio en 2022 una línea de tranvía que combina tramos subterráneos y en superficie, con un recorrido de 5,3 kilómetros y 8 estaciones y paradas, tres de ellas subterráneas y cinco en superficie.

Las obras que ahora se ejecutan permitirán poner en servicio en 2022 una línea de tranvía que combina tramos subterráneos y en superficie, con un recorrido de 5,3 kilómetros y 8 estaciones y paradas, tres de ellas subterráneas y cinco en superficie. El proyecto de construcción del conjunto de esta línea está cofinanciado por la Unión Europea, a través del programa operativo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) de la Comunitat Valenciana 2014-2020.