El Gobierno vasco ha dado marcha atrás. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha decidido paralizar su proyecto para llevar a las aulas la historia de la violencia en Euskadi entre 1960 y 2018. Inicialmente estaba previsto implantar la unidad didáctica a partir del mes de abril en una decena de centros educativos del País Vasco. El programa ‘Herenegun!’ (Anteayer) había sido duramente criticado por las asociaciones de víctimas y el conjunto de partidos en Euskadi, a excepción del PNV por el modo en el que abordaba el fenómeno del terrorismo y la violencia en su conjunto. Incluso el PSE, socio de Gobierno de Urkullu, cuestionó su contenido por considerar que no se deslegitimaba de modo adecuado el terrorismo de ETA.

El material educativo elaborado por un equipo de expertos y que el secretario de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, presentó como «riguroso y plural» fue duramente cuestionado. Compuesto por un resumen de diez folios de la historia de la violencia desde 1960 hasta la desaparición de ETA, incluía cinco vídeos de veinte minutos cada uno extraídos de varios programas emitidos por ETB y en el que se incorporaban seis testimonios de ex miembros de ETA y seis de víctimas del terrorismo, ninguna de ellas perteneciente a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Las duras críticas que recibió la unidad didáctica -elaborada por los expertos Juan Pablo Fusi, Mariano Ferrer y Mari Carmen Garmendia- se centraron en el modo en el que se presentaba a los estudiantes de 4º de la ESO y 2º de bachillerato a quienes iba dirigido la aparición y la historia del terrorismo y la violencia en su conjunto en las últimas seis décadas. Una veintena de asociaciones de víctimas emitió un comunicado en el que denunciaba lo que consideraba que era un intento por «blanquear» a ETA situando y justificando su nacimiento dentro de «un conflicto» como reacción al franquismo. El distinto tratamiento que se hacía entre el periodo de ETA durante la dictadura y durante el periodo democrático también fue rechazado duramente.

Aportaciones «constructivas»

Desde el PP se denunció un intento de «equidistancia» en el tratamiento que se hacía al terrorismo practicado por ETA y el ejercido por el Estado y que alejaba de una deslegitimación plena de la violencia en el contenido educativo.

‘Herenegun!’ iba a ser implantado en una decena de centros de modo experimental este curso y posteriormente extendido al conjunto de la red educativa vasca. Sin embargo, el rechazo generalizado que suscitó su presentación llevó al Gobierno vasco a abrir un periodo de alegaciones a su contenido en aras a la búsqueda de un consenso amplio sobre la cuestión. Estaba previsto que el periodo de alegaciones permitiera readaptar el contenido de la unidad didáctica y finalizarla para el próximo mes de febrero. Sin embargo, el elevado número de aportaciones recibidas ha llevado al Ejecutivo a paralizar la implantación del proyecto y darse más tiempo para su rediseño. Urkullu había reclamado aportaciones «constructivas» al programa y se comprometió a redefinirlo para alcanzar un amplio consenso. Todo apunta a que no será hasta el próximo curso escolar cuando se pueda poner en marcha ‘Herenegun!’.

Está previsto que el secretario general de Convivencia, Jonan Fernández comparezca mañana para aportar más detalles de los planes que el Gobierno tiene previsto. El viernes mantendrá un encuentro con las asociaciones de víctimas en el seno del Consejo Vasco de Partici0pacion de Víctimas del Terrorismo.