Economía | Vivienda

Dormir bien frente a los impagos del alquiler

BDMI, participada por Idealista, impulsa una base de datos de morosos para proteger a los propietarios de futuros impagos

Base de datos de inquilinos morosos de Idealista

La confianza es uno de los condicionantes más importantes para el desarrollo del mercado de la vivienda de alquiler en España. Es, de hecho, la principal preocupación de los propietarios que se deciden a alquilar: ¿cómo saber que mi próximo inquilino será un pagador fiable? Las garantías habituales, en forma de avales y fianzas por muchas mensualidades, disuaden a muchos potenciales inquilinos. Tampoco favorecen el dinamismo de un sector en el cual la escasez de oferta es la principal causa de los elevados precios de la vivienda. Especialmente en las grandes ciudades.

Cada vez hay más herramientas que tratan de atender esa demanda de tranquilidad y seguridad por parte de los propietarios. Una de ellas es Base de Datos de Morosidad Inmobiliaria (BDMI). Participada e impulsada por Idealista, su objetivo es que tanto particulares como profesionales inmobiliarios puedan protegerse de los impagos de aquellos inquilinos que recurren sistemáticamente a estas prácticas. Comprometida con el impulso a las operaciones de alquiler, BDMI pretende a través de sus servicios fomentar la transparencia y la confianza de las partes involucradas.

Consulta previa

¿Cómo funciona BDMI? Es una base de datos que recoge el nombre de personas con deudas de alquiler, notificados a BDMI por los propietarios perjudicados y finalmente incluidos una vez que el equipo legal ha certificado la situación de morosidad. Los clientes profesionales de Idealista que tengan contratado el servicio de Análisis de morosidad pueden consultar, previo consentimiento escrito del candidato a inquilino, si éste tiene alguna deuda vigente, con el objeto de proteger a sus clientes de futuros impagos. 

Antes de proceder a incluir a un inquilino moroso en BDMI, la compañía recomienda al propietario intentar aclarar la situación y llegar a un acuerdo. En el caso de que la negociación amistosa no surta efecto, el propietario puede proceder siguiendo unos sencillos pasos. Se trata de resarcir sus derechos, pero respetando y garantizando también y en todo momento los derechos del inquilino. Entre la documentación que el propietario debe aportar a BDMI está un modelo de requerimiento de pago que debe cursarse al deudor por burofax.

Un informe objetivo

A través de la página web de BDMI se pueden realizar todos los trámites. También la mencionada consulta, reservada a profesionales y previa autorización del potencial inquilino. Además de su propia base de datos, el equipo de BDMI aporta resultados provenientes del Registro público (BOE), el fichero de siniestralidad de las aseguradoras, el fichero de impagados (ICIRED) y el Registro de Impagados Judiciales (RIJ). Con ello elabora un informe objetivo que se remite por correo electrónico al cliente en el plazo más breve posible. 

Otro de los recursos que Idealista pone a disposición de particulares y profesionales a través de BDMI es un modelo de cláusula anti morosidad para contratos de arrendamiento. La cláusula cumple con todos los requisitos legales y advierte al inquilino de que puede ser incluido en el registro de morosos de BDMI si no paga la renta. Como el resto de servicios de BDMI, está concebida para proteger a los propietarios de los morosos recurrentes.

Te puede interesar