El Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha dado un varapalo judicial este sábado al Gobierno. El TSJ ha denegado el cierre perimetral de la localidad zaragozana de La Almunia de Doña Godina, pese a que el Ejecutivo autonómico había invocado para ello la Ley Orgánica 3/1986, el instrumento que el Gobierno exigía a la Comunidad de Madrid que utilizara para cerrar al completo Madrid y otros ocho municipios de la región.

A diferencia de otros TSJ que sí han avalado confinamientos perimetrales con base en esta misma ley, el Alto Tribunal aragonés ha fallado que esta Ley Orgánica no habilita al Ejecutivo para limitar derechos fundamentales de personas sanas. Argumenta el TSJA que las limitaciones de derechos previstas en esta Ley pueden circunscribirse a las personas enfermas y a las que tengan relación con ellas. Pero rechaza que esa relación pueda nacer únicamente de residir en una misma localidad.

«La ‘alternativa’ con la que Sánchez nos amenazó ayer también era judicialmente insostenible», ha reaccionado a la noticia la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. «Madrid hizo lo correcto. Actuamos conforme a derecho. Defendimos a nuestros técnicos sanitarios y teníamos razón», ha escrito en un tuit.

Nueve municipios de la Comunidad, entre ellos la capital, están bajo estado de alarma desde las 16:48 de este viernes por decisión del Consejo de Ministros, que no aceptó el plan de la Comunidad de seguir confinando por zonas básicas de salud, como ya llevaba haciendo desde el 21 de septiembre.

Un confinamiento por zonas básicas de salud que había sido ratificado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, a diferencia de los confinamientos perimetrales de ciudades completas, que Sanidad trató de aplicar a través de una orden ministerial tumbada por el TSJ de Madrid. El Gobierno reprocha a la Comunidad que se limitase a trasponer la orden del ministro Illa, en lugar de rehacerla en base a la Ley Orgánica 3/1986, hoy tumbada por el TSJ de Aragón.

En otro tuit anterior, la presidenta madrileña ha defendido que los datos de hospitalizaciones, UCI e incidencia en la Comunidad descienden desde hace dos semanas.

«Nuestras medidas, moderadas y técnicas, funcionaban», ha escrito Ayuso, que ha anunciado que la Comunidad en su conjunto ya tiene una incidencia inferior a 500 casos por cada 100.000 habitantes.