El Gobierno ha dado este martes el primer paso para cubrir la presidencia del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) y acabar con una interinidad de tres años al proponer el nombramiento del constitucionalista José Luis Rodríguez Álvarez, ex alto cargo del Ejecutivo en la etapa de Rodríguez Zapatero. El Congreso de los Diputados tendrá que refrendarlo por mayoría absoluta en el plazo máximo de un mes.

El CTBG tiene un presidente en funciones (Francisco Javier Amorós) desde noviembre de 2017, cuando falleció Esther Arizmendi. Ésta había sido nombrada en diciembre de 2014, siendo Cristóbal Montoro ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

En su artículo 37.1, la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno establece que el presidente del Consejo de Transparencia y Buen Gobierno es elegido por un periodo no renovable de cinco años «entre personas de reconocido prestigio y competencia profesional». La Cámara Baja tiene que avalar el nombramiento del candidato en un plazo máximo de un mes desde que recibe la propuesta y por mayoría absoluta.

El nombramiento de José Luis Rodríguez Álvarez tiene que refrendarlo el Congreso en el plazo de un mes

El elegido por el Ejecutivo de Pedro Sánchez para ocupar el puesto es José Luis Rodríguez Álvarez, licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y diplomado en Derecho y Ciencia Política por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. En la actualidad es profesor de Derecho Constitucional y director del Máster en Derecho de las nuevas tecnologías en la Universidad en la que se formó.

Rodríguez Álvarez dedicó una etapa de 11 años a la Administración pública. En 2004 integró el organigrama del Ministerio de la Presidencia con María Teresa Fernández de la Vega como director del gabinete del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Francisco Caamaño. De éste fue también director de gabinete cuando lo nombraron ministro de Justicia (2009) en sustitución de Mariano Fernández Bermejo, si bien antes había estado al frente de la Dirección General de Coordinación Jurídica en el Ministerio de la Presidencia (2008-2009).

Seis meses antes de la salida del Gobierno tras la victoria del PP en las elecciones generales celebradas el 20 de noviembre de 2011, Caamaño lo nombró director de la Agencia Española de Protección de Datos, responsabilidad que desempeñó hasta julio de 2015. José Luis Rodríguez Álvarez fue sustituido por María del Mar España Martí y volvió a la Universidad.

Falta de personal

Creado tras la promulgación de la ley, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno es el organismo independiente encargado de «promover la transparencia de la actividad pública, velar por el cumplimiento de las obligaciones de publicidad, salvaguardar el ejercicio del derecho de acceso a la información pública y garantizar la observancia de las disposiciones de buen gobierno».

Junto a la interinidad que vive este organismo, su otra asignatura pendiente es la falta de personal que arrastra. El CTBG mantiene la misma plantilla que cuando inició su actividad en 2015, a pesar de que la carga de trabajo ha aumentado de forma exponencial.