La tensión en Navarra, y en particular en Pamplona, a sólo dos días de que se constituya el ayuntamiento va en aumento. El consistorio, por el que competirán tres candidaturas, la del actual alcalde en funciones, Joseba Asirón (EH Bildu), la aspirante del PSN, Maite Esporrín, y el candidato de Navarra Suma, el ex alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha centrado los reproches en las últimas horas. Hoy la izquierda abertzale ha reprochado a NA+ que lo primero que hará Maya si el PSN facilita que sea elegido alcalde será «volver a colgar el retrato del Rey en el salón de plenos y recuperar la Avenida del Ejército». De este modo, Bildu vería revertidas dos de sus medidas más simbólicas al frente del Consistorio, cuando desplazó y redujo el retrato del Felipe VI del salón de Plenos. También aprobó el cambio del nombre de la Avenida del Ejército para denominarla Avenida Catalina de Fox, en referencia a la Reina de Navarra.

Una de las primeras decisiones de Asirón al llegar a la alcaldía fue retirar el retrato real y las banderas del lugar preferente que ocupaban en el salón de plenos. El nuevo retrato, era de apenas 34 centímetros de alto por 22 de ancho, se ubicó al fondo del salón, detrás del público y junto al acceso a la sala. La Abogacía del Estado denunció la decisión y el Ayuntamiento fue condenado en septiembre de 2016 a otorgar un lugar «preferente» tanto a la imagen de Felipe VI como a las enseñas. Asirón intentó cumplir la sentencia pero lo hizo situando el cuadro -de cuyas medidas la Justicia no dijo nada al no establecer la ley un tamaño mínimo- junto a otros dos cuadros muchos más grandes de escudos navarros y que continuaban minimizando su presencia «preferente» en el salón de plenos, según determinó una segunda sentencia. Finalmente, el alcalde retiró los dos cuadros que había colocado junto al del Rey.

Asirón desplazó y redujo el retrato de Felipe VI -por uno de 34 x 22 cm- antes de que la Justicia le obligara  darle un lugar «preferente»

El propio candidato de NA+, Enrique Maya, se ha referido en ocasiones anteriores a la necesidad de revertir este tipo de decisiones, así como volver a conceder el protagonismo que tenía la bandera de España en el Consistorio pamplonés. Joseba Asirón. En una entrevista, Asirón ha cuestionado que las decisiones más urgentes para Maya sean «cambiar el nombre de una calle y poner dos cuadros».

«Juego sucio»

Ha apuntado que ve al candidato de NA+ «nerviosos» y «fuera de lugar» y ha criticado que Maya sugiriera que «los que nos votan a nosotros no son normales». «También creo que ha hecho juego sucio, como con sus referencias a Amaya Izko», ha afirmado en declaraciones a Euskal Herria Irratia en relación a las acusaciones que Maya hizo contra el PSN por estar dispuesto a arrebatarle la alcaldía apoyándose en una acusada de formar parte de una «organización terrorista».

La izquierda abertzale está acusando a NA+ de carecer de un proyecto para la ciudad de Pamplona y ha lamentado la actitud del PSN y su candidata, Maite Esporrín para la conformación de gobierno en el Ayuntamiento de Pamplona. Asirón se ha reafirmado en su intención de no ceder en ningún caso los 7 votos de EH Bildu a la candidata del PSN «que tiene el valor de vetarnos y luego pedirnos los votos», ha asegurado molesto. Para el candidato abertzale el PSN está demostrando «una doble moral»: «¿Cómo puede pedir el voto a alguien con quien no está dispuesta ni a sentarse con el único fin de llegar a la alcaldía? No tiene sentido esperar el voto de alguien a quien has vetado».

El PSN se ha negado a dialogar y negociar con EH Bildu, tanto para la conformación de Gobierno en Navarra como en el Ayuntamiento de Pamplona. Asirón ha reconocido que la candidata Esporrín le trasladó por teléfono su rechazo a sentarse a hablar y explorar las distintas opciones de apoyo que le quería plantear EH Bildu «y por lo que ha dicho ni siquiera han abierto el correo electrónico con nuestra oferta».

Asirón confía aún en que pueda revertirse la situación en el último minuto, «lo vamos a intentar» pero cualquier modificaciones de las posiciones deberían llegar desde el PSN, «nosotros no vamos a cambiar de voto, somos la segunda fuerza y sería como decir a nuestros votantes que su voto vale menos que el del PSN».