Los medios de comunicación catalanes se preparan para un despliegue sin precedentes en la cobertura del juicio al procés. Y dentro del ecosistema mediático catalán, los medios de la Corporación Catalana de Comunicación (CCMA) liderados por TV3 y Catalunya Ràdio aspiran a convertirse en referentes del público para seguir el juicio. No sólo a través de una extensa cobertura en sus canales habituales; la CCMA ha ideado una estrategia de difusión pensada en los móviles, desde whatsapp  a una «guía interactiva del bolsillo«. La Corporación olvidará además, por una vez, su libro de estilo para ofrecer una cobertura no sólo en catalán, sino también en castellano e inglés.

«Estamos esperando el juicio para poder defendernos» han repetido en las últimas semanas los procesados y sus familias. Y tanto los procesados como sus partidos están convencidos de que es determinante para su futuro judicial -el objetivo es acabar llevando el caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos- la repercusión internacional de este juicio. Y a ello responde la estrategia de los «observadores internacionales» o la campaña internacional anunaciada tanto por el Govern como por Esquerra, pero también el uso del inglés en los medios públicos de la Generalitat.

Los partidos y entidades independentistas ven este juicio como la gran oportunidad de exponer su causa ante el mundo. Esquerra Republicana, de hecho, se plantea la cobertura del juicio como si se tratara de una campaña electoral: contactos con los medios cada día de sesión; un equipo de prensa desplazado a Madrid para atender a los medios y un portavoz oficial, Joan Ignasi Elena, para unificar el discurso ante los medios y evitar disfunciones entre los distintos equipos legales que defenderán a Oriol Junqueras y Raül Romeva, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Carles Mundó y Anna Simó, sus principales imputados.

En el caso del PDeCat, el portavoz será el ex conseller y portavoz del Govern Francesc Homs, que se ha integrado en el equipo de defensa que lidera Jordi Pina, abogado de Josep Rull, Jordi Sánchez y Jordi Turull. Aunque es difícil que el letrado de Joaquim Forn, Xavier Melero, se deje embridar por ese discurso si considera que no conviene a su estrategia de defensa, como ya ha demostrado en las semanas previas.

El juicio en el móvil

La estrategia de la CCMA -tal como explicó el director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, en el Parlament- se basa en tres focos principales: el móvil como principal entorno de consumo informativo; la internacionalización de la cobertura, y facilitar información de contexto a los usuarios para «ayudarlos a entender la actualidad generada durante el proceso».

El cálculo de la Corporación es que el juicio tendrá lugar en horario laboral, por lo que el público se informará mayoritariamente a través del móvil. Y en respuesta, la CCMA ofrecerá un resumen diario del juicio a través de WhatsApp. Además, enviarán un podcast específico para el seguimiento del juicio con los mejores contenidos de las emisoras de la Generalitat. En los medios convencionales también introduce cambios: la cobertura del juicio en catalán, castellano e inglés, con la esperanza de convertirse en referente internacional de la información sobre el proceso que se seguirá en el Tribunal Supremo.

El seguimiento de la fase oral del juicio obligará además a modificar la programación habitual, especialmente en el canal de noticias 3/24, que ofrecerá las sesiones íntegras del juicio, acompañadas por mesas de debate para comentarlo, y en TV3, los dos canales televisivos con mayor audiencia de la Corporación. Lo mismo sucederá con Catalunya Radio y Catalunya Informació.

Polémica por el set de TV3

Para generar todos esos contenidos la Corporación ha desplegado un equipo ingente de profesionales a Madrid que se suma a la delegación habitual, integrada por cinco periodistas. Un despliegue no exento de polémica. El más llamativo, el provocado por la negativa del Ministerio del Interior a autorizar el set previsto por TV3 para sus emisiones en directo desde el Tribunal Supremo. La cadena había previsto instalar en la plaza Villa de París, a la entrada del TS, una plataforma abierta de 25 metros cuadrados que ya había obtenido los permisos del Ayuntamiento de la capital.

Pero este permiso chocó con los requerimientos de seguridad establecidos para el juicio, que han obligado a cerrar ese espacio. El ministerio de Fernando Grande-Marlaska ha bloqueado la instalación de la plataforma porque la zona se ha declarado perímetro de seguridad durante el juicio.