El terremoto de 4,6 grados que ha sacudido esta noche Pamplona, y sus posteriores réplicas -de hasta 4,4 grados- se ha dejado notar en buena parte del norte de España.

El epicentro del seísmo se ha localizado en la localidad de Lizoáin, a menos de 13 kilómetros de Pamplona, pero no sólo se ha circunscrito a Navarra, aunque ha sido allí donde se ha notado con mayor potencia.

El Instituto Geográfico Nacional cataloga los terremotos en doce niveles, en función de la potencia con la que son percibidos y los daños que provocan en superficie. El primer nivel es el de los terremotos ‘no sentidos’, y el último el de los ‘completamente devastadores’.

El terremoto de este 1 de octubre en Lizoáin se ha sentido como de grado cinco en localidades como Burguete, Ezcabarte, Nagore, Unciti, Urroz y la propia Lizoáin.

El Instituto Geográfico Nacional cataloga como grado cinco los terremotos ‘fuertes’ que son «sentidos dentro de los edificios por la mayoría y por algunos en el exterior». En este grado, «algunas personas se asustan y corren al exterior» y «se despiertan muchas de las personas que duermen». «Los observadores sienten una fuerte sacudida o bamboleo de todo el edificio, la habitación o el mobiliario», continúa la guía del IGN.

Además, en esta categoría cinco «los objetos colgados oscilan considerablemente; las vajillas y cristalerías chocan entre sí; los
objetos pequeños, inestables y/o mal apoyados pueden desplazarse o caer; las puertas y ventanas se abren o cierran de pronto». En algunos casos se rompen los cristales de las ventanas.

También se llegan a producir pequeños daños en edificios especialmente vulnerables.

Sin embargo, el terremoto ha sido percibido con una intensidad de cuatro en la mayor parte de Pamplona y Navarra. Los efectos en este grado son algo más leves y los daños a edificaciones muy infrecuentes.

El terremoto de Lizoáin-Pamplona se ha percibido como de intensidad tres en buena parte de Aragón, incluidas las ciudades de Zaragoza y Huesca. También en San Sebastián, Lérida y en el valle de Arán, en el Pirineo.

El temblor se ha sentido levemente, principalmente como de intensidad dos, en Logroño y en Barcelona.