La candidata del Partido Socialista de Navarra, María Chivite, quiere llegar hasta el final, hasta la investidura que la proclame nueva presidenta de Navarra en sustitución de Uxue Barkos. Así al menos se lo ha trasladado hoy a los representantes de Geroa Bai, la coalición en la que está integrado el PNV y con quien hoy ha mantenido la primera reunión de su ronda de contactos para la conformación de Gobierno en la Comunidad Foral.

El encuentro, de casi una hora de duración, ha estado liderado por la propia Chivite, al frente de la delegación socialista, y de la aún presidenta en funciones de Navarra, Uxue Barkos, en nombre de Geroa Bai. En él se ha abordado no sólo el proceso de alianzas para el Gobierno foral sino también su posible extensión a los ayuntamientos. A la salida de la cita ambas formaciones han destacado el clima de cordialidad del mismo y la sintonía en favor de buscar fórmulas para hacer posible un Ejecutivo «de progreso» que impida a la coalición Navarra Suma acceder al Gobierno.

El PSN se reitera en que su prioridad será evitar, por activa y pasiva, que Esparza gobierne Navarra

La cita ha tenido lugar al mismo tiempo que el presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza, se reunía con el Rey Felipe VI para trasladarle su disposición a «explorar» fórmulas para facilitar acuerdos que desbrocen el camino de elección de Pedro Sánchez para que no dependa de partidos independentistas.

Sin «desafíos» ni «pulsos»

Para ello NA+ cuenta con dos diputados que pueden ser clave después de que la Mesa del Congreso ratificara hoy que la mayoría del Congreso continuará en los 176 escaños pese a la suspensión de los parlamentarios presos. Una operación que debería tener como contraprestación para Esparza la abstención del PSN para hacer posible la llegada de NA+ al Ejecutivo de Navarra.

El secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz, ha insistido en que los 11 escaños de su partido no facilitarán, ni por activa ni pasiva, que Esparza pueda ser elegido presidente de Navarra. Ha reiterado que la prioridad de los socialistas será recabar apoyos para un Gobierno «progresista, de izquierdas y plural» y que a ello se dedicarán en los próximos días.

El PSN continuará mañana con los contactos con Podemos y el viernes con Izquierda-Ezkerra

Alzórriz ha rechazado que la decision de seguir adelante con la ronda de contactos iniciada hoy, y que continuará mañana con Podemos y el viernes con Izquierda-Ezkerra, sea un «desafío» a Ferraz, ni un «pulso» con la direcion del PSOE, critica con los contactos que está llevando a cabo Chivite.

Una ronda de la que el PSN ha excluido a EH Bildu, una coalición cuya abstención es imprescindible para que la aspiración del PSN de ser elegida presidenta fructifique. El portavoz del PSN también se ha mostrado optimista en que la ronda pueda aflorar acuerdos para evitar un nuevo «agostazo», en referencia a la decisión del PSOE en agosto de 2007 de vetar el acuerdo entre el PSN y NaBai para cerrar un acuerdo de Gobierno y que terminó con la dimision del entonces secretario general del PSN, Fernando Puras.

«Hace cuatro días estaban en Colón»

Ha subrayado que la prioridad sigue siendo evitar que Navarra Suma, la coalición que integra a UPN, PPN y Ciudadanos, gobierne Navarra, «hace cuatro días estaban en Colón manifestándose contra Pedro Sánchez y el PSOE», ha recordado.

Por su parte, el presidente del PNV en Navarra, Unai Hualde, que ha comparecido en nombre de Geroa Bai, ha afirmado que en el encuentro se les ha trasladado que el PSN «va en serio» en su intento por liderar el Gobierno. Una firmeza que sin embargo Hualde ha puesto en duda dados «los precedentes» y el clima que en torno a la gobernabilidad de la Comunidad foral se ha generado.

Bildu recuerda al PSN que les necesitará no sólo para investir a Chivite «sino para gobernar cuatro años»

El portavoz nacionalista ha reclamado a la dirección del PSN que actué sin «injerencias» de la dirección del partido en Ferraz. Ha apelado a la seguir trabajando para conformar mayorìas de progreso» que impidan que la derecha navarra acceda al Ejecutivo.

Por su parte, EH Bildu también se ha manifestado hoy. Lo ha hecho para reprochar al PSN que no le incluya en la ronda de contactos iniciada hoy con Barkos. Su portavoz, Bakartxo Ruiz, ha recordado a Chivite que Bildu cuenta con 50.000 votos y siete parlamentarios que seran imprescindibles, no sólo para la investidura «sino para gobernar a lo largo de los próximos cuatro años».