España | Política

Aparecen pintadas en "honor" a un expreso de ETA en el Memorial de Víctimas

Pintadas en la sede del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria piden "honor" para un expreso de ETA que falleció en enero

logo
Aparecen pintadas en "honor" a un expreso de ETA en el Memorial de Víctimas
Varias pintadas en la sede del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria

Varias pintadas en la sede del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria. EFE

Resumen:

Varias pintadas de "amnistía" y en "honor" al expreso de ETA Oier Gómez, fallecido a finales del pasado enero a consecuencia de un cáncer tras ser excarcelado en 2017 por su enfermedad, han aparecido este domingo en la sede del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria. Se trata de tres pintadas, dos de "amnistía" y otra en la que se puede "Agur eta ohore gudari gaztea" (adiós y honor joven soldado), que el PP de Álava ha condenado y ha calificado de "nueva humillación para las víctimas de ETA", informa Efe. 

Varias pintadas de «amnistía» y en «honor» al expreso de ETA Oier Gómez, fallecido a finales del pasado enero a consecuencia de un cáncer tras ser excarcelado en 2017 por su enfermedad, han aparecido este domingo en la sede del Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo en Vitoria.

Se trata de tres pintadas, dos de «amnistía» y otra en la que se puede «Agur eta ohore gudari gaztea» (adiós y honor joven soldado), que el PP de Álava ha condenado y ha calificado de «nueva humillación para las víctimas de ETA», informa Efe. 

«Los radicales atacan el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo con una pintada al terrorista muerto en su casa por cáncer. Oier Gómez Mielgo», han denunciado en las redes sociales los populares alaveses.

El PP de Álava ha condenado las pintadas y las ha calificado de «nueva humillación para las víctimas de ETA»

La aparición de estas pintadas se produce un día después de que un juzgado de Vitoria prohibiera la despedida a Gómez que se había organizado este domingo en un frontón municipal de la capital alavesa.

Gómez, que cumplía una condena de 15 años en Francia y tenía pendientes de ejecución tres euroórdenes de España y Portugal y que fue excarcelado en 2017 por la justicia francesa debido a un cáncer terminal, murió el pasado 26 de enero en un hospital de Bayona a los 35 años de edad.

Varios cientos de personas se han concentrado este domingo frente al Ayuntamiento de Vitoria para denunciar la prohibición del «último adiós» que pretendían darle. Durante la concentración dos personas han leído en euskera y castellano un comunicado en que han asegurado que Gómez «fue un militante que luchó por una Euskal Herria libre» y que no es delito recordar su vida y despedirle «como se merece».

El Centro Memorial denuncia que las pintadas son obra de nostálgicos de terror de ETA

Han asegurado que no olvidarán nunca lo que Gómez «ha dado» por «este pueblo» y han censurado la «política de venganza» de los gobiernos español y francés «contra los presos políticos vascos».

La concentración ha finalizado con un aplauso y varios minutos de silencio y al término se han escuchado gritos en recuerdo de Gómez. Varios miembros de la Policía Municipal y de la Ertzaintza han estado en los alrededores mientras se celebraba este acto.

En una nota, el Centro Memorial ha condenado este «ataque», que ha recordado se suma a otros similares que en los últimos días se han registrado en las sedes de varios partidos políticos vascos y que han merecido el «reproche y la condena generalizados».

Para este centro, estos actos de «sabotaje» de las sedes institucionales y de partido «son responsabilidad de sectores que no han aceptado la desaparición de ETA, que no están en sintonía con la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca y que añoran los tiempos en los que la violencia se ejercía para intimidar a quienes disentían de la banda terrorista».

Se trata, continúa, de «intolerantes que buscan promover tensiones sociales y que tratan de amedrentar a quienes en la sociedad vasca trabajan para consolidar un futuro sin ETA y sin miedo al terror».

A pesar de estas «amenazas intolerables», el Centro Memorial ha ratificado su voluntad de seguir trabajando por asentar en la sociedad vasca «un recuerdo del pasado en el que se reconozca la dignidad de las víctimas y en el que el terrorismo quede deslegitimado sin ningún tipo de justificación retrospectiva».

También ha condenado estas pintadas el delegado del Gobierno en el País Vasco, Jesús Loza, quien en otro comunicado ha opinado que este acto «injustificable» demuestra «el odio y la sinrazón que aún perduran en sectores» de la sociedad vasca.

Loza ha estimado que la aparición de estas pintadas en el Centro Memorial no es un hecho casual, sino que suponen un «agravio moral, una humillación para con las víctimas del terrorismo» hecho de «manera consciente». Es una «afrenta» que no se puede dejar de «denunciar con rotundidad», ha concluido.