El ex presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, ha llamado a volver a confiar en el PP en las próximas elecciones municipales y autonómicas. Ha recordado que el partido continúa representando, como ningún otro, los valores de «la moderación», «la confianza» y la «solvencia». En un acto en el que no se ha citado al actual presidente del PP, Pablo Casado, y en el que se ha alabado la figura de Rajoy como «referente del PP», el ex presidente de la formación ha apelado a la larga trayectoria de Gobierno que atesora y que no pueden acreditar «los que llevan un cuarto de hora en política».

Rajoy, que ha participado en un acto de campaña en Vitoria, ha asegurado que el PP representa una moderación «que es lo contrario al radicalismo». «La gente no quiere eso, ni en la política ni en la vida». Ha defendido la política como una relación de confianza entre los ciudadanos y los políticos, «políticos previsibles». «También cometemos errores, perfectos no hay nadie, salvo algunos que llevan un cuarto de hora y que son gente privilegiada», ha asegurado con ironía.

El ex líder de lo populares ha señalado que lo que está en juego en estas elecciones es el futuro, es la gestión «de los problemas de la gente, y eso es algo que el PP sabe hacer bien». «Si algo caracteriza nuestro partido, es una seña de identidad del PP, es la eficacia a la hora de abordar los problemas de la gente y la eficacia a la hora de resolverlos», ha dicho.

Ha defendido que los 40 años de gestión con los que concurre su partido le avalan: «No somos un invento de hace un cuarto de hora, que duran lo que duran».»Algunos se iban a comer el mundo y hoy ni existen o se han integrado no sé dónde». Rajoy ha recordado que el PP ya logró salvar a España en momentos complicados como las crisis económicas de 1996 y 2011 y «espero que ahora no tengamos que resolver los desaguisados de otros».

El ex lider popular ha llamado a abrir el abanico en la búsqueda de apoyos. Ha subrayado que el PP es «un partido abierto», una formación «interclasista» e intergeneracional, «abierto a todos» y «con ideas».»No somos un partido político para una pandilla, somos un partido para todo el mundo». Ha alertado del riesgo de echar a perder el voto, «hacer que no valga para nada, como hemos visto no hace tanto».

«La gente ahora te quiere»

El ex presidente del PP ha acudido a Vitoria después de que el presidente del PP vasco se lo solicitara. El tirón de Rajoy es la última esperanza a la que se aferran los populares vascos para recuperarse del varapalo que supuso los resultados de las últimas elecciones generales. La sintonía entre Alonso y Rajoy ha sido importante durante los últimos años -fue el ex presidente el que lo situó al frente del partido en el País Vasco y el que le nombró ministro de Sanidad-.

El líder del PP en Euskadi, Alfonso Alonso, ha agradecido a Rajoy su presencia. «Cumples tus promesas», ha dicho, «estamos emocionados»: «La gente te quiere, no se si te quiso siempre, pero ahora te quieren mucho». Ha afirmado que hoy el PP es «un partido unido y ganador».

Alonso ha apelado a la historia y trayectoria del PP vasco, «nos sentimos orgullosos de ella» y de lo que «tú has hecho, Mariano, también». Ha reivindicado que nunca se han plegado «a los nacionalistas» en una tierra «que no la van a poder dominar nunca». Por ello se ha mostrado convencido de la victoria del PP en Vitoria el próximo domingo pero ha recordado que sería un error «desperdiciar el voto».»Quedarse en casa es votar al PNV. Si alguien no vota luego no podrá quejarse de que este mundo es de nacionalistas y sólo para nacionalistas». Alonso ha añadido que es hora de «movilizarse» y de sacar a la gente «para que vaya a votar».

«Representas el mejor PP»

El candidato a diputado general de Álava, Iñaki Oyarzabal, ha agradecido a Rajoy su apoyo. «Eres un referente para todos nosotros», ha dicho, «representas el mejor PP». Ha destacado que fue él quien «nos sacó de la crisis», algo que ahora «todos te reconocen». Oyarzabal ha arremetido contra el PNV por la mala gestión que han hecho del ayuntamiento de Vitoria y de la diputación de Álava: «Necesitamos un cambio». Ha señalado que no es cierto lo que asegura el PNV, que afirma que sólo existen «dos opciones, PNV o EH Bildu». «No es cierto, no nos gustan ninguno de los dos a los alaveses. Álava no es nacionalista, no queremos independentistas radicales ni independentistas incompetentes».

Oyarzabal ha asegurado que sólo el PP defiende la idea de España en Álava y el País Vasco y que la mayoría de alaveses «debe volver a levantarse, no tenemos que agachar la cabeza ante el nacionalismo, nos podemos poner en pie».  Ha hecho una llamamiento para que no se divida el voto en Álava, que se vuelva a unir «a los que todos estuvimos juntos, podemos ganar a los nacionalistas».

La candidata del PP a la alcaldía de Vitoria, Leticia Comerón, ha asegurado que «vamos de menos a más», que sus encuestas internas lo reflejan, «vamos ganando»: «Somos el partido de los vitorianos», ha dicho.

Un PP vasco maltrecho

La reaparición de Rajoy en la campaña electoral en el País Vasco intenta no sólo resituar en posiciones más centradas al PP en este tramo final de la campaña electoral, sino también recuperar a un maltrecho PP vasco. La formación que lidera Alfonso Alonso en Euskadi recibió un duro revés en las pasadas elecciones generales, al quedarse sin representación en el Congreso y el Senado.

Durante esta campaña los populares vascos han reforzado su campaña, en especial en Álava, donde hoy también ha tenido lugar el acto electoral de Mariano Rajoy. El PP alavés ha quedado diezmado después del revés que supuso que Javier Maroto no lograra el escaño y se quedara fuera de la Cámara Baja. Ahora el PP en Euskadi confía en poder recuperarse con un buen resultado en su tradicional feudo más sólido, Vitoria, pese a que las encuestas no le sitúan en la pugna por el gobierno de la capiral alavesa.

El resultado del 26-M puede ser crucial para el futuro de la actual dirección de la formación en el País Vasco. Tanto el presidente del partido en Alava, Iñaki Oyarzabal, como la líder en Vizcaya, Raquel González y el presidente en Guipúzcoa, Borja Sémper, optan a puestos relevantes; la diputación de Alava, la alcaldía de Bilbao y la alcaldía de San Sebastián, respectivamente.