La izquierda abertzale no quiere al PP, Ciudadanos y Vox haciendo campaña en Euskadi. Más aún, desea que el Parlamento vasco vete la presencia de sus líderes, Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal durante la campaña electoral que se llevará a cabo a partir del 1 de noviembre de cara al 10-N. Lo ha solicitado oficialmente a través de una proposición no de ley presentada por la coalición que lidera Arnaldo Otegi y en la que se solicita el respaldo a los partidos para vetar a los dirigentes de PP, Cs y Vox.

Justifican su petición en que no se puede permitir que se repitan mítines como los llevados a cabo durante la campaña del 28 de abril y el 29 de mayo pasado y que en algunos casos terminaron con graves incidentes. Altercados que fueron protagonizados por colectivos afines a la izqueirda abertzale y alentados por la propia Bildu en sus llamadas y críticas a la presencia de los tres líderes.

Bildu quiere ahora que no se repita en la inminente campaña electoral lo que considera una 2provocación y una «utilización» del «territorio vasco» por parte de formaciones que «apenas tienen apoyo social» en el País Vasco. Señala que Vox, Cs y PP sólo recurren a ella «con el objetivo de obtener votos fuera de aquí». Según la coalición radical, Ciudadanos, Vox y el PP lo hacen además buscando tensionar «la convivencia» ya que sus actos buscando que se produzcan «incidentes y momentos violentos».

Provocación y distorsión

La iniciativa presentada por el parlamentario Unai Urruzuno este viernes señala que no se pueden escudar en la defensa de la libertad de expresión, «que sólo es una excusa» ya que lo que en su opinión pretenden estos partidos es «distorsionar» la imagen de Euskadi y utilizarla para recabar apoyos fuera del País Vasco. Señalan que se está imponiendo «una manera perversa de hacer política y comunicar» durante las campañas electorales y que en este caso toma al País Vasco «como objetivo y excusa» y lo hace «mediante la provocación y la tensión social».

Durante las anteriores campañas electorales la izquierda abertzale y movimientos afines se mostraron muy críticos con la presencia de Vox y Ciudadanos, con sus líderes a la cabeza, -no así con el PP que pudo celebrar sus actos sin altercados- en los diversos actos electorales. Las llamadas a boicotearlos fueron numerosas. En el caso de la formación de Santiago Abascal, los mítines que celebró el 13 de abril en San Sebastián y Bilbao estuvieron acompañados por numerosos incidentes. El más grave fue el ocurrido en la capital vizcaína, donde cientos de jóvenes antifascistas arremetieron con lanzamiento de objetivos y graves altercados por el centro de la ciudad durante varias horas en protesta por la presencia de Vox.

Al día siguiente, en Rentería, Ciudadanos, con Albert Rivera a la cabeza, celebró un acto en Renteria que también tuvo que celebrarse con un fuerte dispositivo policial a cargo de la Ertzaintza. A la conclusión del mismo se vivieron momentos de gran tensión provocados por los cientos de manifestantes que se concentraron en la plaza donde tuvo lugar el acto electoral.

En la iniciativa parlamentaria presentada hoy por Bildu se cita también el acto que Ciudadanos celebro el 4 de noviembre de 2018 en Alsasua y que para la izquierda abertzale fue una muestra más de la «provocación» que pretende. En aquella ocasión, también fue necesario un fuerte operativo de protección y seguridad formado por la Guardia Civil y la Policía Foral para que se pudiera asegurar el desarrollo del evento político.

Reacciones

Tras conocerse la propuesta de Bildu, el presidente del PP ha reclamado al PSOE de Pedro Sánchez que se sitúe «del lado de los constitucionalistas y rompa con Bildu», partido al que acusa de tratar de imponer «un cordón sanitario al PP». «Seguiré yendo al País Vasco a enarbolar la bandera de la libertad y a denunciar que Bildu sigue sin condenar el terrorismo», ha subrayado Pablo Casado en un mensaje en su cuenta personal de Twitter.

Seguiré yendo al País Vasco a enarbolar la bandera de la libertad y denunciar que Bildu sigue sin condenar el terrorismo»

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha cargado contra los «totalitarios» de Bildu y ha reclamado «libertad». «A ver si os enteráis de una vez, totalitarios de Bildu: toda España es de todos los españoles. Ciudadanos jamás permitirá que os apropiéis ni de un solo palmo de nuestra nación. Lo que hay que vetar son vuestros homenajes a etarras. ¡Viva la libertad!», ha escrito en la misma red social.

Finalmente, desde Vox, Santiago Abascal también ha arremetido duramente contra Bildu, al que se refiere como un «grupúsculo totalitario y heredero del terrorismo, que habría de ser inmediatamente ilegalizado». «Sus propuestas lo demuestran. A mí ni me impidieron ni me impedirán estar en mi patria chica ni a tiros ni a bombas. ¡Gentuza!», ha señalado en Twitter.